Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

Las mejores recetas con tomate

Cinco ideas deliciosas para aprovechar todo el sabor y las propiedades de una de las hortalizas más versátiles en la cocina

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Última actualización: 18 de septiembre de 2016
Imagen: belchonock

Comer un tomate de huerta maduro, en su justo punto, es un auténtico placer. Nada se compara con el sabor y la jugosidad de los tomates veraniegos. Por eso, esta época es idónea para utilizar esta hortaliza como protagonista de nuestros platos. Lo bueno es que algunas de estas ideas se pueden poner en práctica en otras estaciones, ya que hay tomates durante todo el año gracias a las importaciones y al cultivo en invernaderos. Las siguientes son cinco recetas deliciosas para disfrutar de este fruto.

1. Como entrante veraniego: fruta y tomate

La combinación de fruta y tomate suele dar muy buenos resultados. El punto dulce de la fruta combina y complementa el toque ácido del tomate, con lo que se consigue un sabor muy redondo y fresco.

Un tartar de sandía y tomate hará que convirtamos esta receta en uno de los clásicos de nuestra mesa, sin olvidar que podemos combinar con otras frutas, como melón, melocotón, nectarina... ¡Las frutas del verano con tomate al poder!

  • Tartar de sandía y tomate. Pelamos y cortamos dos tomates de ensalada bien maduros en cuartos, descartando las semillas, y luego lo cortamos en trocitos. Pelamos y despepitamos la sandía, y la troceamos en cuadraditos muy pequeños. Cortamos en brunoise muy pequeño un trocito de cebolleta fresca y medio diente de ajo. Mezclamos el tomate con la sandía y aderezamos con la cebolleta, el diente de ajo, un par de cucharadas de salsa de soja, cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra y unos tallos de cebollino.

    Introducimos el tartar en la nevera durante un par de horas para que su sabor se potencie. Cuando lo sirvamos, podemos aliñar con unas gotas de vinagre balsámico (pero no es imprescindible).

2. Cuando queremos conservar los tomates todo el año

Cuando la cosecha es muy abundante, llega un punto en el que estamos cansados de comer tomates a todas horas. Si ya no sabemos qué hacer con ellos, y estamos hasta arriba de la salsa de tomate, la mejor opción es desecarlos y conservarlos en aceite de oliva. Así podremos utilizarlos el resto del año en ensaladas, platos de pasta y arroces o como guarnición diferente, con un toque dulzón.

  • Tomates secos en aceite. En primer lugar, desecaremos los tomates. Los lavamos y los cortamos (por la mitad, si son pequeños, o en rodajas, si son medianos). Los colocamos sobre una bandeja de horno con papel para hornear. Espolvoreamos por encima una cucharadita de azúcar y una pizca de sal, y si nos gusta darle un toque aromático, podemos agregar una pizca de tomillo y de pimienta rosa recién molida. Desecamos con el horno a 90 ºC durante tres o cuatro horas, vigilando de vez en cuando que no se tuesten.

    Cuando estén en el punto de desecado deseado, sacamos del horno la bandeja y dejamos que se enfríen al aire, sobre la propia bandeja. Una vez fríos, los introducimos en un bote de conserva, agregamos dos dientes de ajos enteros -con piel, ligeramente machacados-, unas hojas de albahaca fresca y tomillo en rama fresco, y cubrimos con aceite de oliva. Reservamos en la nevera hasta su utilización para acompañar ensaladas con queso, como entrante con unas anchoas o unas láminas de ibérico, o guarnición en platos de pasta y de pescados asados a la parrilla.

3. Tomate festivo, con un toque de alcohol

No solo de zumos sanos y de smoothies viven las personas. De vez en cuando nos apetece un toque más fuerte en nuestra dieta. Agregar un toque de vodka a un zumo de tomate recién exprimido es una delicia que sorprende.

  • Cóctel de zumo de tomate preparado

    Lavamos cuatro o cinco tomates y pelamos un limón. Troceamos y pasamos por la licuadora, primero el tomate, luego el limón. Vertemos en una coctelera el zumo de tomate y limón, agregamos una buena cantidad de hielos, un toque de tabasco, una pizca de sal, unas gotas de salsa Perrins y dos golpes de vodka. Cerramos la coctelera y agitamos alegremente unos instantes. Servimos el cóctel de tomate preparado en copas o vasitos muy fríos con unas pajitas, hielo si se quiere y unos tallitos de apio.

4. Tomates como recipiente: un plato veraniego y nutritivo

Los tomates se pueden vaciar, rellenar, hornear y servir calientes o, también, presentar en frío. Servir unos tomates rellenos de ensaladilla rusa, fresquita, es una idea que no puede faltar en ninguna mesa veraniega.

  • Tomates rellenos de verduras. Cocemos un par de patatas con piel, se dejan enfriar, se pelan y se trocean muy pequeñitas. Cocemos dos zanahorias peladas en cubitos pequeños, los guisantes congelados y las vainas en tiras. Hervimos todo durante 15 minutos en una cazuela con agua y una pizca de sal. Una vez cocidas, refrescamos, escurrimos y reservamos.

    Colocamos las patatas en una fuente junto con la zanahoria, las vainas y los guisantes cocidos. Picamos un huevo cocido. Lavamos los tomates, los vaciamos y picamos su pulpa, que mezclamos con el resto de hortalizas. Aliñamos con aceite de oliva y mayonesa, picamos un puñadito de aceitunas sin hueso y con esta masa rellenamos los tomates.

    Introducimos en la nevera hasta el momento de servir. Si no hace un día muy caluroso, no hace falta que estén justo hasta el último momento en el frigorífico; se pueden sacar unos minutos antes.

5. Gazpacho andaluz: de plato humilde a rey del verano

Qué decir del plato por antonomasia de las sopas frías del verano. Aquí la variedad es casi infinita: gazpachos, salmorejos, verduras frescas, agua, aceite... Cada pueblo y cada casa los prepara a su manera, con más o menos ingredientes, agregando frutas y hortalizas cada uno a su gusto. Este sí que es un triturado sano y equilibrado.

  • Gazpacho andaluz con pan de hogaza. Lavamos un kilo de tomates, quitamos la parte dura de la corona y los troceamos. Los colocamos en un vaso de batidora, lavamos medio pimiento verde, retiramos la parte del tallo y quitamos las pepitas del interior, troceamos, apartamos un poquito para guarnición y mezclamos el resto con el tomate. Pelamos un ajo, retiramos el tallo interior y juntamos con el tomate y pimiento verde. Por último, pelamos un pepino, troceamos, dejando unos trocitos como guarnición, y el resto lo agregamos en el vaso de la batidora. Trituramos todas las verduras y colamos el zumo resultante en un colador chino, para que nos quede una crema fina.

    En otro vaso de batidora colocamos 100 gramos de pan previamente remojado en agua fría; añadimos un chorrito de aceite de oliva, un par de cucharadas de vinagre de Jerez y una pizca de sal. Trituramos durante cinco minutos con la batidora a máxima potencia hasta que nos quede una crema fina. Si tiene demasiada consistencia, podemos agregar un poco de agua fría y trituraramos de nuevo hasta que adquiera la consistencia deseada. Mezclamos con las hortalizas trituradas, ponemos a punto de sal y enfriamos en una jarra tapada dentro de la nevera durante dos horas como mínimo.

    En el momento de servir, removemos el conjunto, añadimos unas gotas de aceite de oliva virgen extra y acompañamos de unos trocitos de pan de hogaza frito que habremos reservado, así como unos trocitos de pimiento verde y pepino troceados en cuadraditos.

Etiquetas:

cocinar, tomate, vegetales


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto