Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Guía de los alimentos > Hortalizas y verduras

Tipos de contenidos: Alimentación

^

Las verduras del verano, una apuesta segura para comer bien

Las hortalizas de esta temporada son idóneas para preparar platos ligeros, prácticos y beneficiosos para la salud

  • Autor: Por ASEVEC
  • Fecha de publicación: 29 de junio de 2018

Ya llegó el verano, una época del año en la que alejamos los platos elaborados y pesados para sustituirlos por otros más ligeros, como las verduras o las ensaladas. El calor exige una óptima hidratación, y las verduras se convierten en el alimento idóneo. Su elevado aporte en agua y su bajo contenido en grasa hacen de ellas las protagonistas de la alimentación estival. Los guisantes, las espinacas, la judía verde o la coliflor son algunas de las verduras más características de la temporada. Su recolección se lleva a cabo entre los meses de junio y agosto. Pero hay muchas más, como veremos en este artículo.

Qué verduras da la huerta durante los meses de verano

Las siguientes son algunas de las principales verduras que se recolectan en esta época del año:

  • Judía verde. Se trata de una verdura que ofrece un sinfín de posibilidades para cocinarla y servirla. La judía verde es una de las grandes protagonistas de la dieta mediterránea y su recolección se lleva a cabo durante los meses de junio, julio y agosto. En septiembre y octubre los cultivos son más tardíos. Este alimento cuenta con una composición muy elevada de agua y un contenido calórico muy bajo. Apenas tiene grasas, por eso es un alimento perfecto para dietas adelgazantes y saludables.
  • Calabacín. El calabacín está compuesto en un 95 % por agua y posee muy pocas calorías, por lo que resulta perfecto para dietas de adelgazamiento. Su recolecta se realiza entre mayo y octubre. Contiene minerales, oligoelementos, fósforo, potasio, magnesio y calcio. Estos componentes aportan un gran número de beneficios para la salud, entre ellos, proteger el sistema cardiovascular. El calabacín también es una verdura rica en fibra.
  • Cebolla. La recogida de la cebolla comienza en el mes de abril y continúa hasta octubre. Está entre las grandes protagonistas de la dieta mediterránea. Contiene un alto grado de quercetina, que favorece la circulación sanguínea y reduce el colesterol en sangre. Es un alimento rico en vitaminas A y C, idóneo para prevenir enfermedades respiratorias, ya que contiene aceites esenciales que disminuyen los síntomas de la bronquitis o el resfriado. La cebolla ayuda también a eliminar el exceso de líquidos y tiene propiedades antioxidantes. Las características de la cebolla la sitúan como uno de los mejores alimentos que podemos incluir en nuestra dieta, en especial en el caso de embarazadas y niños, ya que ayuda al crecimiento y desarrollo del feto.
  • Patata. La patata es el cuarto cultivo más grande del mundo, por tanto, constituye un alimento básico en cualquier cocina. Su recolección comienza en el mes de junio y persiste hasta noviembre. La patata contiene carbohidratos y nutrientes complejos y, cocinada de forma adecuada, aporta un contenido calórico muy bajo. Es un alimento rico en vitamina B6, un componente que favorece la correcta renovación celular, mejora el funcionamiento del sistema nervioso y proporciona un estado de ánimo equilibrado. También regula la actividad del intestino gracias a su aporte en fibra. La mejor manera de cocinar las patatas es al horno, manteniendo la piel, que contiene fibra, flavonoides y otros nutrientes.
Imagen: Iuliia

Todas estas hortalizas se congelan para poder consumirlas durante el resto del año como si estuvieran recién recogidas. Las verduras congeladas son frescas, se obtienen en su punto óptimo de maduración para someterse con rapidez al proceso de ultracongelación. Una vez recolectadas, se trasladan a la fábrica donde se lavan para retirar la tierra y la suciedad que tengan y se escaldan, es decir, se sumergen en agua hirviendo durante unos minutos.

Una vez cocidas, se congelan a gran velocidad para que el producto final conserve toda su calidad. Este procedimiento se realiza a temperaturas inferiores a -20 ºC. Gracias al proceso de ultracongelación, las verduras están disponibles fuera de temporada, lo que permite consumir cualquiera de estos alimentos todos los días del año.

Con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de incorporar las verduras en la dieta diaria como hábito de vida saludable, la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) cuenta con un espacio en Internet, que permite conocer con profundidad y rigor el mundo de las verduras congeladas. En la página se puede ver el proceso de fabricación de las verduras congeladas, las zonas españolas donde se recogen las diferentes variedades, consejos de salud y hasta el mejor tratamiento y uso en la cocina para elaborar platos deliciosos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos


ASEVEC

Otros servicios


Buscar en