Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Concurso Interescolar
Λ

La lactancia materna facilita la aceptación de nuevos alimentos

El sabor de la leche materna varía según los alimentos que ingiera la madre y ayuda al bebé a aceptar nuevos sabores y a desarrollar y diversificar su sentido del gusto

  • Autor: Por MAITE ZUDAIRE
  • Fecha de publicación: 3 de junio de 2011

Las frutas y las verduras son los primeros alimentos que prueban los bebés con sabores distintos y más marcados que el gusto neutro de los cereales. La aceptación de estos alimentos sólidos y de nuevos sabores durante el destete se refuerza por las primeras experiencias que tengan con variedad de sabores, según se aprecia en distintas investigaciones. Se ha constatado que los lactantes alimentados con leche materna están más dispuestos a aceptar con agrado los alimentos nuevos, en comparación con los lactantes alimentados con fórmula. Una explicación para este hallazgo es que los bebés alimentados con leche materna están expuestos a una variedad de sabores a través de la propia leche, superior cuanto mayor es la diversificación alimentaria de la madre, mientras que la experiencia de los bebés alimentados con fórmula supone una monotonía de sabores, propia de estos productos infantiles. Estos conocimientos sugieren la importancia de que la madre varíe al máximo la dieta y no excluya por norma alimentos considerados de sabores muy fuertes, sino que tras consumirlos, se fije en la reacción del bebé: si le disgusta el sabor, le resulta más incómodo de digerir o si, por el contrario, no nota diferencia.

Dieta de la madre y sabor de la leche

El sabor de la leche materna varía en función de los alimentos que tome la madre. Los científicos estiman que es a partir de los cuatro meses cuando los bebés son capaces de apreciar el sabor salado o los sabores distintos del dulce típico de la leche materna. Por ello, la alimentación de la madre durante toda la lactancia puede marcar y condicionar el consumo de los alimentos sólidos de su bebé.

La alimentación de la madre durante la lactancia puede condicionar el consumo de los nuevos alimentos del bebé

La primera evidencia experimental que apoya la hipótesis de que la exposición temprana de los bebés a una variedad de sabores facilita la aceptación posterior de nuevos alimentos viene de la mano de investigadores del Monell Chemical Senses Center en Philadelphia, Estados Unidos. El estudio, publicado en el 'American Journal of Clinical Nutrition', comprobó que a los bebés que durante un periodo concreto (10 días) se les alimentó con una variedad de vegetales (zanahoria, calabaza, guisantes, judías verdes, patata), repetidos en varias ocasiones, con el tiempo ingirieron sin dificultad más variedad de alimentos. Por el contrario, los bebés alimentados en ese periodo exclusivamente con patatas, con solo una ocasión de exposición a las zanahorias en el primer día de prueba, no mostraron un aumento en la aceptación de las zanahorias.

Además, otra diferencia sustancial fue que los bebés alimentados con leche materna aceptaron mejor los nuevos sabores e incrementaron más el consumo de los nuevos alimentos, en comparación con los lactantes alimentados con fórmula. Del análisis se desprenden varias claves que pueden ayudar a comprender mejor el comportamiento de los bebés hacia los nuevos alimentos tras el destete:

  • Cuanto más variadas sean las verduras que incluya el puré y más tipos de frutas pruebe el bebé en sus primeras experiencias con alimentos sólidos (aunque la introducción sea paulatina y de una en una), mayor será la probabilidad de que acepte una amplia variedad de sabores. La experiencia inicial con diversidad de gustos puede llevar a una mayor disposición a aceptar sabores desconocidos.

  • Es fundamental ofrecer el alimento en repetidas ocasiones, ya que, al parecer, es necesario un número mínimo de exposiciones (hasta 10 veces) para una mejor aceptación de los alimentos.

  • La primera prueba de los distintos alimentos debe hacerse de manera aislada, al menos, en las primeras experiencias, de modo que el puré de verduras de los primeros días sea solo de zanahoria, luego de puerro, calabaza... Con el tiempo, se propondrán mezclas de verduras. Esto permite, por una parte, discernir qué alimento concreto provoca al niño una reacción y, por otra, le permite empezar a discriminar y distinguir los diferentes sabores y aromas de las distintas hortalizas. Algo similar se debe hacer con las frutas.

  • La lactancia materna facilita la aceptación de nuevos alimentos y nuevos sabores, que se refleja tanto en los cambios en el consumo como en la respuesta conductual. En palabras de Adelina García Roldán, consultora en Lactancia Materna, "el sabor de la leche materna cambia según los alimentos que ingiere la madre, y gracias a esto el bebé desarrolla el sentido del gusto". El mundo sensorial de los bebés alimentados con leche materna es muy rico, variado y diferente al de los bebés alimentados con fórmula, con sabores estándar y más constante.

Estos conocimientos se pueden extrapolar a las texturas, de forma que pueda ser interesante exponer a los niños, desde muy pequeños, a texturas diferentes (puré fino, más espeso, con grumos, con pequeños tropiezos de verduras o frutas mal batidas...) para facilitarles la aceptación, sin que muestren tanta reticencia a comer alimentos que no estén bien pasados por la batidora, algo relativamente frecuente con las verduras, que a menudo los niños solo quieren comer en puré.

Incluso se ha constatado que los pequeños expuestos a una alimentación más diversificada en los primeros años de vida son menos propensos a desarrollar problemas alimentarios en edades críticas -entre los 2 y los 7 años-, a tener neofobia o aversión a probar nuevos alimentos.

ALIMENTOS QUE DAN MAL SABOR A LA LECHE

La alimentación de la madre da sabor a la leche. Bajo esta premisa se ha recomendado durante años que la madre evitara el consumo de ciertos alimentos durante el tiempo que durara la lactancia.

El motivo es que el cambio en el olor y el gusto de la leche puede provocar el rechazo de la misma por parte del bebé. Entre los alimentos desterrados por su gusto marcado se incluían cebollas, ajos, verduras de la familia de las coles (col, berza o repollo, coliflor o pella, brócoli y coles de Bruselas), condimentos fuertes (pimienta, pimentón...), espárragos, rábanos o alcachofas.

A la vista de estos conocimientos, el consejo debe ir encaminado a observar al bebé, y no tanto a excluir por norma estos alimentos. Por su conducta, por sus gestos o por cómo se comporta su cuerpo (consistencia y frecuencia de las heces), se puede saber si algún alimento le resulta más incómodo de sabor o más difícil de digerir. Será entonces, cuando se haya comprobado la reacción del bebé, cuando se evite algún alimento, si fuera preciso, o se consuma distanciado de la hora de la toma.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto