Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Seguridad alimentaria
Λ

Zumos de frutas más seguros

A pesar de que los zumos de frutas no se consideran de especial riesgo alimentario, debe tenerse en cuenta que pueden albergar bacterias como E. coli o Salmonella

Imagen: Emli Bendixen

Los zumos de frutas, e incluso de verduras, se consideran de bajo riesgo alimentario. Pero ello no significa, sin embargo, que no deban tomarse ciertas precauciones cuando se elaboran, para evitar bacterias patógenas. E. coli O157:H7 y Salmonella son algunos de los microorganismos que pueden contener y que proceden en la mayoría de los casos de la parte externa de la fruta. Si en el ámbito industrial no se aplica el tratamiento adecuado, en este caso la pasteurización, estas bacterias sobreviven largos periodos de tiempo.

Los zumos se elaboran a partir de una amplia variedad de frutas, como naranjas, manzanas, uvas, mangos o piña. La contaminación de los zumos puede ocurrir en cualquier momento, desde la siembra de la fruta, a las distintas etapas de la cosecha, el almacenaje o el transporte. Para evitarlo, se aplica la pasteurización, un tratamiento diseñado para destruir bacterias o levaduras, ya que con él el zumo se calienta a una temperatura muy elevada durante un corto periodo de tiempo. En función del tipo de zumo y del proceso aplicado, las denominaciones son distintas:

  • Zumo de fruta. Se obtiene a partir de fruta por procesos mecánicos y mantiene el color, sabor y aroma de la fruta de origen.
  • Zumo de fruta concentrado. Se elimina el agua de la fruta y se añaden aromas.
  • Néctar. Consiste en zumo de fruta, agua, azúcares o edulcorantes artificiales. Debe contener un mínimo de fruta de un 25% a un 50%.
  • Zumos enriquecidos con vitaminas y minerales sintéticos.
  • Zumos biológicos sin aditivos.
  • Refresco a base de zumo.

En septiembre de 2010, la Comisión Europea presentó una propuesta para prohibir añadir azúcar en la producción de zumos. Bajo el nombre "sin azúcares añadidos", la propuesta solo permite edulcorar los néctares y otros productos específicos, que deberán indicarlo en la etiqueta. La mayoría de los zumos no contienen aditivos. La Directiva Comunitaria 2001/112/CE permite añadir a los zumos un máximo de 15g/l para corregir la acidez, según información de la Asociación Española de Fabricantes de Zumos (Asozumos). En el caso del néctar, se puede añadir un máximo de un 20% de azúcar o miel, que pueden sustituirse por edulcorantes.

Control exhaustivo

A pesar del bajo riesgo microbiológico de los zumos, no deben pasarse por alto ciertos riesgos físicos y químicos

Las propiedades de los zumos (actividad de agua elevada, presencia de azúcares y pH bajo) reducen la posibilidad de multiplicación de patógenos. Ello no significa, sin embargo, que no estén exentos de riesgos. Algunos de los principales riesgos físicos incluyen la presencia de objetos, como restos de hojas o vegetales, insectos o metales. Los peligros químicos tienen que ver sobre todo con el proceso de producción y las materias primas, como la detección de residuos fitosanitarios, nitratos o metales pesados, sustancias alérgenas o micotoxinas. Para reducir estos posibles riesgos de contaminación, se sigue un proceso de elaboración bajo condiciones muy rigurosas de control: desde las instalaciones (material de suelos, paredes, techos o utensilios), al uso de agua potable y los sistemas de limpieza y desinfección.

Este último aspecto es especialmente importante y variará en función del alimento y el riesgo de contaminación por el contacto con superficies, así como el tipo de suciedad. El control de los zumos se rige con un código de buenas prácticas que incluye aspectos de calidad, identidad y autenticidad para unas 21 frutas distintas, así como legumbres y hortalizas. Algunas de las prácticas fraudulentas que deben evitarse son la adición de otras frutas que no se corresponden con el zumo, de ácidos o azúcar no declarados, y la inadecuada calidad de los aromas. Los sistemas de autocontrol velan para que esto no suceda.

El sector de los zumos también se ha beneficiado de los avances tecnológicos, que han permitido aplicar tratamientos térmicos y envasados asépticos capaces de conservar las propiedades organolépticas de las frutas utilizadas con las máximas garantías de higiene y seguridad. Uno de los últimos adelantos en este campo ha sido la creación de una lengua electrónica capaz de detectar en los zumos su poder antioxidante. Este sistema, creado por expertos de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), podría ser útil también para clasificar otros parámetros, no solo de los zumos, sino también de purés de frutas.

ZUMOS CASEROS

La elaboración de zumos de fruta en casa también requiere aplicar medidas de control para evitar que las bacterias que puedan contener las frutas u otros alimentos de los que proceden pasen al líquido. Algunas de las numerosas frutas que pueden utilizarse para elaborar zumos son las frutas duras, como peras y manzanas; cítricos, como naranja, mandarina o limón; o con hueso, como ciruelas, cerezas o melocotones. En paralelo a estas frutas, se ha generalizado en los últimos años el consumo de frutas exóticas, como kiwis, mangos o papayas. Pero sea cual sea la fruta, las medidas de higiene son las mismas para todas:

  • Limpiar y pelar. La piel puede contener restos de pesticidas que se utilizan en los cultivos.
  • Conservar las frutas en el lugar adecuado. Algunas frutas, en condiciones de refrigeración, se oscurecen y pierden su calidad original.
  • Preparar los zumos en el momento que se vayan a consumir.
  • Evitar la exposición excesiva a la luz, el calor o el aire porque perderían propiedades.
  • Conservarlos en recipientes de vidrio.

Etiquetas:

cultivos, cítricos, frutas, zumos


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto