Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

^

Kits de ingredientes, qué son

Los kits de ingredientes ofrecen todo lo necesario, desde utensilios, ingredientes e instrucciones, para elaborar una receta en casa

Imagen: photographee.eu

Cocinar en casa podría estar viviendo una evolución hacia nuevos formatos. Aunque en España aún no está muy generalizado, en países como EE.UU. se ofrecen servicios que permiten abrir una caja con ingredientes y seguir una receta. El llamado dinner kit es el último de una corriente de innovaciones tecnológicas que mezcla el formato de un libro de cocina con la disponibilidad de todos los alimentos necesarios para elaborar un plato concreto en el hogar. Si bien la compra on line no es nada nuevo, este concepto sí es singular por su formato. El artículo explica cuáles son las particularidades de estos kits de ingredientes desde el punto de vista de la seguridad alimentaria.

Los kits de ingredientes son como una mezcla de planificador de comidas, tienda de comestibles y recetario, todo a la vez. Se trata de ofrecer al consumidor la opción de llevar a cabo suculentas recetas, platos no elaborados que incluyen todos los productos necesarios, desde los principales a los secundarios como salsas o especias, y las instrucciones para prepararlos (hasta con fotos en la mayoría de los casos). La particularidad de este formato es que los alimentos no están cocinados sino que están envasados en su estado fresco para que se conserven mejor todas sus propiedades organolépticas y se asegure la máxima calidad. Ofrecer este tipo de producto requiere también que se sigan unas adecuadas pautas de higiene, transporte y manipulación.

Particularidades de los kits de ingredientes

Es muy importante que los alimentos lleguen en buen estado al consumidor, por lo que se envasarán de acuerdo con la naturaleza de cada uno

Este tipo de servicio ofrece una lista de productos frescos que puede elegir el consumidor, en función de la receta que quiera elaborar. Los ingredientes se envían frescos, o congelados, en envases adecuados para cada una de las formas de venta. En la caja se incluye, además, una receta con imágenes para que el cliente pueda seguir, paso a paso, cómo se hace el plato. Los productos, además, ya están separados por raciones; entonces, si se deben añadir dos cucharadas de aceite, este se presenta en un frasco con tapa de rosca y solo con la cantidad necesaria para el plato concreto.

En este tipo de servicio es muy importante que los alimentos lleguen en buen estado a la casa del cliente. Para ello, las carnes deben ir envasadas al vacío, por ejemplo. A pesar de que el cocinero tendrá que picar la cebolla, ya que esta no viene preparada, el tiempo de elaboración en conjunto se reduce, que es precisamente uno de los objetivos que persigue esta nueva oferta.

Otras de las ventajas que presenta esta nueva modalidad de cocinar son, según algunas de las empresas que bridan este servicio:

  • Se reduce el desperdicio de alimentos, ya que solo se sirve la cantidad necesaria para las raciones que se quieren preparar.

  • Se mantiene la calidad de los ingredientes en perfecto estado durante todo el proceso, desde que se preparan en el punto de venta, en el transporte y hasta que llegan al domicilio.

  • Los alimentos frescos, como la carne, vienen envasados en filetes al vacío. Si no se cocinan de inmediato, se pueden conservar en la nevera de dos a tres días.

Otro tipo de servicio similar al descrito es el que se ofrece, de forma más generalizada ya en España, con productos como cerveza, embutidos, queso, sushi e, incluso, cocina molecular. Estos paquetes incluyen todo lo necesario para hacerlos en casa, desde los ingredientes hasta los utensilios en algunos casos (excepto las botellas en el caso de la cerveza). Este tipo de kits, que ya cuentan con una importante aceptación por parte del consumidor, se perfilan como una buena forma de introducción al proceso de elaboración de cada uno de estos alimentos. Son rápidos, sencillos y no precisan de conocimientos específicos.

Con un poco de cuidado, atención y unas básicas normas de manipulación, puede conseguirse un resultado eficaz en poco tiempo. Es importante tener en cuenta una serie de consideraciones en estos casos: se comprobará que están todos los ingredientes necesarios y que, muy importante, no están caducados. También deberá verificarse que se dispone de todo el equipo necesario.

Cómo manipular los alimentos en casa

La manipulación en casa de este tipo de servicio no difiere de la que se aplica en condiciones normales (compra en tienda por parte del consumidor y transporte a casa). Deberán considerarse las normas de higiene más básicas, como el lavado de manos así como de utensilios y superficies. También deberá tenerse en cuenta si se incluyen alimentos que necesitarán un proceso de cocción (carne o pescado) con otros que se consuman crudos (lechuga o tomates). En estos casos, el objetivo es que no se produzcan contaminaciones cruzadas. Debe comprobarse que los productos vegetales vienen ya, en la mayoría de los casos, limpios, por tanto debería bastar con cortarlos y servir.

Los tipos de cocción que requieren los alimentos son los que se usarían para elaborar cualquier receta, desde freír, a hervir u hornear. Por tanto, en cada uno de ellos se tendrán las consideraciones oportunas para asegurar que el proceso se realiza con todas las garantías de seguridad. Si los alimentos no se prepararán de inmediato, deberán mantenerse a temperaturas de refrigeración si así lo requieren, como la carne o el pescado, y no deberán pasar más de dos o tres días hasta que se cocinen.

Etiquetas:

cocinar, ingredientes, receta


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en