Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

5 alimentos para celebrar la llegada del invierno

Preparaciones irresistibles para degustar en los meses fríos, desde tentempiés hasta postres

  • Autor: Por LAURA CAORSI
  • Última actualización: 25 de enero de 2017
Imagen: bit245

Ya sea por los ingredientes o por la preparación, hay recetas que hacen pensar en el invierno. Un chocolate caliente, unas manzanas asadas, un cuenco de sopa en las manos... Los platos calentitos hechos con alimentos de temporada tienen un encanto especial en los meses más fríos del año. Por ello, en este artículo se recopilan cinco exquisitas recetas dulces y saladas para rendirle tributo al invierno, desde aperitivos y tentempiés hasta meriendas y postres. ¡Todas son muy fáciles de hacer!

1. Castañas y frutos secos

Imagen: Lena_Zajchikova

Los frutos secos son alimentos muy saludables y es importante incorporarlos a la dieta de manera habitual. Como cuenta el chef Peio Gartzia en este artículo, quedan muy bien en ensaladas, en estofados, con carnes al horno... y, por supuesto, solos. Aunque tienen la mala fama de ser "alimentos que engordan", conviene recordar que no es cierto. En cualquier caso, las castañas son uno de los frutos secos con menos calorías. Durante el invierno se pueden disfrutar calentitas, asadas, hervidas o en puré.

2. Boniatos a la plancha, en bastones

Imagen: bit245

Hay muchas maneras de preparar boniatos: fritos, salteados, hervidos, asados, en crema, en puré... El boniato es un tubérculo muy similar a la patata, de modo que casi cualquier receta que haga con patatas es posible aplicarla a este alimento tan vistoso, rico en potasio y en hidratos de carbono. Su sabor dulzón y su textura hacen de él un ingrediente muy versátil y capaz de darle un toque novedoso a los platos más cotidianos.

3. Manzanas asadas

Imagen: StudioM

Las manzanas asadas son un postre muy agradecido. Fácil de hacer, es barato y vistoso y tiene un sabor exquisito. La mejor manzana para asar es la reineta, aunque también se puede utilizar la variedad golden. Se pueden acompañar con canela, anís, frutos secos y frutas desecadas, servir solas o con un poquito de helado de vainilla. Las posibilidades son diversas, si bien comparten un rasgo: su preparación perfuma toda la cocina y la llena de calidez. ¡Irresistibles!

4. Chocolate a la taza

Imagen: Olyina

Para alegría de sus seguidores, el chocolate es un alimento que se puede encontrar todo el año. Sin embargo, no hay nada tan reconfortante como una taza de chocolate caliente cuando afuera hace frío. El chocolate a la taza original se elabora con agua, aunque también se puede hacer con leche.

Para prepararlo, primero hay que calentar el agua o la leche en una cazuela. Cuando está bien caliente, se retira del fuego y se introduce en ella el chocolate para que se disuelva. Después, se lleva de nuevo al fuego hasta que hierva. Cuando comience a hervir, se retira del fuego hasta que la mezcla deje de burbujear. Entonces, se pone en el fuego de nuevo para que hierva otra vez. Esta operación se repite tres veces para que el chocolate quede más denso.

5. Crema de champiñones y otras sopas

Imagen: MKucova

Un invierno sin sopa no es invierno. Algunas opciones otoñales se pueden hacer todavía en estos meses. La sopa crema de setas y champiñones es un ejemplo delicioso.

Para prepararla, primero se deben picar bien dos dientes de ajo, 50 g de la parte blanca del puerro y 50 g de zanahoria. Se rehoga todo en una cazuela con aceite, se vierte un chorrito de Jerez y luego agua, hasta cubrir las hortalizas. Hay que dejarlo cocer entre 20 y 30 minutos. Cuando se hayan cocido, se cuela el caldo. Por otro lado, se saltean 500 g de champiñones bien picaditos con un poco de aceite y un diente de ajo, también muy picado. Se añaden los champiñones salteados al caldo y se incorporan 250 ml de leche y 100 ml de nata líquida (si se quiere que la crema quede más ligera, se sustituye la nata por leche). Después, hay que ponerla al fuego y, cuando hierva, agregar una cucharadita de harina de maíz. Se deja cocer otros cinco minutos y se añaden, al final, un par de yemas batidas. Se prueba de sal y se sirve.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto