Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Prevención de las enfermedades cardiovasculares desde la infancia

En su aparación influyen numerosos factores, algunos de los cuales pueden ser modificados: dieta, estilo de vida y factores de riesgo asociados

  • Última actualización: 24 de marzo de 2009


Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. Su impacto demográfico, sanitario y social está aumentando y va a continuar haciéndolo en las próximas décadas, según estudios realizados por la Sociedad Española de Arteriosclerosis, la Sociedad Española de Cardiología y otras sociedades afines.

Prevención: la base, una dieta y estilo de vida saludables

Una dieta adecuada y un estilo de vida saludables pueden reducir en gran medida el riesgo de aparición o desarrollo de las enfermedades cardiovasculares. Por ello, es deseable que ya desde la infancia, los niños adopten dichos hábitos, de modo global, y sobre todo aquellos grupos con mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en la edad adulta como son quienes sufren de dislipemias (en especial, hipercolesterolemia), tienen diabetes u obesidad, los niños sedentarios y los que tienen familiares con antecedentes de cardiopatía isquémica precoz.

Recomendaciones generales

La infancia es un periodo de crecimiento y desarrollo en el que las necesidades de energía y nutrientes por kilo de peso corporal son superiores a las del adulto. Por este motivo, las recomendaciones nunca deberán ser demasiado estrictas, ya que se correría el riesgo de incidir de modo negativo en el ritmo de crecimiento y bienestar de los más pequeños.
Es fundamental inculcar la práctica regular de actividad física junto con una dieta equilibrada y ajustada a las necesidades de los niños en este periodo.

Consejos para la confección de menús

* Incluir variedad de alimentos, pero no en grandes cantidades.
* Evitar el exceso de grasas saturadas e hidrogenadas que, consumidas en exceso, tienden a elevar los niveles de colesterol:

  • eliminar la grasa visible de carnes y la piel de aves antes de su cocinado y escoger preferiblemente las carnes menos grasas.
  • enfriar en la nevera los caldos de cocción de carnes y aves para que, solidificada la grasa sobrenadante (sobre todo saturada), pueda retirarse con facilidad.
  • tomar sólo ocasionalmente y en cantidades moderadas: vísceras, embutidos y productos de pastelería, repostería y bollería, snacks… ricos en grasa saturada.
  • aumentar el consumo de pescado (blanco y azul) a mínimo 4 raciones semanales, en detrimento del de carne. Se recomienda el consumo habitual de pescado azul por su riqueza en ácidos grasos w-3.
  • Se permite el consumo de 4-5 huevos a la semana, incluidos los que se utilizan para salsas, rebozados, etc.
  • Incluir lácteos bajos en grasa (usarlos también en la cocina para elaborar: bechamel ligera, pudding, flan, etc.) y con menor frecuencia los semigrasos y grasos.

* Incluir alimentos ricos en fibra (verduras, frutas, legumbre y productos integrales -pan, biscotes, galletas y cereales de desayuno…-) que contribuyen a reducir los niveles de colesterol.
* Tomar al menos tres piezas diarias de fruta, procurando incluir alguna rica en vitamina C (antioxidante) e incluir diariamente verduras a ser posible, una en forma cruda (ensaladas).
* Tomar pastas alimenticias y arroz, entre dos y cuatro veces por semana e incluir cada día cantidad suficiente de cereales como el pan, mejor si es integral.
* Tomar 3 ó 4 veces por semana legumbres, como plato principal o guarnición.
* Combinar cereales, legumbres y féculas sólo con verduras: judías verdes con patata, espinacas con un puñadito de garbanzos, pochas con calabaza y otras verduras, etc., evitando añadir ingredientes grasos de origen animal.
* Emplear guarniciones vegetales para acompañar los segundos platos, así como salsas libres de grasas inadecuadas (nata, mantequilla, etc.), salsa bajas en calorías (especialmente si existe sobrepeso y obesidad) y otras a base de caldos desgrasados, hortalizas y aceite de oliva.
* Limitar el consumo de alimentos muy azucarados y de la sal.
* Beber al menos 1,5-2 L de agua al día (6-8 vasos diarios).
* Leer con atención el etiquetado de los alimentos. Evitar los que tienen en alto porcentaje grasas saturadas -algunas marcas comerciales de margarinas, repostería industrial, snacks fritos en grasas inadecuadas-, y los ricos en sodio y los muy azucarados.

Técnicas culinarias y condimentación


* Utilizar todo tipo de técnicas culinarias, salvo las elaboradas con grasas incadecuadas (mantequilla, nata...). Limitar el consumo de alimentos fritos, rebozados o empanados (resultan más calóricos al absorber más grasa y suelen contener más sodio), en especial si existe exceso de peso o se realizan con grasas inadecuadas. En cuanto a guisos y estofados, se admiten los elaborados con alimentos de origen animal poco grasos (aves, conejo, cortes magros de ternera y cerdo...), con aceite de oliva, harina y caldos desgrasados, hortalizas, etc. P. ej. Estofado de pavo o pollo sin piel a la jardinera, conejo estofado con setas o champiñones, o pescado en salsa verde….
* Usar con moderación la sal y el azúcar.
* Escoger preferiblemente el aceite de oliva tanto para cocinar como para aliñar en crudo; en este último caso es preferible el aceite de oliva virgen. Pueden consumirse también en crudo aceites de girasol y de maíz (P. ej. Aliño de ensaladas, elaboración de salsa tipo mayonesa...).
* Limitar la mantequilla y otras grasas animales (sebo, manteca...) y usar con moderación la margarina vegetal, preferiblemente en crudo.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto