Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Seguridad alimentaria


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Seguridad alimentaria

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿Te vas de pícnic? Anota estos consejos

Mantener la cadena de frío y respetar las normas de higiene durante la preparación de los alimentos son claves para disfrutar de una comida al aire libre

Imagen: JanPietruszka

Playa, campo... Con el buen tiempo se hacen más planes para disfrutar al aire libre. En muchos de los casos, estas salidas incluyen la comida. Pícnics, parrilladas o barbacoas son las más habituales. Pero debe tenerse en cuenta que, de la misma manera que suben las temperaturas, también aumenta la actividad de las bacterias, que aprovechan estas condiciones para multiplicarse, por lo que conviene tomar una serie de precauciones para evitar intoxicaciones alimentarias. El artículo explica cuáles son los ocho puntos básicos para disfrutar con seguridad de las comidas al aire libre.

El buen tiempo invita a realizar numerosas actividades al aire libre. Y, entre ellas, la comida juega un papel muy importante. Pero también, cada año, y fruto de esta tendencia, aumentan los casos de enfermedades de transmisión alimentaria. Por eso es muy importante atender a las cuatro normas básicas de higiene: limpiar, separar, cocer y enfriar. Todas son fundamentales, pero no hay que olvidar que, en la época de primaveral y estival, el calor es capaz de echar a perder con mucha rapidez cualquier producto que no se refrigere como es debido. Por tanto, es recomendable no consumir alimentos perecederos que hayan sido expuestos a temperatura ambiente. También debe tenerse en cuenta el tiempo que transcurre entre que se prepara la comida y se consume, ya que las altas temperaturas son las grandes aliadas del crecimiento microbiano (sobre todo E. coli y Salmonella).

Los ocho puntos básicos de un pícnic seguro

Una buena preparación y planificación de las comidas al aire libre es fundamental para disfrutar y evitar sorpresas. Para ello, los ocho puntos básicos son:

  • 1. Hacer una elección del menú sencilla, que no requiera excesivos preparativos ni disponer de mucha infraestructura (utensilios, neveras,etc.).

  • 2. Planificar la cantidad justa de alimentos que se llevará, de manera que se reducirá la cantidad de sobras que habrá que almacenar.

  • 3. Lavarse las manos es esencial.

  • 4. No mezclar alimentos crudos con cocinados para evitar las contaminaciones cruzadas.

  • 5. Mantener a temperatura de refrigeración los alimentos que así lo requieran para impedir la proliferación de microorganismos. No dejarlos a temperatura ambiente más de una hora.

  • 6. Asegurarse de que el agua de las fuentes es potable; en caso de duda, se llevará de casa.

  • 7. Tener especial cuidado con la carne, cocinarla bien y no dejar partes crudas. También debe prestarse atención a los huevos y las preparaciones a base de huevo.

  • 8. Lavar frutas y verduras antes de cocinar. Las frutas con cáscara dura, como los melones, también deben lavarse porque las bacterias que pueda haber en la superficie pueden pasar al interior a través del corte.

La facilidad con que los gérmenes se pueden propagar a través de las manos sucias, los utensilios o los alimentos crudos es sorprendente. Además, es importante tener presente estas precauciones adicionales en la manipulación de alimentos como carnes, aves o huevos, ya que a las bacterias les gusta el calor.

¿Por qué aumentan las intoxicaciones alimentarias en los pícnics?

A medida que los días se hacen más largos y las temperaturas son más cálidas, crece la frecuencia con la que se celebran al aire libre las reuniones acompañadas de comida. Pero las temperaturas cálidas, además de ser una excusa perfecta para hacer pícnics en el campo o la playa, también puede convertirse en un problema. Las razones por las que esto sucede son dos:

  • Porque las causas naturales así lo favorecen, es decir, las bacterias crecen más rápido en los meses de calor ya que las temperaturas así lo propician. También porque hay una mayor tendencia a comer fuera de casa, donde los controles de seguridad no son los mismos que en una cocina doméstica.

  • Porque se produce una cierta relajación de las pautas más básicas de manipulación de alimentos. Los principales errores que se cometen para que aumente el riesgo de intoxicación son mantener temperaturas inadecuadas de conservación, cocer de manera insuficiente los alimentos o por una incorrecta higiene.

Si bien muchos de los casos de intoxicación alimentaria están causados por bacterias presentes durante todo el año, como Salmonella, Campylobacter y Listeria, son bacterias que crecen más rápido a temperaturas más cálidas. Una de las reinas es Salmonella, que se encuentra de forma natural en el intestino del ser humano y de los animales. Los alimentos más implicados con esta bacteria son los huevos crudos (en preparaciones como la mayonesa) o poco cocinados, aves mal cocidas y alimentos cocinados que se han dejado a temperatura ambiente varias horas. Diarrea, vómitos, fiebre y dolor de cabeza son algunos de los síntomas de la salmonelosis. Se calcula que un 50% de los casos que se producen tienen su origen en el hogar.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto