Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Refrescos y calorías casi vacías

Los niños que consumen algún refresco azucarado cada día incrementan su riesgo de obesidad en más de un 50%.

  • Última actualización: 6 de mayo de 2002

A veces su hijo va pedir un refresco en un restaurante de comida rápida o una bebida de fruta que haya visto anunciado en la televisión. ¿Son bebidas prohibidas? Las bebidas artificiales con sabor a fruta y los refrescos que contienen azúcar o edulcorantes calóricos añadidos (fructosa) son productos de la categoría de los dulces, por lo que deben consumirse ocasionalmente, con el fin de respetar el equilibrio dietético. Recientemente, varios estudios han alertado del aumento de la obesidad infantil, un fenómeno que puede atribuirse, en parte, al consumo de bebidas azucaradas. Los niños que consumen algún refresco de este tipo cada día incrementan su riesgo de obesidad en más de un 50%.

¿Son bebidas prohibidas?
Cualquier alimento, consumido ocasionalmente y con moderación, puede formar parte de una dieta saludable y equilibrada. No obstante, es importante que sepa la composición de los refrescos, con un valor nutricional casi nulo. Cabe destacar las calorías del azúcar que puedan contener a no ser que se trate de bebidas light en las que se ha sustituido el azúcar por edulcorantes químicos sin calorías. Las calorías que aportan son "vacías", es decir, que no nutren al organismo. Una lata de refresco edulcorado con sacarosa (azúcar común) contiene unos 35 g de esta sustancia (el equivalente a 6 terrones pequeños de azúcar). La adicción de gas carbónico que se disuelve muy bien en agua y azúcar son ingredientes comunes en bebidas tipo cola. Estas además añaden cafeína que suele proceder del extracto de nuez de cola, un fruto tropical que contiene esa sustancia excitante y ácido fosfórico. Esta última, precipita con el calcio reduciendo la absorción de este mineral, por lo que no se recomienda un consumo excesivo, especialmente en jóvenes y adolescentes dada la importancia del calcio en el correcto desarrollo óseo.

Enlaces de interés:
revista.consumer.es:Mantener el cuerpo bien hidratado refrescándose




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto