Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

El alcance socioeconómico de la PPC

La aparición de un brote de peste porcina clásica en una explotación de Lleida, ha devuelto al primer plano de la información una enfermedad que se consideraba erradicada. Aunque no afecta a la salud humana, su impacto y difícil control acarrea graves consecuencias económicas, además de abrir una nueva crisis en el sector alimentario.

El alcance socioeconómico de la PPC

La peste porcina es una enfermedad vírica, altamente contagiosa, que se caracteriza por tener consecuencias socioeconómicas o sanitarias graves e incidir de manera importante en el comercio internacional de animales y productos de origen animal. Su elevada contagiosidad determina que, detectado el foco en una explotación, se proceda a la inmovilización de los animales y al sacrificio de todos los compañeros de granja.

Estas medidas, aun cuando no sean muy bien vistas por la opinión pública, garantizan que el proceso infeccioso no se distribuya por amplias regiones, incluso países, lo que afectaría de forma significativa a la economía de amplias zonas productivas basadas en la cría intensiva del cerdo y en la elaboración de sus productos derivados. Para prevenir la diseminación de la infección se puede decretar incluso el cierre de fronteras a la importación de animales o de sus productos derivados. En este caso, las pérdidas económicas, aun cuando sean indirectas, son de una gran importancia.

Desde el punto de vista de salud pública, la peste porcina tiene una importancia reducida, ya que no se transmite al ser humano. La ingestión de carne o productos cárnicos contaminados con el virus no supone ningún riesgo. Sin embargo, el hombre puede actuar de vector, diseminando el proceso a los animales.

En los últimos años, en España, se han declarado varios focos de peste porcina clásica, en especial, en la provincia de Lleida. Tras un sacrificio masivo de animales se consideró que la enfermedad había sido erradicada, aunque si se confirma, significaría su reaparición en el mismo territorio. En este caso, como ocurre con otras enfermedades animales, hay que apelar a la responsabilidad de los diferentes estamentos implicados. Inicialmente, a los ganaderos, no movilizando animales ni enviándolos al matadero. Al mismo tiempo, a las diferentes administraciones públicas, ya que si se actúa con celeridad y determinación se puede conseguir que los males sean pocos.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en