Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

La seguridad alimentaria durante el año 2010

La investigación e innovación y las novedades en materia legislativa han sido dos de los grandes avances en seguridad alimentaria

  • Autor: Por MAITE PELAYO
  • Última actualización: 4 de enero de 2011
Imagen: CONSUMOLAB

La investigación, el desarrollo y la innovación han sido uno de los principales motores de la seguridad de los alimentos durante el año que está a punto de finalizar. Alimentación y bebidas es uno de los sectores que más inversión ha destinado en I+D+i, enfocado, sobre todo, a la salud de los consumidores. Las nuevas tecnologías desarrolladas para el campo de la seguridad alimentaria o aplicadas en él desde otros ámbitos son una excelente herramienta de producción, control y gestión. Las ventajas de este desarrollo aportan mayor información de los contaminantes de los alimentos, facilitan la gestión de las alertas y riesgos alimentarios y ayudan en la creación de nuevas normas que garantizan disponer de alimentos seguros.

Investigación al servicio del consumidor

Una de las investigaciones más relevantes que ha dejado el año 2010 ha sido el desarrollo del código de barras genético, que supone en sí mismo un instrumento contra el fraude alimentario. Esta técnica permite analizar de forma rápida y económica el ADN de plantas y animales e identificar sus especies. Al descifrar los genes (unidad de almacenamiento de información genética) se obtiene una especie de huella dactilar única y exclusiva de cada animal o planta, que se compara con una base de datos de miles de especies e identifica las muestras de manera inequívoca.

Por otro lado, la tomografía computerizada, una tecnología aplicada en otras disciplinas, permite en la industria alimentaria el control no destructivo de un mismo producto a lo largo de todo el proceso de elaboración. Las múltiples radiografías del alimento procesadas por ordenador permiten obtener imágenes muy detalladas para estudiar las estructuras y texturas internas de diferentes alimentos, como las frutas en distintos estados de maduración, formación de agujeros en los quesos o la curación de un jamón.

Con el fin de alargar la vida útil de un producto, la microbiología predictiva desarrolla sistemas basados en modelos matemáticos que simulan la respuesta de crecimiento de microorganismos en el alimento frente a los diferentes factores que les afectan. Así se pretende, a partir de esos datos, predecir qué ocurrirá durante el almacenamiento. Junto con el desarrollo de nanopartículas específicas, se puede alargar de manera segura y sin alteraciones en su calidad, la vida útil de un producto.

Desinfectar agua sin ningún producto químico de manera ecológica, rápida y efectiva, solo con la luz del sol, puede resultar un sueño para muchos grupos de población sin acceso al agua potable. Sin embargo, éste es el reto que ha conseguido un equipo multidisciplinar de investigadores, que se basan en una tecnología que ya se utilizaba para desinfectar agua, la de los fotocatalizadores, pero que solo usaba luz ultravioleta. La innovación de este grupo de expertos ha sido optimizar el sistema con el uso también la luz visible del espectro, mucho más abundante en la luz que la ultravioleta, y conseguir que el sistema de desinfección sea capaz de desinfectar agua, incluso, en la oscuridad.

Trabajos pioneros

En el ámbito pesquero, la creciente demanda de atún rojo en el mercado internacional hace peligrar las poblaciones de este túnido. El Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha puesto especial empeño en desarrollar sistemas de cría de atún rojo mediante técnicas de acuicultura. A día de hoy, se intenta completar el ciclo biológico completo del atún rojo en cautividad, un trabajo pionero en Europa.

Una experiencia novedosa en España permite cultivar patata de siembra suspendida en el aire sin utilizar tierra mediante una técnica denominada aeroponía. El Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, en colaboración con una empresa tecnológica del sector, desarrolla un proyecto para la producción de patatas de siembra en el aire. De esta manera, se aumenta la productividad, se evita la incidencia de las enfermedades que se originan en el suelo y supone un gran ahorro de agua y fertilizante.

Un experimento franco-español estudia el proceso de germinación de las plantas en el espacio en ausencia de gravedad. La investigación puede sentar las bases de la obtención de alimentos fuera de nuestro planeta. Los viajes espaciales son cada vez más largos y, para ello, es necesario aprovisionar las naves con gran cantidad de alimentos, de ahí la necesidad de desarrollar programas que contemplen la obtención de alimentos, en este caso de origen vegetal, en el espacio. Un equipo de investigadores pertenecientes al CSIC y de la Universidad Curie en Francia se han propuesto estudiar los mecanismos de crecimiento de las plantas en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en