Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

^

La pasta fresca en ensalada

La ventaja de la pasta fresca es que se cuece en la mitad de tiempo que la seca y sorprende por su suave textura

  • Fecha de publicación: 9 de mayo de 2011
Imagen: Javier Lastras

Una de las elaboraciones más universales en la gastronomía es la pasta, seca o fresca. Este alimento simple en sus ingredientes y sencillo de elaborar aparece en los recetarios de todo el mundo: de Asia a América, desde la cocina china hasta la cocina con orígenes italianos. En esta última, la pasta es un ingrediente elemental. El arte de elaborar pasta es un placer. Si gusta cocinar y se dispone de tiempo, resulta curioso probar y elaborar pasta fresca al menos una vez. Es una buena manera de crear un ambiente agradable y divertido en la cocina, ya sea con amigos o con la familia. No obstante, para quien no dispone de tiempo para elaborar la pasta en casa, el mercado ofrece todas las variedades de pasta fresca imaginables. Una de las ventajas de este tipo de pasta es que se cuece en la mitad de tiempo que la seca y sorprende por su suave textura. Eroski Consumer ha elaborado más de 160 recetas de pasta, que se pueden adaptar según guste cocinarlas con este alimento fresco o seco.

Mezclas muy apetitosas en ensalada

Uno de los platos más recomendables para disfrutar de las distintas variedades de pasta -tagliatelles, espaguetis, bucatinis, fusillis, farfulle- son las ensaladas. La ventaja de cocinar la pasta fresca es que se cuece en la mitad de tiempo y sorprende por una textura suave. El resultado del plato es mejor si la pasta se cocina "al dente", es decir, en su punto justo de cocción.

Una vez que la pasta fresca está cocida, se puede servir de base de una ensalada. El siguiente paso es elegir los ingredientes con los que se acompañará, algo que resulta fácil porque la pasta fresca, debido a su sabor neutro, se puede combinar con casi cualquier alimento.

La pasta fresca, por su sabor neutro, se puede combinar en el plato con casi cualquier alimento

Con verduras frescas, como lechugas variadas, tomatitos, pepino y cebolleta, que conforman una ensalada de pasta colorida; o con verduras cocinadas, como judías verdes, alcachofas, calabacines o berenjenas. Ya sea con un salteado o con un pequeño pisto de verduras y una guarnición proteica, como marisco, pescado o carnes suaves de pechuga de pavo y pollo.

Como aderezo, se puede aliñar con cualquier vinagreta refrescante elaborada con aceite de oliva virgen extra y vinagre balsámico o de manzana, e incluso, se sugiere sustituir el vinagre por zumo de alguna fruta cítrica. No se debe descartar la utilización de alguna hierba aromática para dar un toque especial a la ensalada.

Ricas propuestas para cocinar pasta fresca

Lo habitual al servir un plato de pasta es acompañarla de salsas tomatadas, boloñesa, de queso, con nata o carbonara. También hay recetas más digestivas y ligeras, como el salteado de pasta con verduras, y con salsas suaves, como las aromatizadas con toques cítricos, la salsa de ajo ligado con un poco de zumo de pomelo o acompañada de gambas.

La pasta aliñada solo con aceite de oliva y hierbas aromáticas frescas es una guarnición sencilla y sabrosa para carnes y pescados a la plancha

Pero la pasta se puede elaborar de múltiples maneras, ya sea como elemento de guarnición o como elemento principal de una receta. La pasta ligeramente aliñada con aceite de oliva y unas hierbas frescas troceadas como albahaca, tomillo o un poco de cebollino recién troceado es una guarnición sencilla y sabrosa para carnes y pescados cocinados a la plancha o asados. La combinación conforma un plato único muy completo, que aporta proteínas e hidratos de carbono.

EL SECRETO: LA PASTA

Para cocinar la pasta "al dente", lo más adecuado es cocerla en agua hirviendo (un litro de agua por cada 100 gramos de alimento). Al agua de cocción se añade un chorro de aceite de oliva y, cuando rompa a hervir, un poco de sal. Cuando alcanza el punto de ebullición, se añade la pasta y se remueve de vez en cuando para que no se apelmace.

La pasta está "al dente" cuando está cocida en el exterior, pero en el interior queda un pequeño hilo de pasta cruda. En ese momento, se retira del fuego y se escurre, se pasa el escurridor por agua fría del grifo, se vuelve a escurrir y se unta con un poco de aceite de oliva para que no se apelmace.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto