Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Ciencia y tecnología de los alimentos

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

La chufa para comer con cuchara

Una nueva investigación varía su textura y la asemeja a la de una legumbre, lo cual permite usos diferentes de este alimento

Imagen: Manel

La chufa es un alimento muy apreciado y valorado, de ahí que se estudie cada vez más la manera de potenciarlo y de sacar al máximo su rendimiento. La última novedad al respecto la ha llevado a cabo un equipo de investigadores del Instituto de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IIAD) de la Universidad Politécnica de Valencia. Los expertos han logrado modificar la textura de la chufa para darle otra forma de consumo, similar a la de las legumbres, manteniendo todas sus propiedades nutritivas y sin producir ninguna alteración en el sabor.

Las chufas son unos pequeños tubérculos en forma de nudos que proceden de las raíces de la juncia avellanada. Tienen excelentes propiedades nutricionales y su composición en ácidos grasos es similar a la del aceite de oliva, por lo tanto, pueden ser consideradas como un alimento saludable y completo.

Particularidades

La mayor aplicación de la chufa es la elaboración de horchata, postres o espumas. Pero sus posibilidades pueden ir más allá. Como apuntan los entendidos, puede utilizarse como una legumbre más simplemente variando su textura. "Lo que hemos hecho es darle otra forma de consumo a este producto tan típico de nuestra agricultura", afirma Xavier Martínez Monzó, investigador del IIAD.

Además de sus numerosas propiedades, la chufa tiene un peculiar sabor dulce e intenso que se convierte en uno de los principales atractivos de su consumo. Tal y como la define el conocido chef Ferran Adrià, es "muy jugosa y, al romperla, explota todo su sabor en la boca". Entre las distintas propiedades que posee destaca el alto contenido en vitamina E, que aporta al alimento un elevado poder antioxidante, su elevada cantidad de fibras solubles equilibra el nivel de colesterol, combate las subidas de glucosa en sangre y ayuda a regular el tránsito intestinal. La composición de la chufa es:

Imagen: CONSUMER EROSKI

Nuevas aplicaciones

La chufa es un producto muy fibroso, lo que implica que la cocción no baste para hacerlo blando, asegura Martínez Monzó. Así, para lograr variar su textura y conseguir otros usos, los investigadores han probado con diferentes tratamientos, como los enzimáticos, aunque con resultados poco satisfactorios. Técnicas de vacío, procesos de congelación y descongelación o tratamientos con ultrasonidos tampoco han dado buenos resultados. En cambio, el uso de un tratamiento químico con sosa ha permitido "conseguir ablandar la chufa", señala Martínez Monzó.

La investigación, que se ha basado en pruebas de cocción, ha permitido comprobar cómo la textura del producto ha variado sin que se haya producido ninguna alteración en sus propiedades. "Se ha conseguido dar a la chufa una textura adecuada para comer con cuchara". Según el IIAD, los responsables de esta investigación trabajan, en colaboración con la Denominación de Origen Chufa de Valencia, en otras aplicaciones de este producto en la gastronomía, como el desarrollo de bebidas que mezclan la chufa con otras frutas.

También se está estudiando la manera de emplear la harina de chufa para la industria panificadora. Según el departamento responsable de la investigación, "la harina de chufa ya existe, pero no se tiene muy claro para qué se puede utilizar. Una de sus posibles aplicaciones sería como espesante o para productos de panificación", aseguran los expertos.

ELABORACIÓN DE HORCHATA

Una de las principales aplicaciones de la chufa es la elaboración de horchata. Los pasos para elaborarla empiezan con la recolección de las chufas, el lavado y el secado. Normalmente, las que están a la venta ya están secas. En casa, la elaboración de horchata es fácil de llevar a cabo. Basta con lavar bien las chufas, dejarlas en remojo en agua fría durante unas doce horas aproximadamente y lavarlas de nuevo hasta que el agua sale limpia de impurezas.

Una vez las chufas ya están limpias se escurren hasta quedar bien secas y se trituran en el mortero hasta obtener una pasta homogénea. También se puede ir echando un poco de agua al picarlas para que no suelten aceite. Posteriormente, se añade un poco de canela en rama y se deja la pasta en remojo nuevamente durante dos horas más en un lugar fresco. Una vez hecho esto, se añade el azúcar al gusto y ya estarán listas para pasarlo todo por un colador. La mejor opción es pasarlo por uno metálico y después por un lienzo fino, previamente humedecido con agua y colocado sobre el colador. Una vez coladas ya tenemos la horchata lista para beber. Es opcional colar la bebida una segunda vez si vemos que con un filtrado ha quedado algún sólido suspendido.

Cabe destacar que la horchata fresca dura dos días aproximadamente, a no ser que pase por procesos de pasteurización y se alargue su vida útil, ya de manera industrial. Debe mantenerse en refrigeración hasta su consumo, aunque la elevada concentración de azúcares dificulta la proliferación de patógenos.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto