Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

Implicaciones de la contaminación viral de moluscos para la salud pública

Los brotes de enfermedades producidas por virus entéricos tras el consumo de moluscos constituyen un peligro importante para la salud pública a nivel mundial. Los virus responsables son principalmente gastroentéricos (Norwalk, Rotavirus, Astrovirus) y el virus de la hepatitis A.

Implicaciones de la contaminación viral de moluscos para la salud pública

Las técnicas de depuración de moluscos bivalvos, aunque efectivas para la eliminación de bacterias, no logran eliminar totalmente las partículas virales. Se hace necesario, por tanto, incluir un criterio virológico en el control sanitario de moluscos.

La importancia creciente de los moluscos como proteína de consumo, junto con la estabilización de la producción pesquera mundial, ha llevado a un desarrollo importante de este campo de la acuicultura. En los últimos años se ha incrementado en nuestro país, sobre todo en Galicia, tanto el número de explotaciones de cultivo de moluscos como su volumen de producción debido al amplio mercado de este producto.

El incremento en el consumo conlleva un problema sanitario asociado ya que en el medio acuático, que es donde se desarrollan estos organismos, se pueden encontrar más de cien especies distintas de virus infecciosos para el ser humano. Estos virus normalmente se transmiten vía fecal-oral y se denominan genéricamente "virus entéricos".


La contaminación viral de los moluscos

La prevalencia de los virus entéricos en el ambiente atiende a varias causas, pero fundamentalmente a la contaminación humana por aguas fecales ya que las partículas virales son vertidas al medio en las heces de los individuos afectados, donde se encuentran en elevadas cantidades. A través de las aguas residuales, estos virus acceden a todo tipo de aguas superficiales, donde representan un serio riesgo sanitario.

Los moluscos son organismos filtradores y se ha demostrado que el flujo que atraviesa su tracto digestivo puede alcanzar los 20 litros en una hora. Como consecuencia de este flujo, se retienen todo tipo de partículas sólidas, muchas de las cuales son flóculos sedimentarios que pueden transportar partículas virales adheridas o bien partículas virales libres.

Así, moluscos como mejillones, lapas, berberechos, almejas y ostras actúan a modo de concentradores virales naturales. Aunque esta bioacumulación es pasiva (los virus entéricos no se multiplican en el interior del molusco), las partículas víricas se pueden acumular en diferentes órganos y tejidos del molusco donde permanecen estables durante largos períodos de tiempo. El hecho de que muchos de estos moluscos se consuman crudos o poco cocinados es una de las causas de que estas partículas virales lleguen perfectamente viables a los consumidores y sean capaces de producir enfermedad.

Todo esto explica porqué estos organismos filtradores actúan a modo de vectores en la transmisión de enfermedades como hepatitis infecciosa o gastroenteritis, entre otros. Este hecho está potenciado además por el crecimiento de moluscos en áreas típicamente contaminadas por la influencia del hombre, lo cual implica un riesgo serio para la salud pública y la necesidad de una vía de prevención de esta transmisión.

Generalmente, los moluscos responsables de los brotes y epidemias virales provienen de zonas de aguas contaminadas, aunque no es infrecuente que procedan de áreas de agua de "buena calidad", según las exigencias sanitarias actuales que únicamente incluyen para aguas de cultivo de moluscos normativas en cuanto al número de coliformes fecales y presencia de Escherichia coli. Por ello, una de las líneas de investigación que más se ha potenciado se dirige al desarrollo de técnicas para una detección viral eficaz, tanto a partir de agua y sedimentos como de tejidos de organismos.

Virus entéricos humanos presentes en el agua

Grupo vírico Enfermedad que producen
Enterovirus
Poliovirus Parálisis, Meningitis séptica
Coxsackievirus A Meningitis séptica, Enfermedades respiratorias
Coxsackievirus B Meningitis aséptica, Pericarditis, Miocarditis
Echovirus Infecciones respiratorias, Pericarditis, Miocarditis
Hepatovirus
Virus hepatitis A Hepatitis infecciosa
Rotavirus
Rotavirus Gastroenteritis Infantil
Calicivirus
Virus Norwalk Gastroenteritis
Adenovirus
Adenovirus Conjuntivitis aguda, Enfermedades respiratorias

(*) Profesor Titular de Microbiología. Departamento de Microbiología y Parasitología. Facultad de Biología e Instituto de Acuicultura. Universidad de Santiago de Compostela

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Control sanitario »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en