Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Reducir la fibra en caso de diarrea

Una de las características de la dieta en la diarrea es la introducción progresiva de alimentos de carácter astringente y sin residuo.

  • Última actualización: 8 de abril de 2002

A pesar de que existe una gran variabilidad individual en cuanto al ritmo intestinal en las personas sanas, se acepta que diarrea es el aumento de frecuencia, volumen o fluidez de las deposiciones. Se considera patológica cuando el peso de las heces supera los 225 gramos al día, con un contenido acuoso mayor al 70% de la masa total.

La diarrea puede ser aguda o crónica. La aguda, generalmente es de tipo infeccioso, a consecuencia de una intoxicación alimentaria (alimento o bebida contaminado por bacterias, virus, parásitos) o bien porque la persona tiene reducidas las defensas de su organismo (toma de antibióticos, fármacos contra el cáncer, por infección por VIH u otras causas). También puede ser provocada por abuso de laxantes y cambios repentinos en la alimentación, tales como el aumento brusco del consumo de alimentos ricos en fibra.

La excreción repetida de heces líquidas se suele acompañar de grandes pérdidas de líquidos y electrolitos, y con frecuencia, puede ser causa o consecuencia de un cuadro de malabsorción (determinados nutrientes de la dieta no se pueden aprovechar).
Por ello, el tratamiento dietético se basa en dos pilares fundamentales: evitar la deshidratación mediante reposición de agua y electrolitos y mejorar o mantener un buen estado nutritivo.

Reducir la fibra de la dieta.
En el periodo agudo, tras la pausa de reposo digestivo (ayuno), una de las características de la dieta es la introducción progresiva de alimentos de carácter astringente y sin fibra o residuo, con el fin de normalizar el funcionamiento intestinal. Cuando la evolución es favorable, se debe reinstaurar una alimentación normal.

Para reducir la cantidad de fibra o resíduo
Evitar alimentos ricos en fibra: Verduras, frutas, legumbres, frutos y frutas secas y productos integrales (muesli, pan integral, etc.)
Preferir la fruta cocida o al horno sin piel, en almíbar sin el jugo o bien en forma de zumos colados no ácidos y sin azúcarar...
Incrementar la cantidad de alimentos ricos en pectina, fibra soluble con efecto astringente: manzana rallada y oscurecida (ligeramente oxidada), pera cocida, patata hervida "chafada" o en forma de puré, membrillo, plátano maduro.



Otros servicios


Buscar en