Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

^

El pescado

Los ojos del pescado deben ser brillantes, voluminosos y cristalinos

  • Última actualización: 4 de marzo de 2003

El consumo de pescado es muy importante en la llamada dieta mediterránea. Los especialistas consideran necesario comer pescado al menos tres veces por semana. Debemos seguir unas normas básicas en la compra de los frutos del mar:

1. Se debe comprar el pescado entero y sin olores extraños. El vendedor ha de cortar la pieza como pida el cliente.

2. Las branquias han de ser de un color rosa o bermejo. Debemos evitar las agallas de colores verdosos o marrones.

3. La carne debe ser firme. Si el pescado es muy fresco apreciaremos el "rigor mortis". Así, los pescados pequeños se mantienen tiesos al asirlos y los grandes, mantienen la forma cuando se los corta en rodajas.

4. El abdomen debe estar intacto, no debe desprender olor anómalo y la grasa no debe tener un color amarillento.

5. La piel debe brillar y las escamas no deben desprenderse con facilidad.

6. Los ojos del pescado deben tener un aspecto brillante, voluminoso y cristalino. Rehusaremos comprar los que presenten ojos aplastados, vidriosos o rosáceo.

7. En el mercado es importante que el pescado no esté expuesto a luz directa y que esté en contacto con hielo.

Etiquetas:

escamas, olor, pescado




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto