Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

Ana Riviere, experta en Seguridad Alimentaria y Salud Pública en la FAO

«Ahora reaccionaríamos mejor si se diera una crisis como la de las vacas locas»

 

Al inicio de la crisis de las vacas locas, el gobierno británico respondió con torpeza. En su afán por preservar a la opinión pública de una alarma de la que se desconocía su verdadero alcance y de salvaguardar a la industria agroalimentaria, cometió errores de gestión y de comunicación casi de manual. Pese a ello, la situación se repitió luego en otros países europeos donde emergió la crisis. Ana Riviere, experta en Seguridad Alimentaria y Salud Pública en la FAO, analiza para consumaseguridad.com la situación vivida entonces.

  
Ana Riviere, especialista en Seguridad Alimentaria y Salud Pública.
Hace dos años, Ana Riviere y tres compañeros de la London School of Economics, Montserrat Costa, Joan Costa y Marta Vilella vivieron en directo la crisis de las vacas locas. O mejor dicho, la extensión de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) del Reino Unido a otros países de Europa, entre ellos España, donde los primeros casos de animales enfermos se registraron en 2000. De ello, se cumplen estos días justamente los tres años. Riviere, barcelonesa de 27 años, es licenciada en Veterinaria, especializada en Seguridad Alimentaria y estaba haciendo un máster en Salud Pública Internacional. La forma en que se manejó la crisis la han analizado los cuatro en un artículo, «Comunicación de riesgos y percepción de la población: el caso de la encefalopatía espongiforme bovina en España», publicado en el último número de la Revista de Administración Sanitaria Siglo XXI. Actualmente Riviere trabaja en la oficina de Roma de la FAO.

¿Qué pensaron sus compañeros y profesores de la Universidad de Londres cuando decidieron hacer un estudio sobre las vacas locas? ¿No pensaron que ya estaba bien de revolver un tema que había causado un daño tan grande en Reino Unido?

No, qué va, estaban encantados. La idea de hacer el trabajo fue de Joan Costa, porque encajaba perfectamente con el máster que estábamos haciendo, y aunque el origen de la crisis estaba en Reino Unido, y hacer el trabajo era como recordárselo, son muy abiertos. Tampoco les molestaba que otros países asumieran su parte de culpa.

Las primeras vacas locas se habían detectado en Reino Unido en 1989, pero a España no llegaron hasta hace tres años. ¿Podía haberse evitado?

El problema estaba latente y tarde o temprano tenía que extenderse. Además, las consecuencias, como el efecto en la salud humana [alrededor de un centenar de personas padecen o han padecido la llamada nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob] se vieron mucho después.

Pero vistos los antecedentes británicos, ¿se podía haber previsto su llegada?

«Hay que saber transmitir los riesgos de la forma adecuada y ni las autoridades ni los científicos sabemos bien cómo hacerlo» Yo creo que en España y en otros muchos países se dio lo que nosotros llamamos «rechazo de conocimientos». Se pensó que era a un problema que afecta a otros países y que a nosotros no nos podía pasar. El mensaje de las autoridades al principio fue: «No tenemos problemas, no hemos importado animales con priones [la proteína defectuosa que se acumula en el cerebro y causa la enfermedad]». Y la consecuencia es que no se quiso ver que eso iba a llegar.

La crisis de hace de tres años fue la última después de varias alertas durante la última década. ¿Cómo se permitió que se llegara a esa situación?

En verdad no puede decirse que fuera una crisis que resurgiera. Lo que ocurrió fue que la autoridades inglesas primero, y las españolas después, actuaron con mucho secretismo.

En el artículo publicado en la Revista de Administración Sanitaria las autoridades no quedan muy bien paradas. ¿Cuáles fueron sus principales errores?

Hubo de todo. No se quiso escuchar lo que los científicos decían. Los resultados de los trabajos que indicaban que había riesgo se dejaron a un lado. Además muchas de las afirmaciones del gobierno, como que el ganado vacuno era el último hospedador de la EEB y que la enfermedad no podía saltar la barrera entre las especies, contribuyeron a la desestabilización de la sociedad.

También se recuerda en el artículo que las autoridades consideraban que la relación del prion con la enfermedad era «sólo una teoría».

Al principio era efectivamente así. Todo indicaba a que tenía que haber un factor, pero todavía el prion no se había visualizado.

Pero ahora ya sí está clara la relación.

Sí, ahora sí, pero entonces era más dudoso. No se sabía cómo actuaba el prion, ni cómo había llegado a las vacas desde los piensos hechos con cadáveres de ovejas, y menos que podía dar otro salto y llegar a los humanos. Es lo que decía antes: primero no se quiso ver lo que pasaba, luego se negó, los estudios científicos se descartaron y, además, nadie podía imaginar que la crisis podía llegar a lo que llegó, con millones de animales sacrificados en Reino Unido, y cientos en otros países, aparte del centenar de personas enfermas.

Lo que no está tan claro es cómo se gestionó la crisis.

La gestión en el Reino Unido fue muy mala, pero tiene su explicación: se convirtió en un problema muy político. El encargado de manejar la crisis, el Ministerio de Agricultura, estaba demasiado presionado por la industria agroalimentaria. Por culpa de sus presiones no se dieron los primeros informes. Los ganaderos tenían miedo de perder el mercado y la posibilidad de exportar productos y subproductos.

¿Cómo se solucionó ese exceso de presión?

«Ahora los consumidores están alerta y saben mucho, hay que tenerlos en consideración» La solución fue sacar la gestión de la crisis del Ministerio de Agricultura. Crearon una comisión independiente, la Food Standard Agency. Ella es la que se preocupa se vigilar los riesgos y de comunicar. Es la idea que hay detrás de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Algo parecido pasó en España, donde se creó una comisión interministerial presidida por Mariano Rajoy.

Exacto. Entonces en España no existía una Agencia de Seguridad Alimentaria, y la comisión sacaba el problema del ámbito del Ministerio de Agricultura, donde las presiones eran mayores.

¿Qué piensa del manejo de la crisis en España?

Aunque la cuestión llegó a España mucho más tarde, en los primeros momentos se dio un cierto paralelismo con lo ocurrido con el Reino Unido, incluidos el secretismo y la negación, además de recomendaciones poco afortunadas de los máximos responsables sanitarios.

En definitiva, que no se aprendió nada de la lección británica.

No, aunque hay que tener en cuenta otro factor que atenúa un tanto la actuación del Gobierno español. Las recomendaciones de la Unión Europea fueron llegando con cuentagotas. Basta recordar que se elaboraron varias listas de materiales de riesgo, desde el cerebro y los ojos a toda la médula espinal y los huesos que estaban en contacto.

Así que si tuviera que poner una nota al Gobierno español por cómo manejó la crisis...

Desde un punto de vista técnico el Gobierno español suspendió en el manejo de la crisis. Repitió todos los errores que se habían dado en el Reino Unido: obstrucción y marginalidad de la evidencia científica, incertidumbre a la hora de fijar las causas y las medidas, errores en la información, se descartaron informes que no convenían y además era imposible obtener datos fundamentales, como la composición de los piensos. Estaba prohibido usar las harinas animales, pero no se sabía quién los había usado. Y todo ello envuelto de secretismo.

Veámoslo en positivo. El problema es cómo dar información sin crear una alarma excesiva. En España la confianza de los consumidores en la carne de vacuno ha tardado tres años en volver a ser la misma que antes de la crisis.

Ahora los consumidores están alerta y saben mucho. Hay que tenerlos en consideración. No se puede actuar como si no supieran nada, o como si no se fueran a enterar. Pero es difícil: hay que saber transmitir los riesgos de la forma adecuada. Y eso ni las autoridades ni los científicos sabemos bien cómo hacerlo.

Después de estos tres años, ¿qué hemos aprendido?

Yo creo que ahora ya se sabría cómo reaccionar, porque la comunicación y evaluación de riesgos no dependen del Ministerio de Agricultura y están lejos del alcance de la industria de la alimentación. El papel de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria debería guardar paralelismo con el de la Autoridad Europea en este terreno. Sería la manera de dar una respuesta más rápida y adecuada, y sobre todo más efectiva.

«LA GENTE PENSABA QUE ESTABA LOCA POR COMER CARNE»

  
La crisis de las vacas locas generó una crisis de confianza en la carne de vacuno cuya recuperación total ha tardado tres años en llegar.
La última crisis de las encefalopatía espongiforme bovina (la llamada enfermedad de las vacas locas) pilló a cuatro científicos españoles en Londres. Ana Riviere, Joan Costa, Montserrat Costa y Mata Vilella tenían menos de 29 años. Jóvenes y con becas de investigación, no podían escoger mucho lo que comían. Cuando aparecieron los primeros casos de la variante humana de la enfermedad, mucha gente se volvió vegetariana, afirma Riviere. «Pero yo creo que eso es una exageración», añade.

«En la dieta normal del Reino Unido no se consume mucha carne de vacuno», continúa, por lo que la crisis no causó un cambio profundo de sus hábitos alimentarios. De hecho, señala la investigadora, el consumo de carne está muy focalizado en el cerdo, el cordero y el pollo. Entre otras razones porque el vacuno «es muy caro».

En España, un joven de 31 años que vivió en aquellos años en Reino Unido, Javier Monge, lleva dos en estado vegetativo con una encefalopatía. Su familia sostiene que se debe a las hamburguesas que consumió, y que se trata de una nueva variante humana de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la manifestación en humanos del mal de las vacas locas. Pero ello no se sabrá hasta que muera y puedan hacerle una autopsia. De momento, Javier ha batido todos los récords de supervivencia de esta enfermedad, que está en menos de un año. Ana Riviere no se preocupa. «Yo era una estudiante que comía todo lo que me echaban. La gente me miraba con cara rara. Pensaban que estaba loca, Pero con una beca, no podía elegir», dice convencida desde Roma, donde ahora trabaja para la Agencia para la Alimentación y la Agricultura de la ONU (FAO). «Y hasta ahora estoy bien».


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto