Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

El debate sobre los alimentos modificados genéticamente continúa

  • Fecha de publicación: 31 de diciembre de 2003

Uno de los principales asuntos que se discuten actualmente sobre los alimentos modificados genéticamente (OMG) es si consumirlos es seguro o no. La mayoría de las partes implicadas en este debate reconocen que es poco probable que los alimentos e ingredientes derivados de los cultivos modificados genéticamente disponibles actualmente constituyan un riesgo para la salud.

Actualmente, la legislación de la Unión Europea exige que los productos obtenidos por modificación genética sean sometidos a una rigurosa evaluación de su seguridad antes de autorizarlos para el consumo humano. La UE, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) acordaron utilizar una metodología conocida como "equivalencia sustancial" por ser un enfoque más práctico a la hora de evaluar la seguridad de esta clase de alimentos e ingredientes.

Así, la "equivalencia sustancial" se centra en el producto más que en el proceso de producción. Se trata de un procedimiento riguroso que incluye una minuciosa lista de parámetros y características como la caracterización molecular de la modificación genética, la caracterización agronómica o diversas evaluaciones nutricionales y toxicológicas. En este sentido, la evaluación no puede consistir en determinar la seguridad absoluta.

Para algunos expertos, la conclusión más importante es que si, tras la evaluación, la seguridad del nuevo producto es comparable a la del mismo alimento en su versión convencional, entonces el nivel de "riesgo" es equiparable al de alimentos que hemos consumido sin problemas durante miles de años. Pero si el producto modificado presenta nuevos rasgos, es necesario realizar una evaluación adicional, control que se centrará en descubrir los efectos que el nuevo rasgo pueda tener en la seguridad del producto.

Según informa el Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC), el debate sobre este tipo de alimentos no ha llegado a su fin. Cuestiones ambientales y la evaluación de la seguridad de futuras generaciones de productos modificados genéticamente con características especiales son algunos de los temas que seguirán siendo objeto de discusión.




Otros servicios


Buscar en