Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

Las claves de la fiebre aftosa

La fiebre aftosa, o glosopeda, es una enfermedad de carácter vírico altamente contagiosa que afecta a los animales de pezuña hendida. Sus efectos se dejan notar en las cabañas de ganado doméstico, al que puede provocar la muerte de animales jóvenes, disminución de la producción lechera y retraso en el crecimiento. No obstante, no existe constancia ni evidencia científica de problemas de salud pública o de seguridad alimentaria.

Las claves de la fiebre aftosa

La fiebre aftosa, o glosopeda, es una enfermedad de carácter vírico que se caracteriza por la formación de vesículas (aftas) en la cavidad bucal, ollares, alrededor de las pezuñas, espacio interdigital, pezones y ubres de animales de pezuña hendida. Buena parte de ellos, como ovejas, cabras, vacas o incluso cerdos, son de elevado interés económico, por lo que el carácter altamente contagioso de la enfermedad, así como sus efectos en el ganado, al que puede llegar a causar la muerte, constituye una de las principales preocupaciones entre los responsables de las explotaciones ganaderas.

Aunque se considera una enfermedad endémica en regiones de Asia, Africa y América del Sur, Europa, así como Estados Unidos y extensas áreas del norte de Asia, no se han librado de su presencia. En Europa, y durante la década de los noventa, se han presentado varios brotes que han afectado a Bulgaria (1993,1996), Italia (1993), Grecia (1994,1996) y Turquía (1995).

Dado su carácter altamente contagioso, sus efectos sobre la salud animal y su mapa de distribución, la fiebre aftosa es la primera de las enfermedades incluidas en la lista A de la OIE (Oficina Internacional de Epizootias), la cual contiene las quince enfermedades transmisibles que presentan mayor poder de difusión y gravedad en los animales domésticos. Estas enfermedades se caracterizan por tener consecuencias socioeconómicas o sanitarias graves e incidir de manera importante en el comercio internacional de animales y productos derivados.

La gravedad de la fiebre aftosa está en su gran poder de contagio y en las pérdidas económicas que produce. De forma directa, por la muerte de animales jóvenes, disminución de la producción lechera y retraso en el crecimiento. Y de forma indirecta, aunque posiblemente de mayor trascendencia si cabe, por las restricciones en el comercio de animales y productos.

Desde el punto de vista de la salud pública, la fiebre aftosa no tiene importancia, ya que si bien se han descrito unos pocos casos de enfermedad en personas, se trata de un proceso benigno de presentación muy rara. Se han descrito menos de 100 casos en todo el mundo, normalmente relacionados con personal de laboratorio donde se trabaja con el virus o bien en personas que están en contacto con animales enfermos. El consumo de leche no tratada con gran cantidad de virus podría ser causa de infección en humanos, pero se considera que el riesgo es extremadamente bajo. Por otra parte, la ingestión de carne contaminada no supone ningún riesgo.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: El poder del virus »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en