Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

Cocinar en el microondas

Este electrodoméstico permite la preparación de casi todos los alimentos y en muy poco tiempo

  • Fecha de publicación: 1 de octubre de 2008

Con el microondas es posible obtener de forma perfecta y en tiempos brevísimos la preparación de entremeses, sofritos, jugos, salsas, primeros platos o sopas, entre una gran variedad de platos. Para ello, no obstante, deberemos seguir algunas reglas y poner en práctica algunos trucos de cocinado.

Cocinar líquidos

La cocción de líquidos en el microondas aporta platos sabrosos, ligeros y digestivos

En el microondas podemos cocinar sofritos, jugos y salsas y sopas caldosas. Los sofritos exigen poco condimento porque éste no se absorbe a causa de la rapidez de la cocción. De esta manera, los sofritos preparados con el microondas resultan sabrosos, ligeros y muy digestivos. En el caso de los jugos y las salsas la ventaja es que no se pegan en el recipiente siempre que se preparen sin tapadera para que puedan perder la mayor parte del líquido contenido.

En las salsas más suaves y los jugos a base de tomate es conveniente, sólo en los primeros momentos, el empleo de una potencia elevada para pasar a continuación a una potencia inferior. Es aconsejable cocer las salsas en recipientes anchos y bajos para favorecer la rapidez y la evaporación; de esta forma las verduras mantienen su color y sabor natural.

Por último, las sopas caldosas es conveniente cocerlas destapadas, directamente en el recipiente de servicio o en tazones individuales y tapar únicamente las más caldosas para evitar salpicaduras en las paredes del horno o para acelerar el tiempo de cocción.

Platos sólidos

Además de pasta y arroz, para los que la cocción es más o menos la misma que la cocción tradicional, podemos utilizar el microondas para preparar carnes. Para que queden tiernas es conveniente que se cuezan tapadas para que se distribuya mejor el calor e impida una excesiva deshidratación, que las haría demasiado secas. Es importante respetar los tiempos de cocción, así como los tiempos de reposo.

Debemos evitar la cocción de trozos excesivamente grandes y efectuar, en los asados, un dorado posterior en un honor convencional. Es recomendable sazonar en el último momento para impedir también la deshidratación. La carne la podemos cocinar de distintas formas dependiendo del tipo de pieza de que se trate:

  • Fileteada. En este caso es aconsejable hacer un corte en los extremos de los filetes o chuletas para evitar que se curven durante la cocción.
  • Estofados. Requieren poco líquido y una intensidad moderada.
  • Salchichas y embutidos. Deberán perforarse en varios puntos con una aguja o tenedor fino para evitar que estallen durante la cocción.
  • Aves y conejo asados. Para el dorado tradicional se utiliza el grill o el horno convencional. Para ello, colocaremos el pecho del animal en el fondo del recipiente y las extremidades las envolveremos en un trozo de papel, que se tendrá que quitar a media cocción para que todo quede igualmente cocinado. Conviene dejar escurrir el jugo de cocción que se desprende de las aves muy grandes y mantener el recipiente tapado durante el reposo.

Guisar el pescado en el microondas es muy fácil y el resultado es ligero y sabroso. El tiempo de cocinado del pescado fresco es un poco mayor que el del congelado y es importante que durante la cocción y el reposo se mantenga el recipiente tapado. Los filetes de pescado congelado se pueden preparar recién sacados del congelador; aunque si son piezas grandes se recomienda descongelarlas previamente. Además, los pescados pueden cocinarse con su piel.

Los mariscos, una vez limpios y lavados, también pueden cocerse en el microondas. Si se quiere obtener un jugo sabroso se puede añadir al recipiente vino, aceite o hierbas aromáticas, por ejemplo. Los crustáceos se han de cocer enteros con su caparazón en una cazuela tapada, al natural o rociarlos con aceite y especias.

Los huevos son un alimento muy delicado y exigen una especial atención a la hora de prepararlos. Los tiempos de cocción son mucho más breves que los normales. Hay que tener en cuenta que, después del tiempo programado, los huevos se siguen cociendo debido al calor acumulado. La yema contiene más cantidad de grasa que la clara, y por eso se hace necesario pincharla con un palillo o aguja porque el vapor podría hacerla reventar. La cocción de la clara acabará durante el tiempo de reposo con el recipiente destapado. El horno microondas es muy recomendable para la elaboración de huevos al plato o estrellados.

En el caso de las verduras no se precisa la adición de gran cantidad de agua. Cubriremos el recipiente para que, de esta manera, el vapor acelere la cocción de las verduras. Si la verdura es muy acuosa no necesita tapadera o se quita a mitad de cocción. Los tiempos de preparación varían según el grosor de las verduras, su madurez y su naturaleza. Cuanto más rápida sea la cocción de las verduras mejor conservarán todas sus propiedades naturales. La sal se añade al final.

Para las patatas, si éstas son nuevas se pueden cocer sin adición de líquido, mientras que a las viejas hay que añadirles un poco de agua. Los quesos requieren una cocción a baja potencia y muy breve, ya que el exceso de tiempo puede endurecerlos.

DULCES Y FRUTAS TAMBIÉN

Imagen: yohan hmmm

Con el horno microondas se pueden elaborar multitud y variados postres. Un ejemplo son las tartas; sin embargo, cuando se decide por este tipo de preparación hay que tener en cuenta que su aspecto final será diferente que el de las elaboradas en hornos convencionales ya que no tendrán zonas doradas o cortezas.

Cuando elaboramos un bizcocho en el horno microondas es conveniente aumentar ligeramente la cantidad de claras de huevo para conseguir una mayor esponjosidad. Para la preparación podemos utilizar moldes de corona que facilitarán su cocción, y taparlos con una película transparente o papel aceitado. Es importante saber que las tartas tienden a resecarse por lo que se deben consumir rápidamente.

Mediante esta técnica, los pudings y las cremas se cuecen uniformemente y necesitan un tiempo inferior al tradicional. Hay que tener en cuenta que debe apagarse el horno cuando el centro del alimento esté aún líquido, ya que se terminará de hacer durante el proceso de reposo y enfriamiento.

La fruta, al igual que las verduras, cocinadas en el horno conserva todas sus cualidades, por que necesita poco tiempo de cocción. La fruta se cocina sin adición de agua, entera o en trozos, incluso si se trata de frutas secas, como ciruelas pasas, orejones de melocotón e higos secos, que previamente se habrán puesto en remojo durante un período corto de tiempo. Es aconsejable iniciar la cocción de la fruta con sólo la mitad de azúcar y añadir el resto a mitad de la cocción. Con el horno microondas se pueden elaborar mermeladas y confituras.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto