Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Alimentación de los mayores en verano

El consumo diario de dos litros de agua es la base de la dieta para evitar la deshidratación

  • Autor: Por AZUCENA GARCIA
  • Fecha de publicación: 22 de agosto de 2005

Si el consumo de agua es vital para cualquier persona, en el caso de los mayores se convierte en la regla de oro para evitar la deshidratación. Las altas temperaturas del verano y la consiguiente pérdida de líquidos requieren consumir entre un litro y medio y dos litros diarios de agua, que pueden ser sustituidos o completados por zumos y caldos. Además, la época estival se convierte en el mejor momento para ser fiel a la dieta mediterránea, apuntarse a la moda de las ensaladas y llenar la cesta de la compra con las frutas más típicas y frescas de la temporada. En el caso de las personas que viven solas, es muy importante que controlen la ingesta de líquidos y se obliguen a beber antes de tener sed porque esta sensación suele aparecer cuando ya están deshidratadas. Por otro lado, el consumo de frutas y verduras debe ser casi diario, ya que se unen las cualidades diuréticas, que ayudan a evitar trastornos como la obesidad, y alimenticias al tener gran cantidad de vitaminas y minerales.

Agua: base de la dieta

Las necesidades de agua de las personas mayores son similares a las del resto: entre un litro y medio y dos litros diarios. Sin embargo, en su caso, esta recomendación de beber agua se convierte en obligación porque con la edad se debilita el mecanismo que regula la sensación de sed y ésta es menor, apareciendo generalmente una vez que ya se ha producido la deshidratación.

Los expertos aconsejan forzar la ingesta de líquidos en las personas mayores y no esperar a que ellos los pidan, puesto que el umbral de sed es más alto y requiere una pérdida mayor de líquido para tener la sensación de sed. En este sentido, el secretario general de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), Javier Gómez Pavón, advierte de que "hay que tener especial cuidado con las personas dependientes y con trastornos cognitivos, así como con las que están tomando fármacos antidepresivos o diuréticos para controlar la hipertensión, puesto que estas medicinas alteran el centro de regulación de la sed".

Por ello anima a consumir "a lo largo del día" el líquido necesario en forma de agua o de zumos, y evitar las bebidas carbonatadas. "Además, es muy importante ofrecerle los líquidos al anciano de forma regular, cada dos horas, porque generalmente no los va a pedir", apunta.

No obstante, para los que tengan dificultades a la hora de tragar, bien sea por problemas en la boca, estar recibiendo quimioterapia o presentar algún problema de demencia o trombosis cerebral, resultan muy eficaces los productos que solidifican el agua y las gelatinas de diferentes sabores. El verano es la época propicia para aprovecharse de las frutas y verduras típicas de la temporada, como el melón o la sandía, muy ricos en líquido.

En total, el agua constituye las dos terceras partes del peso de una persona, si bien su contenido es mayor en los hombres que en las mujeres, con una clara tendencia a disminuir con el paso de los años como consecuencia del incremento de la grasa corporal. "Las personas de edad avanzada deben tomar al menos ocho vasos de agua cada día

Las personas de edad avanzada deben tomar al menos ocho vasos de agua cada día

, que con altas temperaturas pueden ser más", señala la profesora de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, Carmen Cuadrado, quien aconseja llenar una botella de agua y beber de ella con cierta regulación, "siempre antes de tener sed".

Se calcula que un hombre adulto tiene aproximadamente un 60% de agua y una mujer, cerca de un 50%. En este sentido, un estudio realizado por el Grupo de trabajo "Salud Pública" de la Sociedad Española de Nutrición (SEN) reconoce, además, que "una persona puede vivir meses sin ingerir alimentos, dependiendo de sus reservas corporales, pero sin el aporte de agua el periodo de supervivencia es tan sólo de unos días".

Por otro lado, en el informe se recuerda que el agua puede ser considerada por sí misma como un verdadero nutriente para las personas mayores, puesto que "no hay otra sustancia tan ampliamente involucrada en funciones tan diversas", al servir como transportador de nutrientes y vehículo para excretar productos de desecho, además de para lubricar y proporcionar soporte estructural a tejidos y articulaciones. "Pero quizás -prosigue el estudio- una de sus funciones más importantes está relacionada con la termorregulación. La evaporación del agua a través de la sudoración y transpiración constituye un mecanismo termorregulador muy eficiente, evitando variaciones de temperatura que podrían ser fatales. La vida sin agua sería imposible".

Así las cosas, resulta imprescindible incluir el agua en la dieta diaria y perder el miedo a que su ingesta incremente el riesgo de incontinencia urinaria, puesto que las consecuencias de no tomar líquidos son mucho más graves que las del segundo caso, según explica Gómez Pavón.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en