Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

La OMS presenta nuevas directrices sobre seguridad de las aguas

  • Fecha de publicación: 20 de octubre de 2003

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado nuevas directrices sobre seguridad de los entornos de aguas de recreo. Estas directrices se refieren, entre otros aspectos, a la contaminación de las playas, la calidad del agua, la exposición a las algas, a los agentes químicos y físicos y los organismos acuáticos peligrosos.

Según la OMS, las playas y las masas de agua que no cumplen las normas de seguridad representan un problema para la salud pública en todo el mundo y pueden provocar enfermedades. En África, las Américas, Europa y el Pacífico, las aguas de recreo, tanto las costeras como las aguas dulces interiores, suelen estar contaminadas con materias fecales y aguas residuales, por lo que su uso supone un riesgo para la salud humana.

La contaminación del agua con aguas residuales y excretas es muy común y afecta a un gran número de personas que utilizan aguas de recreo. La mayoría de las personas afectadas presentan síntomas gastrointestinales leves. Uno de los agentes patógenos más comunes y peligrosos que se encuentra en las aguas residuales no tratadas es la bacteria E.coli O157.

Esta bacteria, que afecta al tubo digestivo, puede causar pérdidas de sangre, diarrea aguda y fiebre. En un pequeño porcentaje de casos, la infección es lo suficientemente grave para provocar infecciones renales, hemorragias e incluso la muerte. Hasta ahora no se ha alcanzado un consenso mundial para determinar un nivel aceptable de enterococo intestinal (bacteria que generalmente vive en el intestino) que sirva como organismo indicador en las playas.

Sobre la base de las más recientes contribuciones científicas de todo el mundo, las Directrices establecen los valores máximos de enterococo intestinal en las aguas de recreo, de modo que los organismos de reglamentación puedan reducir el riesgo de que los bañistas contraigan enfermedades gastrointestinales o enfermedades respiratorias febriles agudas.

Se estima que en los países desarrollados la tercera parte de las aguas residuales vertidas en el medio ambiente no está adecuadamente tratada. En los países en vía de desarrollo esa proporción podría se aún mayor. "Hemos visto con demasiada frecuencia a niños bañándose en las mismas agua en que algunas madres lavan los pañales de sus hijos y algunas personas hacen sus necesidades", asegura Bettina Genthe, microbióloga de la División de Agua, Medioambiente y Silvicultura del Consejo de Investigaciones Científicas e Industriales (CSIR) de Sudáfrica.

Según la OMS, los problemas relacionados con la calidad de las aguas de recreo no afectan únicamente a los países de bajos ingresos. En el Reino Unido, por ejemplo, sólo algo más de la mitad de las playas del país están "recomendadas" por su limpieza. Además, 53 playas no reúnen los requisitos mínimos de calidad del agua establecidos por la UE. La OMS tiene previsto colaborar con los gobiernos nacionales para desarrollar la capacidad institucional para poner en práctica todas las actividades de prevención y vigilancia recomendadas en las Directrices.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto