Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

Los requisitos básicos y el etiquetado de mermelada y otros productos

La etiqueta es la fuente de información para el consumidor sobre un determinado producto. En el caso de mermeladas y otros productos es conveniente conocer qué significa cada término, desde materias primas hasta ingredientes, implica un mejor conocimiento del alimento adquirido.

Los requisitos básicos y el etiquetado de mermelada y otros productos

Dentro de las materias primas empleadas para la elaboración de confitura, jalea, marmalade, crema de castañas y mermelada sólo pueden emplearse frutas que cumplan con las disposiciones impuestas por la Norma de calidad. En algunos casos se utiliza pulpa, puré, zumo, extractos, pieles o cortezas de fruta, que también deben adecuarse a los requisitos legalmente establecidos.

Cuando se utiliza fruta, ésta debe ser fresca, sana, sin ninguna alteración, con todos sus componentes esenciales y un grado de madurez apropiado para la fabricación de los productos, tras ser lavada, pulida y despuntada. La norma asimila a la fruta, los tomates y las partes comestibles de los tallos de ruibarbo, las zanahorias y las batatas, a los efectos de extender su aplicación a estas especies y su permisión en la elaboración de estos productos.

La pulpa de fruta utilizada en la elaboración de confitura y de marmalade debe consistir únicamente en la parte comestible del fruto entero, que en su caso estará pelada o despepitada, cortada en trozos y triturada, pero nunca reducida a puré. Si se diese este último caso, deberá señalarse la utilización de puré de fruta, no permitido, por ejemplo en la elaboración de confitura extra.

El zumo de frutas utilizado en la jalea o en la marmalade debe cumplir con los requisitos que se establecen en la legislación específica sobre dichos productos. Por ejemplo, la norma de calidad permite la utilización del denominado zumo de frutas, zumo de frutas concentrado y el zumo de frutas deshidratado.

Los extractos acuosos de frutas deben contener todos los constituyentes solubles en el agua de los frutos utilizados. Las materias primas (fruta, pulpa, puré y extracto acuoso de frutas, así como las cortezas de agrios) podrán someterse, en todos los casos, a determinados tratamientos. Éstos son el tratamiento por calor o por frío, liofilización y concentración, siempre que técnicamente sea posible con relación al producto a elaborar.

Cuando la Norma se refiere a la utilización de azúcares en la elaboración del producto final se permite la utilización de las siguientes materias primas: azúcar semiblanco, azúcar (azúcar blanco), azúcar refinado (azúcar blanco refinado), azúcar líquido, azúcar líquido invertido, jarabe de azúcar invertido, dextrosa monohidratada, dextrosa anhidra, jarabe de glucosa, jarabe de glucosa deshidratado y fructosa.

Además, se autoriza la sustitución total o parcial de los azúcares enumerados por miel, melaza de caña o azúcar moreno. Los productos finales elaborados no podrán contener sustancias en tal cantidad que representen un peligro para la salud humana.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en