Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Green Friday
^

3 consejos dietéticos para Navidad

Algunos detalles muy simples pueden marcar una gran diferencia en nuestra salud y bienestar

  • Autor: Por LAURA CAORSI
  • Fecha de publicación: 18 de diciembre de 2017
Imagen: Wavebreakmedia

Las fiestas navideñas, por lo general, son sinónimo de excesos. Cenas de trabajo, copas con amigos, comilonas familiares... Entre las vacaciones de los niños y los encuentros con la familia, se alteran las rutinas y, sobre todo, la alimentación. En estos días, la oferta de dulces se multiplica, las comidas son más calóricas y las cenas, más abundantes. Resultado: aumento de peso corporal y perjuicios importantes para la salud. Para evitarlo, se proponen varios consejos dietéticos sencillos, que también pueden convertirse en buenos propósitos para 2018 y formar parte de los hábitos de vida.

1. Prioridad a las frutas, verduras y legumbres

En las fiestas de Navidad se preparan recetas especiales. Los platos son más elaborados e incluyen ingredientes que, a menudo, son calóricos y contienen grandes cantidades de azúcar, sal o grasas saturadas. El encanto de estas celebraciones está ligado, en parte, a las novedades gastronómicas. Habrá canapés de todo tipo, embutidos, carnes, mariscos, turrones y otros dulces... Pero ¿por qué no incorporar también platos con verduras, legumbres y frutas?

La idea no es que los vegetales sean un simple acompañamiento y se queden relegados a un rincón de la mesa, sino que ocupen un lugar destacado en el menú. Entrantes con patés vegetales, canapés con crudités de verduras, ensaladas vistosas, postres con frutas... Existen muchas opciones para mejorar el perfil nutricional de comidas y cenas. Además, el orden es importante: si se comienza con platos de legumbres u hortalizas, es muy probable que se ingieran menos calorías a lo largo de la comida.

2. Cuidar el tamaño de las raciones y las sobremesas

Con tanta abundancia de comida, es más importante que nunca vigilar el tamaño de las raciones. La variedad de alimentos incita a probarlo todo y, si uno se sirve las mismas cantidades de siempre, acabará comiendo un poco más. Asimismo, hay que mantener a raya esa "cucharada extra de abuela": cuanta más comida se tenga en el plato, más se comerá. La vajilla, en este sentido, desempeña un papel fundamental. Este detalle se cuida especialmente en Navidad pero, además de lo estético, hay que saber que algunas características de la vajilla, como el tamaño del plato, inciden en la cantidad de alimentos que se comen.

Las sobremesas constituyen otro punto negro de las comidas navideñas, y no solo por las típicas discusiones que puedan surgir. Y es que es normal que al estar sentados conversando y tener comida delante (desde alguna tosta solitaria hasta los polvorones que se han servido con el café), se acabe picoteando sin tener hambre y sin apenas uno darse cuenta. Esto sucede porque estar expuestos a alimentos sabrosos y visualmente atractivos consigue alterar el mecanismo de regulación del apetito. A quien le gusten las sobremesas largas, lo mejor que puede hacer es recoger la mesa y continuar con la charla dando un largo paseo: así evitará comer más de la cuenta y, además, hará algo de ejercicio.

3. Vigilar las bebidas

Si la comida ocupa un lugar central en las celebraciones de Navidad, las bebidas no se quedan a la zaga. Con tantos brindis, encuentros y buenos deseos en el ambiente, en estas fechas se bebe más de la cuenta. Tanto el alcohol como las bebidas azucaradas y las bebidas energéticas representan un problema importante. Primero, porque contienen calorías vacías que se ingieren sin notarlo (dos copas de vino blanco poseen casi la misma cantidad de calorías que un plato de lentejas hervidas). Segundo, porque el alcohol y las bebidas azucaradas son perjudiciales para la salud y se asocian a numerosas patologías (más aún si se beben en exceso). Y tercero, porque las bebidas energéticas, muy de moda en estos tiempos, cuentan con preocupantes cantidades de azúcar, cafeína y otras sustancias estimulantes, como taurina o guaraná.

Etiquetas:

calorías, dieta, navidad


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en