Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Listeria y personas mayores

Los casos de listeriosis detectados en la Unión Europea en los últimos años se han dado sobre todo en personas mayores de 64 años, según un nuevo informe de la EFSA

Imagen: ggw1962

La listeriosis, la salmonelosis y la campilobacteriosis son enfermedades zoonóticas, es decir, que se pueden transmitir de forma directa o indirecta de animales a personas. Estas infecciones tienen su origen en el consumo de alimentos contaminados o en el contacto directo con animales infectados. En la mayoría de los casos de este tipo de contaminación, los patógenos se localizan en el tracto intestinal de los animales. En la Unión Europea (UE) se realizan cada año informes sobre la prevalencia de estas enfermedades, el último de los cuales confirma que campilobacteriosis es la más frecuente y que los casos de listeriosis detectados se dan sobre todo en personas mayores de 64 años. El artículo explica cuáles fueron las zoonosis más frecuentes en la UE durante 2015, las principales novedades al respecto y cómo prevenirlas.

En la Unión Europea se confirmaron durante el año 2015 un total de 4.362 brotes de origen alimentario. Como cada año, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han hecho público un nuevo informe que muestra cuáles son los microorganismos que han producido la mayoría de los casos de enfermedades alimentarias. Según el documento, la causa más común de los brotes ha sido Salmonella, relacionada con el consumo de huevos. Pese a ello, el número de brotes originados por esta bacteria ha caído un 41% desde el año 2010, según la EFSA. En total, se han tenido en cuenta los resultados de 32 países europeos (28 Estados miembros y Noruega, Islandia, Suiza y Liechtesntein). Si bien junto a la Salmonella, las bacterias Campylobacter y Listeria han sido los agentes causantes más habituales, les siguen otros como las toxinas bacterianas, los virus y los parásitos. El objetivo de memorias como esta es supervisar, controlar y prevenir las enfermedades zoonóticas, incluyendo yersiniosis y la fiebre Q, entre otras.

Zoonosis más frecuentes y principales novedades

Los datos aportados en el nuevo informe son similares a los de otros años. La campilobacteriosis continúa siendo la zoonosis más frecuente, con una tendencia creciente desde el año 2008. Y los alimentos más implicados son, de nuevo, la carne de pollo.

También es similar la situación de la salmonelosis, cuya prevalencia desciende cada año desde el 2008. No obstante, aumenta la proporción de casos de la enfermedad provocada por Salmonella enteritidis, detectada sobre todo en la carne de aves de corral.

Durante el año 2015 se han producido el número de casos de listeriosis registrado más alto en la UE

¿Qué ha pasado en el caso de la listeriosis? Ha habido pequeños cambios respecto a otros años. Y es que, a pesar de la creciente tendencia, la cifra de casos durante el año 2015 "se ha estabilizado". Según el nuevo informe, "el número de personas afectadas por listeriosis se ha estabilizado entre 2014 y 2015" y la mayoría de los casos se han dado en "personas mayores de 64 años". En concreto, la listeriosis ha afectado a unas 2.200 personas, con 270 muertes, "el número más alto registrado en la UE", según los expertos. También es destacable el hecho de que los casos en el grupo de mayores de 64 años han pasado de un 58% en 2008 a un 64% en 2015. Otro dato reseñable, según los científicos, es que "el número de casos notificados y su proporción se ha casi duplicado en los mayores de 84 años". Esta situación revela que son necesarias acciones más eficaces de prevención de la enfermedad, sobre todo de este grupo de población más vulnerable, tal como reconocen los expertos del ECDC, que consideran esta coyuntura de "una amenaza para la salud pública que debe ser abordada".

La comida lista para consumir es una de las fuentes de transmisión alimentaria más común de la infección humana. De ahí que los expertos insistan en que se sigan las recomendaciones de almacenamiento del fabricante y las pautas de las autoridades sanitarias. Listeria monocytogenes está muy extendida en el medio ambiente, puede crecer a bajas temperaturas, es tolerante a altas concentraciones de sal y, por tanto, tiene capacidad para sobrevivir en alimentos listos para consumir como carne procesada, embutidos, productos lácteos y ensaladas preparadas. En personas con un sistema inmunológico debilitado, como mujeres embarazadas, recién nacidos y ancianos, los síntomas pueden ser más graves que en el resto de consumidores.

Cómo prevenir las zoonosis

Un tercio de todas las enfermedades infecciosas humanas tienen un origen zoonótico, es decir, se transmiten a través de la toma de alimentos procedentes de animales. Los microorganismos más comunes son Campylobacter, Salmonella y Listeria, pero también E. coli y Yersinia.

Los alimentos se pueden contaminar en cualquier punto de la cadena alimentaria: desde la granja donde se crían los animales; durante el sacrificio, donde la carne se puede contaminar por el contacto con los intestinos o la piel de los animales en el matadero; durante el procesado; y, en último instante, en la cocina.

Esta complejidad obliga a que las acciones para controlar las zoonosis sean varias, ya que los riesgos empiezan en la granja y, si no se manipulan de manera correcta, continúan y pueden llegar a la mesa. Por eso, una de las claves para evitar las zoonosis está en la prevención y control en toda la cadena alimentaria. Entender cómo los patógenos llegan a los animales y entran a formar parte ya de la cadena es un paso crucial para prevenirlos.

En los primeros pasos, los controles veterinarios son parte importante para la prevención porque es en este punto, en la granja, donde se empiezan a concretar e identificar los peligros microbiológicos, donde se aprueban pautas de actuación y donde se promueve la investigación. Según los expertos, la detección temprana de brotes de enfermedades animales es esencial para contenerlas. La Unión Europea cuenta con un enfoque integrado de seguridad alimentaria de la granja a la mesa que se basa en recoger datos, analizar, gestionar el riesgo o aplicar medidas legislativas.

En el ámbito doméstico, la prevención pasa por medidas como una adecuada higiene, tanto de manos como de superficies y utensilios; un control de la temperatura correcto; calentar bien los alimentos para que se destruyan posibles patógenos; no descongelar a temperatura ambiente sino en la nevera; lavar bien la fruta y la verdura; o no poner en un mismo plato o superficie alimentos crudos con cocinados.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto