Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Navidad 2014
Λ

Obesidad e inocuidad alimentaria, grandes protagonistas de 2004

Las medidas impulsadas por organismos internacionales en el ámbito de la inocuidad alimentaria constituyen el gran reto de futuro en seguridad de los alimentos

  • Autor: Por MARTA CHAVARRÍAS
  • Fecha de publicación: 13 de enero de 2005
 
La inocuidad de los alimentos en todas sus fases de producción, distribución y comercialización, se ha planteado en 2004 como gran reto de futuro.

La seguridad alimentaria ya no atañe tan sólo a la presencia de contaminantes químico o microorganismos patógenos en los alimentos. El resumen del año que ahora ha finalizado revela como, poco a poco, las autoridades sanitarias internacionales incorporan la nutrición como factor de seguridad y consideran la globalización como elemento de transmisión de riesgos alimentarios. Gripe aviar, lengua azul, vacas locas o la preocupación que suscita la creciente epidemia de obesidad, son prueba de las nuevas preocupaciones. Entre las respuestas a los nuevos retos, destacan nuevas recomendaciones en inocuidad y los nuevos marcos legislativos aprobados en la Unión Europea sobre trazabilidad y organismos modificados genéticamente, los polémicos transgénicos.

El interés por asegurar unos alimentos seguros y de calidad se traducía en la preparación, en abril de 2004 y en el ámbito comunitario, de nuevas leyes de higiene alimentaria destinadas a mejorar la seguridad, especialmente en el sector productivo. En octubre, la tarea quedaba completada con la celebración en Bangkok del Foro Mundial de Autoridades de Reglamentación sobre Inocuidad de Alimentos, dedicado al intercambio de experiencias en la elaboración de sistemas eficaces para evitar que los productos alimenticios o los procesos necesarios para su producción y comercialización, sean mecanismos de transmisión de enfermedades o eventuales contaminaciones. En el foro se abordaron cuestiones de gran relevancia como el refuerzo de los servicios oficiales de control de alimentos y la vigilancia epidemiológica de las enfermedades transmitidas por alimentos, así como sistemas de alerta.

Ante todo, parece que la máxima prioridad es reaccionar con la mayor rapidez posible frente a casos como el de las dioxinas en Holanda. El pasado mes de noviembre, en este país se cerraban 160 explotaciones ganaderas tras detectar dioxinas en sus piensos. Las autoridades holandesas detectaron contaminación en una arcilla, importada de Alemania, que se utilizaba para hacer peladuras de patatas, destinadas a la alimentación de cerdos, vacas, ovejas y cabras.

En España, el control de alimentos tuvo como uno de los protagonistas al sector avícola, ya que quedaban aprobadas, desde el 1 de enero de 2004, nuevas condiciones de marcado de huevos, con nuevos códigos indicativos del sistema de cría, país y explotación de origen. Las nuevas medidas obligan a marcar todos los huevos destinados a consumo humano directo que se vendan envasados o a granel.

Por otro lado, la Agencia de Seguridad Alimentaria británica (FSA) confirmaba, en octubre, unos 350 casos de Salmonella a consecuencia de huevos en mal estado procedentes de España. Según un comunicado emitido entonces por la FSA, algunos de los casos de contaminación por esta bacteria procedían de la cepa Enteritidis PT 14b, a la que algunos huevos españoles dieron positivo.

De la gripe aviar a la lengua azul

El control de enfermedades animales, como la gripe aviar, el mal de las vacas locas o la lengua azul, han centrado la atención de las autoridades en 2004 Los responsables europeos han centrado su atención en crear una política de higiene única y transparente aplicable a todos los operadores de alimentos. Este paquete de programas incluye también los productos alimenticios de origen animal. En este sentido, destaca la labor de la Organización Internacional de Epizootias (OIE), que en abril reclamaba nuevos métodos de control de las enfermedades animales, como la gripe aviar o el mal de las vacas locas. Y es que ya a principios de año las autoridades sanitarias internacionales alertaron de la rápida difusión de la gripe aviar en el este asiático. En el mes de enero, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) aseguraba que la enfermedad podría tener una dimensión mundial, y pocos días después la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaba la preparación de una vacuna para acabar con la enfermedad. En julio, esta última organización presentaba algunas precauciones para evitar la infección humana y reducir así la posibilidad una nueva cepa del virus de la gripe capaz de desencadenar una pandemia mundial. Al finalizar el año, la enfermedad de los pollos ha afectado ya a 45 personas en Asia, de las cuales 32 han fallecido, y ha obligado a sacrificar unos cien millones de aves.

Distinta evolución ha tenido durante el año 2004 la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) o mal de las vacas locas. En marzo, datos de la Comisión Europea ya reflejaban una reducción de los casos esta enfermedad, y en el ámbito nacional, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) hacía lo mismo. La previsión de los responsables españoles era que España entraría, en 2004, en una fase decreciente de la enfermedad. Lo demuestran los 80 casos confirmados durante este último año, frente a los 173 de 2003. Continúa encabezando la lista de países con más casos el Reino Unido, con 211, aunque la tendencia también va a baja, según datos del MAPA. Respecto a la posible transmisión en humanos, Juan José Badiola, director del Laboratorio Nacional de Referencia de Encefalopatías Espongiformes Transmisibles y presidente del Consejo General de Veterinarios de España, no ha descartado que puedan detectarse en el futuro ya que «la enfermedad se incuba durante años».

A finales de año, la familia de un joven de 32 años aseguraba que éste padece la nueva variante humana de Creutzfeldt-Jakob (vCJD) basándose en el hecho de que el joven vivió en Londres entre 1995 y 1996, donde podría haber consumido carne procedente de animales con EEB. Con el fin de descubrir métodos de diagnóstico precoz tanto en personas como en animales, la Comisión Europea constituyó, en mayo, una red de investigación sobre encefalopatías espongiformes transmisibles (EET), la denominada NeuroPrion, cuyo trabajo está coordinado por 52 equipos de investigación y que tiene como finalidad reforzar la seguridad alimentaria.

Desde octubre de 2004, una de las mayores preocupaciones de los responsables ganaderos españoles fue la lengua azul, que se extendió por todo el mediterráneo, afectando sobre todo las comunidades extremeña y andaluza. Estos casos de lengua azul obligaron al MAPA a modificar, en noviembre, las medidas de protección frente a la enfermedad. Las principales modificaciones se referían entonces a las exigencias y condicionantes para los movimientos de animales de las especies sensibles, flexibilizándolos siguiendo la normativa comunitaria según su destino.

Alimentos cada vez más seguros

Controlar y evitar las enfermedades animales forma parte, entre otras actividades, de un ambicioso proyecto europeo presentado durante el año 2004. Se trata de la presentación del nuevo sistema de trazabilidad «de los alimentos, los piensos, los animales destinados a la producción de alimentos y de cualquier sustancia destinadas a ser incorporada en un alimento o un pienso, o con probabilidad de serlo». Y parece claro que los retos veterinarios van dirigidos precisamente a este fin, es decir, ajustar la formación a las demandas de la ganadería y la sociedad, que pasan por todo el proceso de calidad y seguridad alimentaria desde la granja a la mesa.

Este sistema dedica una mención especial a los organismos modificados genéticamente (OMG), cuyos cultivos han aumentado en el último año, según informaba, en julio, el Consejo Director del Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA).

Envueltos siempre en un continuo debate entre defensores y detractores, los transgénicos han protagonizado durante este último año varios episodios europeos, como el fin, el 19 de mayo, de la moratoria que afectaba a la Unión Europea a la autorización de OMG desde 1998. Durante este año, la CE ha aprobado, no sin provocar polémica, la comercialización del maíz Bt-11. Este maíz se sumó entonces a los 16 OMG permitidos en la UE (autorizados antes de la moratoria). Con esta autorización Bruselas acababa con el bloqueo a los OMG de forma unilateral. Todos estos productos cuentan, desde principios de 2004, con un código único, formado por letras y números, destinado a identificarlos. Este código permite identificar y supervisar cada OMG que ha sido utilizado para la producción de la materia prima.

A finales de año, el Comité Asesor de Ética de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT) consideraba que «la producción de transgénicos es controlable y debe ser valorada positivamente», teniendo en cuenta siempre que necesitan un marco jurídico que los regule. A pesar de todo, lo que parece claro es que los transgénicos mantienen, todavía, el debate público. Mientras defensores aseguran que son tan seguros como los alimentos tradicionales, los detractores sostienen que pueden tener efectos adversos no intencionados. Uno de los principales retos planteados por todos, tanto detractores como defensores, está en determinar los prerrequisitos para introducir la biotecnología en la agricultura.

LUCHA CONTRA LA OBESIDAD

 
La creciente influencia de la obesidad ha consolidado los factores nutricionales como elemento de seguridad.

Si un tema ha cobrado especial relevancia durante el año 2004 éste ha sido el de la obesidad, que sólo en EEUU y en el Reino Unido afecta a casi dos tercios de la población adulta. A finales de año, un grupo de expertos alertó del creciente número de personas obesas, no sólo en países desarrollados, sino también en países en vías de desarrollo. Los expertos no dudaron entonces en atribuir a esta enfermedad el calificativo de epidemia global fuera de control. Desde la Asociación Internacional para el Estudio de la Obesidad afirman que las causas más directas de este aumento son la comida preparada y la falta de ejercicio.

En España, uno de cada dos adultos tiene exceso de peso: concretamente el 39% de los adultos tienen sobrepeso y el 15,5% son obesos. Preocupa de forma especial la alta incidencia de la enfermedad entre la población infantil. Según el Ministerio de Sanidad y Consumo, sólo el 50% de la población española tiene unos hábitos alimentarios saludables y cerca del 40% apenas cumple algunos aspectos básicos de las recomendaciones nutricionales para la población.

Para combatir esta tendencia, la Asamblea Mundial de la OMS aprobó el pasado mes de mayo, durante su 57º Sesión, la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimenticio, Actividad Física y Salud y pidió a todos los países que desarrollaran esta Estrategia a nivel nacional. La campaña iniciada en 2004 para reducir la obesidad tiene un alcance mundial, ya que los índices de obesidad en el mundo están alarmando a investigadores de la salud. La ONU impulsó el trabajo con grupos de consumidores en la publicidad y etiquetado de los alimentos, recomendando limitar el consumo de grasas, azúcar y sal.

En octubre de 2004, la lucha contra la obesidad reunió a unos 400 representantes de las industrias alimentarias de la UE, entre ellos consumidores, científicos y administraciones. Uno de los principales objetivos: reducir los más de 22 millones de niños menores de cinco años que sufren obesidad en todo el mundo.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto