Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Haces compras por la Red?
Λ

Chocolate negro y corazón

Expertos estadounidenses avalan los beneficios para el corazón del chocolate negro y amargo

  • Autor: Por JORDI MONTANER
  • Fecha de publicación: 12 de diciembre de 2006

Fue la nota más apetitosa del congreso americano de los cardiólogos (AHA). En todas las pautas de prevención de un segundo infarto de corazón se requiere contar con una dosis baja de aspirina al día. ¿Que no hay? Pues a tomar chocolate, según los resultados de un estudio científico, que confirma que el chocolate negro puede, al parecer, actuar como un antiplaquetario eficaz.

Investigadores de la Johns Hopkins University School of Medicine presentaron hace un mes en Chicago los resultados de un estudio que avala el empleo de chocolate negro como agente antiplaquetario. Su eficacia, al parecer, rivaliza con la del ácido acetilsalicílico (aspirina). Esta noticia suma enteros a un producto que anteriormente había exhibido propiedades beneficiosas como antioxidante y sustancia rica en flavonoides. Los autores del estudio son enfáticos: un par de tabletas al día y el riesgo de ataque cardiaco queda reducido a la mitad.

En EEUU se da la circunstancia además de que la creciente evidencia científica que apoya al chocolate negro y amargo como beneficioso para el corazón está consiguiendo que muchos consumidores abandonen las formulaciones blancas o con leche, típicas de los snacks, para seguir con su adicción al chocolate, esta vez en formato más puro y con más porcentaje de cacao.

Hallazgo fortuito

Los expertos destacan que el beneficio se debe exclusivamente al cacao presente en porcentajes elevados Serendipity es una palabra muy empleada por los investigadores de habla inglesa que, lamentablemente, la emplean para justificar un hallazgo anecdótico sin rendir tributo a su verdadero inventor: el novelista inglés Horace Walpole (1717-1797). En un cuento árabe traducido por Walpole al inglés, el escritor narra las aventuras de un príncipe de la isla de Serendip (antigua Ceilán y actual Sri Lanka) que encontraba cosas muy distintas a las que buscaba, toda vez que mucho más preciadas.

Anecdótico, fortuito, fue el hecho de que en un estudio diseñado para medir el efecto antiplaquetario de las aspirinas se sancionara a los voluntarios que tomaron chocolate, apartándolos del estudio porque la tentación consumida interfería en la acción del fármaco y las mediciones obtenidas eran erróneas. Por casualidad, a uno de los investigadores se le ocurrió estudiar la sangre de los voluntarios apartados por tomar chocolate y descubrió que su nivel de plaquetas era sensiblemente inferior al del resto de los voluntarios (que no tomaron chocolate).

Diane Becker, primera firmante del estudio, reconoció que «los voluntarios que se habían portado mal nos dieron a todos una lección sin precedentes de cómo un artículo alimenticio presente en casi todos los hogares puede beneficiar, y de qué modo, la salud cardiovascular». La investigadora, sin embargo, subrayó que el beneficio es debido exclusivamente al cacao presente en porcentajes elevados. «En la medida en que dicho cacao es sustituido por leche, emolientes o azúcares, el remedio pasa a convertirse en una ponzoña».

Más estudios

Se conoce que una sola aspirina protege al corazón de una proliferación plaquetaria durante cerca de 24 horas. ¿Cuánto tiempo protege el chocolate? Científicos de la Universidad de Atenas, Grecia, aseguran que el consumo de 100 gramos de chocolate negro (más de un 70% de cacao) protege al corazón por espacio de tres horas. Por otra parte, un estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine da cuenta de un estudio holandés con 470 voluntarios de entre 65 y 84 años de edad en quienes el consumo de chocolate negro no sólo protegió al corazón sino que disminuyó su presión sanguínea por un efecto vasodilatador.

Por su parte, antropólogos y epidemiólogos de las universidades de California y Harvard llevaron a cabo una investigación de salud exhaustiva sobre la comunidad de nativos kuma, que viven en las islas San Blas, cerca de la costa de Panamá. Estos nativos son conocidos por consumir grandes cantidades de cacao (de tres a cuatro tazas al día). Descubrieron que entre los kuma son bien raras la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, mientras que entre los nativos emigrados a grandes ciudades se pierde el consumo rutinario de chocolate y se perjudica a la salud cardiovascular.

Por último, científicos del Hospital Universitario de Zurich, Suiza, publicaron un estudio sobre los efectos del chocolate en la circulación sanguínea arterial de cardiópatas fumadores. El tabaco actúa sobre las células endoteliales que recubren las paredes internas de las arterias y estimula la producción de plaquetas involucradas en la formación de coágulos en la sangre. Mediante tomografía de ultrasonidos realizadas a los fumadores, los investigadores demostraron que los polifenoles contenidos en 40 gramos diarios de chocolate reducen a casi la mitad la actividad de las plaquetas, reduciendo de forma ostensible el riesgo de trombosis, hemorragia o infarto. Esta misma circunstancia se quiso investigar con el consumo de chocolate blanco, sin resultados positivos.

LAS BONDADES

El chocolate estimula las funciones cerebrales, tal y como han plasmado investigadores de la Universidad de Virginia. Los estimulantes identificados fueron teobromina y feniletilamina. Los expertos estadounidenses aseguran que 30 gramos de chocolate negro contienen aproximadamente 450 miligramos de teobromina, diez veces más que el chocolate en leche común. La fenetilamina es una monoamina alcaloide a la que se atribuyen funciones de neuromodulador o neurotransmisor cerebral.

Un trabajo conjunto de las universidades de Heine, Alemania, y Oakland, EEUU, por otro lado, quiso sacar provecho a un alimento tan mejicano como el chocolate para solucionar un problema grave de salud pública en aquel país centroamericano. Se da la circunstancia de que en México fallecen anualmente más de cuatro mil niños por la deshidratación debida a diarreas, cifra que representa casi la décima parte de todas las causas de muerte en menores mejicanos de cinco años. El estudio determinó que los flavonoides del cacao pueden limitar el desarrollo de líquidos causantes de la diarrea e inhibir una proteína intestinal implicada, conocida por las siglas CFTR.

Este descubrimiento, que contradice la antigua norma de no comer chocolate cuando se anda mal de vientre, podría contribuir al desarrollo de tratamientos naturales de bajo costo y alta accesibilidad, con la ventaja adicional de no presentar efectos secundarios. El empleo de cacao para el tratamiento de la diarrea, por cierto, no es nuevo. Se recoge en incunables del siglo XVI, tanto en América como en Europa.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto