Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Los beneficios del zumo de naranja

La naranja ejerce un papel potenciador de la inmunidad, útil para la prevención de resfriados

  • Autor: Por JOSÉ JUAN RODRÍGUEZ JEREZ
  • Fecha de publicación: 28 de diciembre de 2005

 
La naranja es rica es vitaminas, sales minerales y azúcares

La naranja, una de las frutas más populares, es un alimento muy rico en vitaminas, sales minerales y azúcares con especiales propiedades beneficiosas. Con una importante acción antioxidante, contiene además sustancias prebióticas a las algunos estudios atribuyen un potencial preventivo para el cáncer de colon.

La naranja es quizás la fruta más popular, por calidad, salud y precio. De origen desconocido, se cree que el naranjo aparece por primera vez, hace miles de años, en la región comprendida entre el suroeste de la China y el noroeste de la India. Más tarde, en la Edad Media, los mercaderes llegados de oriente introdujeron sus semillas en el área mediterránea.

Debajo de su característica capa externa de color naranja, lisa o rugosa, según la variedad, una segunda piel blanca envuelve el fruto, protegiendo así la pulpa. La naranja está dividida en gajos alargados y curvados, que contienen el zumo. Igual que los otros cítricos, las naranjas pueden ser de diversas variedades según el consumo al que vayan dirigidas. Sean de zumo o de mesa, las naranjas son muy ricas en vitaminas, sales minerales y azúcares que aportan un valioso enriquecimiento a la dieta humana.

Los cítricos en general y, especialmente el zumo de naranja, son uno de los alimentos más apreciados por el consumidor. Actualmente se detecta un incremento de su consumo que se asocia a la promoción de sus cualidades potencialmente beneficiosas para la salud.

Efectos beneficiosos

La naranja posee altas concentraciones de vitamina C y sustancias con actividad prebiótica Uno de los efectos beneficiosos de la naranja más conocido por los consumidores es el papel que desempeñan en la potenciación de la inmunidad. Destaca la concentración en vitamina C y su capacidad para prevenir procesos víricos banales, como los conocidos resfriados. Pero no sólo poseen esta vitamina, sino que tienen sustancias con actividad prebiótica. Hasta hace unos años, poco se conocía sobre los alimentos prebióticos y probióticos. Hoy en día, existen diversos alimentos elaborados a base de estos principios en cualquier supermercado.

El éxito de las sustancias prebióticas se debe a los efectos positivos de los componentes especiales de sus fibras dietéticas en la flora microbiana del tracto digestivo. Varios grupos de investigación están estudiando la posibilidad de que estas sustancias desempeñen un papel importante en la prevención del cáncer de colon. La naturaleza ha diseñado el medio gástrico e intestinal de forma que destruya y elimine los microorganismos que ingerimos con la comida. Sin embargo, parte de las bacterias probióticas del ácido láctico sobreviven al paso por el estómago y el intestino delgado, para alojarse en el intestino grueso, donde desarrollan una actividad positiva si se ingieren con regularidad.

En el caso de la naranja y su zumo, parte de la fibra posee esa acción prebiótica. El gran interés que despierta se centra en que el consumo regular permite el crecimiento de los microorganismos beneficiosos de nuestro colon, lo que indudablemente puede redundar en beneficios para la salud a largo tiempo.

Acción antioxidante

Ciertas sustancias tienen la importante misión de evitar los daños producidos por la oxidación que está ligada a las enfermedades cardiovasculares. Las vitaminas C y E y los carotenoides son probablemente los principales antioxidantes y fortalecedores de nuestro sistema inmunológico. Estudios recientes sobre varios fitoquímicos indican que, además de las vitaminas y los carotenoides, existen otras sustancias, como los compuestos fenólicos, que tienen efectos positivos en enfermedades crónicas tales como las afecciones cardiovasculares.

Los antioxidantes pueden capturar y neutralizar algunas sustancias susceptibles de deteriorar el material genético mediante la oxidación. De esta forma, la vitamina C actúa en el líquido intracelular, lo que facilita reducir la actividad oxidativa, en el mismo momento que se inicia la formación de sustancias oxidantes muy activas, como el oxígeno y el peróxido de hidrógeno.

En este sentido, la cantidad de vitamina C y la actividad de la misma en los cítricos son muy interesantes. Sin embargo, este componente suele ser inestable. La vitamina C, al frenar la oxidación, tiende a degradarse muy rápidamente por acción del oxígeno del aire o la luz. En este sentido, un zumo recién exprimido mantiene sus propiedades unos minutos después de ser obtenido. Sin embargo, si lo guardamos en el frigorífico, es posible que consigamos mantener sus propiedades media hora, pero más allá de ese tiempo se habrá perdido una parte muy significativa de su actividad antioxidante.

Por este motivo, especialmente en los zumos envasados, los envases de consumo individual pueden ser una buena solución ya que consiguen mantener las propiedades nutritivas y que no se pierda su valor biológico.

Variedades y tratamiento de residuos

Las variedades de naranja más conocidas son Navel, Navelina, Navelate, Sanguina, Salustiana y Valencia late. Pese a que el destino principal de la naranja es el consumo humano directo, sus subproductos como el aceite esencial también son muy apreciados. Uno de los residuos que genera la naranja, la cáscara, suele aprovecharse para extraer aceites esenciales y también para secarse al sol. Este proceso suele acabar en alimento para el ganado, especialmente porcino y vacuno, como pienso.

Se trata de un sistema considerado poco rentable económicamente que ocupa extensiones considerables de terreno. Además, la cáscara corre el riesgo de pudrirse y permitir el crecimiento de hongos, con el peligro que conlleva la formación de micotoxinas. Es importante considerar que los efectos que tienen las micotoxinas para el ganado pueden ser también peligrosos para los consumidores, especialmente si lo consumen animales lecheros. Las micotoxinas pueden pasar a la leche y de aquí a las personas, lo que en sí mismo es un peligro potencial.

CRECIMIENTO DE MICROORGANISMOS

Los microorganismos difícilmente pueden crecer con facilidad en el producto. Normalmente el zumo posee un pH excesivamente ácido, lo que actúa como protector. Sólo las levaduras y especialmente los hongos pueden tener un crecimiento que en cualquier caso será lento.

Recientemente se ha observado que los cítricos poseen sustancias antimicrobianas, con acciones muy interesantes, no sólo para facilitar la conservabilidad del producto, sino que incluso mezclados con otros alimentos, pueden impedir el crecimiento de patógenos, especialmente de Salmonella.

No obstante, no es un producto exento de riesgos. Si se permite el crecimiento de hongos, se facilita la formación de micotoxinas. Estas sustancias tienen un carácter hidrosoluble, lo que indudablemente hace que la toxina difunda en el fruto o que afecte a la totalidad del zumo. Debido al especial riesgo para la salud que suponen estas sustancias, es importante controlar de forma efectiva el enmohecimiento.

Un peligro especial es el asociado a las máquinas exprimidoras automáticas. Desde hace unos años se han extendido en bares y restaurantes y han permitido que se pueda generalizar el consumo de zumo de naranja natural. Sin embargo, son máquinas con una gran cantidad de superficies de contacto y muchas oquedades. Como consecuencia, hay microorganismos que peden contaminar esas áreas y terminar siendo peligrosos para la salud.

Es importante señalar que una de las fuentes de riesgo es especialmente la limpieza deficiente. Como se ha señalado, el pH del zumo es lo suficiente bajo para poder conservar el producto. Si a esto el añadimos la existencia de sustancias inhibidoras, podemos comprender que el crecimiento microbiano puede estar controlado. Sin embargo, si la limpieza es deficiente, lo que nos ocurrirá es que eliminaremos parte del zumo, añadiendo agua. Esto neutraliza el pH y deja un alimento diluido, con lo que se convierte en un medio de cultivo para bacterias peligrosas.

Por estos motivos, la seguridad de este alimento se centra en extremar las condiciones de higiene e impedir el acceso de insectos a las zonas donde se realiza el exprimido, ya que estos suelen ser unos claros diseminadores de microorganismos peligrosos.

Bibliografía

Manderson K, Pinart M, Tuohy KM, Grace WE, Hotchkiss AT, Widmer W, Yadhav MP, Gibson GR y Rastall RA. 2005. In vitro determination of prebiotic properties of oligosaccharides derived from an orange juice manufacturing by-product stream. Appl Environ Microbiol. 71(12):8383-9.

Parish ME, Baum D, Kryger R, Goodrich R y Baum R. 2003. Fate of salmonellae in citrus oils and aqueous aroma. J Food Prot. 66(9):1704-7.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto