Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

Día del Padre: sorpréndelo con un desayuno

Tres opciones para comenzar la jornada de una manera deliciosa y agasajar a papá en su día

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Última actualización: 13 de marzo de 2015
Imagen: genious2000de

Una estupenda manera de comenzar el Día del Padre es agasajarlo con un desayuno especial. Solo se necesita planificar el contenido y la presentación para tener todos los ingredientes e implementos en casa el día anterior. Una posibilidad muy divertida es preparar este banquete entre todos, incluido papá. Así se conseguirá que ese momento sea una de las mejores actividades familiares del día. Otra alternativa es prepararlo a hurtadillas y sin hacer mucho ruido. Este formato es muy entretenido, sobre todo, para los niños. A continuación, se brindan tres opciones de desayunos con encanto para papá.

Tres desayunos para papá

  • Imagen: CONSUMER EROSKI

    Opción 1: el desayuno sencillo.

    Lo prepararán los niños, con un poco de ayuda. Lo mejor es hacer unas tostadas francesas. Para ello se humedecen unas rebanadas de pan de molde en leche con azúcar y canela y se cocinan en una sartén (estilo a la plancha) con un poco de mantequilla. Cuando estén doradas "vuelta y vuelta", se sacan del fuego. Se acompañan con un zumo de fruta recién elaborado y un estupendo café. Si no apetece lo dulce, se pueden preparar unas tostadas con un chorrito de aceite de oliva, unas lonchas de jamón de pavo y unos tomates cherry. Esto puede ayudar a que el desayuno sea, además de rico y variado, muy vistoso y nutritivo. Sin duda, con esto papá se levantará de la cama con una sonrisa.

  • Opción 2: el desayuno colectivo.

    Muy adecuado para el "público infantil". La idea es colaborar todos en la cocina. Así, los más pequeños pueden preparar unas brochetas de frutas frescas. Los adultos pelan y trocean la fruta y les enseñan a insertar los trocitos en las brochetas de una manera creativa, combinando colores y texturas. Las mejores opciones son: fresas, plátano, manzana, piña, kiwi y gajos de mandarina o naranja.

    Imagen: CONSUMER EROSKI
    Mientras, los niños más mayores o los adultos pueden elaborar un chocolate caliente con un poco de leche y agua, como se hacía antiguamente. Se remueve de manera constante el chocolate para que no se pegue al fondo de la cazuela y, cuando esté cremoso y estupendo de sabor, se vierte sobre las tazas (transparentes, si puede ser). Se corona con un poco de nata montada y una pizca de canela. Se acompaña con unos panes de hogaza tostados, a modo de picatostes, o unos bizcochos de soletilla para untar en el chocolate. Con las brochetas de multifrutas, la combinación es perfecta.
  • Opción 3: el brunch.

    Si los hijos son un poco más mayores, otra manera de preparar un desayuno familiar y no madrugar tanto es colaborar todos para darle al festín un toque más cosmopolita, adulto y a la vez divertido. La idea es montar un brunch o "desayuno-almuerzo". En este caso, se pueden tener ya preparadas ciertas cosas, como la bollería casera. Un bizcocho de yogur o un bizcocho de zanahoria, unas magdalenas artesanas o unos cupcakes son algunas posibilidades. Bastará conservarlas desde el día anterior en un caja hermética, para que no se sequen. También se puede dejar preparada la masa de los cruasanes y hornearlos en el mismo día. Si se quiere algo más sencillo, se pueden tostar unos panecillos en el momento y acompañarlos con mantequilla y un surtido de dos o tres tipos de mermeladas, azúcar moreno o miel.

    Imagen: CONSUMER EROSKI
    Pero un brunch tiene, además, una parte salada. Para eso hay que preparar unas rebanadas de pan rústico tostado en el horno con un hilito de aceite de oliva y, para acompañar, tomate rallado con unas gotas de aceite y sal, unas lonchas de jamón ibérico o unas láminas de salmón ahumado. Por supuesto, es posible incluir una tortilla de patata (tradicional o rellena de setas o bonito), que siempre triunfan en cualquier almuerzo. En cuanto a las bebidas, se servirán zumos de frutas, infusiones, café y agua. Para el toque final, nada mejor que unos tarros con frutas troceadas y yogur natural, por encima endulzado con unas cucharadas de mermelada de frutas caseras... ¡una delicia para este desayuno tan especial!

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto