Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Almacenamiento prolongado de los huevos

Refrigerar y manipular de forma adecuada los huevos garantiza su seguridad durante las cinco semanas posteriores a la fecha de caducidad

Imagen: Stefanie L.

Los huevos son uno de los alimentos más consumidos en el mundo y, aunque durante décadas se ha creído que su ingesta estaba relacionada con las enfermedades cardiovasculares o el aumento del colesterol, diversos estudios han demostrado que comer huevos no resulta perjudicial, sino que los efectos de su consumo son positivos. Un nuevo análisis llevado a cabo por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) de Estados Unidos señala que el almacenaje de los huevos más allá de su fecha de caducidad no altera la calidad del alimento, siempre y cuando este tiempo no sobrepase las diez semanas.

El huevo es un alimento con una composición muy variada. Tiene un elevado contenido en proteínas de alto valor biológico, además de altas cantidades de vitaminas y minerales. Es una fuente de lípidos y destaca por su riqueza en ácido oleico. Expertos en tecnología alimentaria de la Unidad de Investigación del Procesamiento de Aves de Corral y Calidad de la Carne del ARS han valorado la calidad de los huevos durante su almacenamiento y han analizado su deterioro con el paso del tiempo. Los investigadores han estudiado la calidad y funcionalidad de los huevos de mesa durante diez semanas, un periodo de tiempo mucho más prolongado que el habitual, que ronda los 30 días desde la puesta.

Presencia de bacterias

Las bacterias que pueden contaminar la cáscara del huevo y, por tanto, llegar al consumidor si no mantiene una manipulación o procesado correctos son la salmonella, Escherichia coli, Enterobacter, Klebsiella y Yersinia. Los investigadores estadounidenses afirman que, tras lavar y empaquetar los huevos, no se detectan restos de bacterias hasta la quinta semana. La normativa europea, sin embargo, no permite lavar los huevos destinados al consumo humano.

A las diez semanas, los huevos pueden perder capacidad para emulsionar, aunque no disminuye su calidad

¿Cómo se explica esto? La cáscara del huevo, así como las membranas situadas debajo de ésta, proveen de una barrera que limita la entrada de patógenos en su interior. Esta capa protectora se llama cutícula y es la responsable de mantener los huevos frescos y evitar su contaminación. Se pierde o se daña durante el procesamiento del huevo. Por este motivo, una vez eliminada la cáscara, los huevos deben almacenarse en frío para prevenir la contaminación microbiana. Si no se rompe, la cutícula actúa de capa protectora de los patógenos durante, al menos, cinco semanas después de su fecha de caducidad.

Tras estudiar la funcionalidad del huevo durante cinco semanas más, es decir, un total de diez semanas desde el inicio, los resultados demuestran que después de un largo período de almacenamiento, los huevos pueden perder su capacidad de emulsionar o de aglutinar, un aspecto que podría afectar a la elaboración de mayonesas o patés. Sin embargo, no disminuye la calidad de los huevos, aunque no queda demostrado que no puedan contener patógenos.

Almacenamiento

El proceso de almacenamiento de un huevo empieza en el momento en el que la gallina hace la puesta y finaliza cuando el consumidor lo utiliza. Tras demostrar que su calidad no disminuye durante 70 días, sí hay procesos físicos y químicos que pueden hacer variar su estructura. Un parámetro importante es la pérdida de anhídrido carbónico, capaz de afectar al pH del huevo. Esta variación incide en la estructura de la clara. En este caso, almacenarlos unos días después de su puesta mejorará la palatabilidad y, por tanto, su sabor y textura serán más óptimos.

La humedad también es un factor que puede variar durante el almacenamiento. Añadida a la pérdida de anhídrido carbónico, se ocasionan movimientos acuosos entre la clara y la yema, que hacen la clara más viscosa y la yema más acuosa. Durante el tiempo que se almacenan, aunque no se desarrollen bacterias patógenas que podrían derivar en una toxiinfección alimentaria, sí se registran cambios químicos en las proteínas de la clara, que dan lugar a un sabor a viejo.

CONSUMO DE HUEVO FUERA DE CASA

Manipular huevos es una tarea que requiere conocimiento, tanto si se come en casa como si se hace fuera. En este último caso, es interesante conocer algunos aspectos para un consumo seguro:

  • Preguntar al responsable si los alimentos que contienen huevo (aliño para salsa césar, salsa holandesa, mayonesa, helado o tartas como merengue o tiramisú) están elaborados con huevos crudos o poco cocidos. En este caso, puede preguntarse si se han utilizado pasteurizados. En caso de que no se hayan empleado estos, es preferible no consumirlos.
  • Asegurarse de que los huevos están bien cocidos. Los revueltos deben estar firmes y los fritos, hervidos o cocidos al horno deben tener también la clara y la yema firmes.
  • Vigilar que los huevos del bufé estén bien cocidos y lleven poco tiempo a temperatura ambiente.
  • Si se guarda o se consume la comida sobrante elaborada con huevo, hay que refrigerar los alimentos en las dos horas siguientes. En verano o en días calurosos, no hay que dejar pasar más de una hora.



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto