Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

Medidas de protección contra la lengua azul

La situación actual de la lengua azul permite levantar las restricciones impuestas en las zonas afectadas, que pasan a considerarse estacionalmente libres de la enfermedad

 
Animal afectado de lengua azul

Aunque es la Unión Europea la que dicta, en forma de medidas de lucha y erradicación, el marco legal de la lengua azul, es necesario que éste se adapte al ordenamiento jurídico interno, teniendo en cuenta las peculiaridades de la cabaña ganadera y el territorio donde se localizan los animales «potencialmente peligrosos». En España, y tras un silencio epizootiológico de la enfermedad, el legislador acaba de derogar una estricta orden ministerial y de considerar la zona afectada hasta ahora como estacionalmente libre de la enfermedad.

En el año 2000 se dictó una Directiva que establecía las medidas de lucha contra la lengua azul. Esta medida legislativa tenía en cuenta las características de cría de las especies sensibles a la fiebre catarral, y fijaba al mismo tiempo las normas aplicables a los movimientos de las especies sensibles y de su esperma, óvulos y embriones, a partir de las zonas sometidas a restricciones por la confirmación de casos de la enfermedad.

El hecho de que la propagación de esta enfermedad animal suponga un evidente riesgo para la cabaña ganadera, con desfavorables consecuencias para los intercambios comerciales, exige una continua revisión de las medidas legales adoptadas para evitar en lo posible su aparición, pero adecuándose siempre a la situación epidemiológica en todo momento.

En España, tras un silencio epizootiológico desde la manifestación de la circulación del virus de la lengua azul en el territorio de la península en el año 2004, y después de constatar que la enfermedad re-emergió, se ha podido comprobar que la circulación viral empezó a cesar a partir de diciembre de 2005. La favorable situación actual de la enfermedad, evidenciada por la inexistencia de riesgo del vector (Culicoides imicola, el mosquito que transmite la enfermedad) durante los meses invernales en una zona del territorio español, ha obligado al legislador español a derogar una estricta Orden ministerial de octubre de 2005 y considerar esta zona como estacionalmente libre de lengua azul.

Sí al movimiento de animales sensibles

Los últimos estudios constatan la inexistencia del vector transmisor de la lengua azul La lengua azul o fiebre catarral ovina es una enfermedad incluida en la lista del Código Zoosanitario Internacional de la Organización Internacional de Epizootias (OIE). Para evitar consecuencias en los intercambios comerciales en el ámbito internacional, es importante adoptar medidas restrictivas al movimiento de animales y evitar la propagación de la enfermedad. Unas medidas que deben levantarse o atemperarse cuando la situación cambia o cuando las circunstancias lo permiten.

La decisión que ahora adopta el legislador español tiene su base en los resultados de los análisis integrales de los datos históricos y recientes, tanto climatológicos como entomológicos, obtenidos del Programa Nacional de Erradicación y Vigilancia Serológica y Entomológica frente a la Lengua Azul en los últimos dos años. Además, la decisión se toma a raíz de la constatación de la inexistencia de vector transmisor en una determinada zona del territorio español, las denominadas zonas estacionalmente libres.

La consideración de estas zonas como estacionalmente libres tiene período de caducidad, pues su consideración dejará de tener efecto 28 días antes de la fecha más temprana en que el virus pueda reanudar su actividad, según los datos históricos, o inmediatamente si los datos climáticos o los datos resultantes del Programa de Vigilancia y seguimiento continuo indican una reanudación más precoz de la actividad de los temidos mosquitos Culicoides imicola adultos. La consecuencia más inmediata es la autorización de todo movimiento de especies sensibles origen en explotaciones situadas en zona restringida hacia zona libre, sin la necesidad de mantener los animales en un centro de muestreo para la lengua azul.

Pero cuando el movimiento de animales se realice entre dos comunidades autónomas, la autoridad competente en sanidad animal de la comunidad de origen deberá notificarlo a la de destino con una antelación mínima de 48 horas.

Requisitos y medidas adicionales

Cuando los animales abandonen la zona restringida para su movimiento «para vida» dentro de España deberán ir marcados de forma que se impida su traslado posterior a otro Estado miembro de la UE. El marcado deberá realizarse mediante una marca auricular de color en todos los rumiantes, excepto en los animales bovinos, que se realizará en el Documento de Identificación Bovina (DIB). El movimiento de animales sensibles de explotaciones situadas en la zona restringida con destino a territorio de otros Estados miembros debe contar con la autorización previa del Estado miembro de destino.

Cuando los animales abandonen la zona restringida, el transporte se realizará en vehículos precintados por la autoridad competente, debiendo constar en el certificado oficial de movimiento, o como documentación adjunta al mismo, además de la identificación de los animales objeto de movimiento, la identificación del precinto del medio de transporte así como la identificación del responsable en origen de la aplicación de dichas medidas y, en los casos que así proceda, la documentación acreditativa del desinsectante o repelente empleado (incluido el producto usado, fecha de aplicación y, en su caso, tiempo de espera) y la documentación acreditativa del resultado de los análisis de laboratorio efectuados a dichos animales.

En algunos casos pueden exigirse requisitos adicionales en los movimientos «para vida» desde zona restringida estacionalmente libre y para los movimientos «para vida» desde zona restringida no estacionalmente libre, siendo en este último caso mucho más estrictas, teniendo en cuenta que existe mayor riesgo. Así, cuando se trate de movimiento hacia explotaciones ubicadas en la misma zona, se podrá realizar el traslado cuando cumplan los siguientes requisitos generales:

  • Los animales que vayan a transportarse no presentarán signos clínicos de lengua azul el día de su transporte.
  • Los animales se transportarán en vehículos de transporte que deberán ser desinsectados antes de la carga y bajo supervisión de la autoridad competente.
  • La carga y el transporte de los animales se realizarán preferentemente en las horas centrales del día o de la noche y, en todo caso, fuera de las horas de máxima actividad del vector.
  • Todos los animales sensibles que tengan que ser movilizados serán previamente tratados con un desinsectante o repelente bajo supervisión de la autoridad competente. En las explotaciones de origen se habrá desinsectado previamente los locales y alrededores en los que permanezcan los animales.

Además de todos estos requisitos, los animales de especies sensibles de explotaciones situadas en la zona restringida no estacionalmente libre, podrán moverse «para vida» al resto del territorio nacional con el cumplimiento de alguna de las condiciones que se establecen en el anexo I de la nueva Orden ministerial. En este anexo se establecen condiciones mínimas que tienen que ver con la acreditación de haber cumplimentado con determinadas medidas de protección respecto al ataque de culicoides o de vacunación.

ANIMALES DE SACRIFICIO O DE LIDIA

 
Las reses de lidia están sujetas a las mismas condiciones de movimiento que el resto de animales

La Orden citada dispone también el cumplimiento de requisitos específicos para el movimiento de animales destinados al sacrificio desde la zona restringida, como son la notificación previa, supervisión oficial, transporte en vehículos precintados, certificado oficial de identificación, desinfección de vehículos de transporte, inspección de animales, horas de carga y transporte, desinsectación o aplicación de repelentes de insectos, según se trate de movimientos desde zona restringida estacionalmente libre o no.

También se regulan los movimientos de reses de lidia destinados a espectáculos taurinos, desde la zona restringida. Tal movimiento está considerado como «movimiento a matadero». Los animales a los que no se les haya dado muerte durante la celebración del espectáculo serán sacrificados o reexpedidos directamente a la explotación de origen en el plazo que establezca la autoridad sanitaria donde se encuentren los animales.

En el caso de que los animales procedan de explotaciones situadas en una zona restringida no estacionalmente libre, los equinos y cabestros u otros animales sensibles que puedan entrar en contacto con los animales de la partida deberán estar previamente desinsectados o tratados con repelente, bajo supervisión veterinaria. Por último, se dispone que los movimientos de salida desde una zona libre, o dentro de dicha zona, de animales de especies sensibles, tanto para vida como para sacrificio, o con destino a espectáculos taurinos, no están sometidos a ninguna condición específica relacionada con la lengua azul.

La Orden establece la prohibición al tránsito de animales sensibles expedidos a partir de una zona libre, a través de zona restringida no estacionalmente libre, con destino directo a otra zona libre. En caso de incumplimiento será de aplicación el régimen de infracciones y sanciones previsto en la Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal, sin perjuicio de las posibles responsabilidades civiles, penales o de otro orden que puedan concurrir.

Bibliografía

  • Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación número 1/2006, de 10 de enero, por la que se establecen medidas específicas de protección en relación con la lengua azul. BOE 10/2006, de 12 de enero de 2006.
  • Real Decreto 1228/2001, de 8 de noviembre, por el que se establecen medidas específicas de lucha y erradicación de la fiebre catarral ovina o lengua azul. BOE 287/2001, de 30 de noviembre de 2001.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en