Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Curiosidades

Tipos de contenidos: Alimentación

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

¿Es necesario descongelar las verduras congeladas?

Antes de cocinar verduras congeladas es importante atender a las indicaciones del fabricante, pero en general, no hay que descongelarlas, ya que así mantienen sus propiedades

  • Autor: Por ASEVEC
  • Fecha de publicación: 21 de septiembre de 2018
Imagen: congerdesign

A pesar del consumo cada vez mayor de verduras congeladas, existen muchas dudas acerca del proceso de congelación al que son sometidas y de la forma correcta de cocinarlas. Muchas cuestiones tienen que ver con la cadena de frío y la ultracongelación. Por eso a continuación resolvemos algunas de ellas, como de qué maneras se pueden preparar estas verduras en la cocina, si es necesario descongelarlas antes de llevarlas al fuego o cómo reconocer un paquete que ha sufrido variaciones de temperatura.

Trucos sobre las verduras congeladas que le harán la vida más sencilla

A la hora de cocinar verduras congeladas es importante atender a las indicaciones del fabricante, normalmente ubicadas en la etiqueta del producto ya que, dependiendo de la tipología del alimento, de su cantidad y de su composición, esta información puede variar. En general, es mejor no descongelar las verduras antes de cocinar, ya que así mantienen sus propiedades.

En el caso de que sea necesario descongelar el producto, es importante hacerlo en el frigorífico, evitando cambios bruscos de temperatura, siempre de forma cubierta o en su envoltorio cerrado, separados del resto de los alimentos. Es fundamental consumir las verduras en un plazo de 24 horas una vez descongeladas y, en ningún caso, congelar alimentos de forma parcial o descongelarlos y congelarlos otra vez. Las verduras congeladas pueden mantenerse en perfecto estado hasta 24 meses, aunque siempre es recomendable comprobar la fecha de caducidad.

En cuanto a su preparación, si el producto se mantiene a la temperatura adecuada hasta el momento de su cocción, bastará, en la mayoría de los casos, con introducirlo en agua hirviendo con sal. No será necesario descongelarlo antes, a no ser que se trate de una cantidad muy grande. Un buen truco para no perder el color vivo de las verduras es agregar una pizca de bicarbonato a la cazuela.

Aunque la cocción es la técnica más común para preparar las verduras, también se pueden saltear o preparar al vapor. En el caso del salteado, es importante añadir las verduras a la sartén en pequeñas cantidades para que el agua que contienen se evapore rápidamente; con cuatro vueltas estarán listas. En el caso de la preparación al vapor bastarán tan solo cinco minutos.

Imagen: jules:stonesoup

Cuidar la cadena de frío

Lo más importante es que se haya respetado, en todo momento, la cadena del frío, desde el momento de la recolecta del producto hasta su preparación final. Para comprender la importancia de este proceso es fundamental conocer todas las etapas por las que pasan las verduras durante su ultracongelación y transporte hasta llegar a la cesta de la compra. Estas fases son imprescindibles en la consecución y el cuidado de la cadena del frío.

Las verduras se recolectan en su momento óptimo de maduración; de esta forma, la materia contiene la máxima cantidad posible de nutrientes. A continuación, se trasladan a la fábrica, donde se lavan y escaldan y, posteriormente, se ultracongelan a gran velocidad. Durante las diferentes fases de transporte también se emplean técnicas especializadas para el mantenimiento de la temperatura óptima de los alimentos.

El cuidado de la cadena del frío también debe llevarse a cabo tras adquirir el producto en el supermercado, es importante que pase el menor tiempo posible fuera del congelador. Por ello, se deben adquirir los congelados en el último momento, antes de abandonar el establecimiento de compra, y transportarlos en bolsas isotérmicas. Aunque el súper debe mantener los productos congelados en las condiciones adecuadas, es esencial comprobar que la nevera indique una temperatura inferior a 18 grados bajo cero. Del mismo modo, es fundamental comprobar el estado del producto. Excepto las acelgas y espinacas, las verduras no deben formar un paquete compacto. Si es así, significa que la temperatura ha sufrido variaciones en algún punto, es decir, se ha comenzado a descongelar y se ha vuelto a congelar después. Finalmente, el paquete no debe presentar escarcha.

Si se respeta de forma adecuada la cadena del frío durante todo el proceso de ultracongelación, transporte y preparación de las verduras, éstas se mantendrán en perfecto estado. Las verduras congeladas conservan todas sus vitaminas y minerales, por tanto, se convierten en la opción más cómoda y económica para los consumidores. Además, la gran variedad de vegetales y la posibilidad de consumirlos en cualquier época del año hace que estos se adapten a todos los gustos.

Con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de incorporar las verduras en la dieta diaria como hábito de vida saludable, la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) cuenta con un espacio en Internet que permite conocer con profundidad y rigor el mundo de las verduras congeladas. En la página se puede ver el proceso de fabricación de las verduras congeladas, las zonas españolas donde se recogen las diferentes variedades, consejos de salud y hasta el mejor tratamiento y uso en la cocina para elaborar platos deliciosos.

Etiquetas:

congelación, verduras


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos


ASEVEC

Otros servicios


Buscar en