Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 2-3 meses

Tipos de contenidos: Bebé

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

El colecho, ¿puede perjudicar la relación de la pareja?

Con un poco de imaginación y no limitar las relaciones sexuales a la cama, el colecho por sí solo no debería representar un problema para la pareja

Imagen: DesignPicsInc

El colecho (el bebé comparte la cama con sus padres) no solo genera debates en torno a sus beneficios y a sus posibles riesgos. También hay quienes se preguntan si el hecho de que la pareja ya no esté sola en la cama puede afectar a su relación. Los expertos explican que no tiene por qué ser así. Este artículo explica las ventajas y riesgos del colecho para el bebé, las formas en que puede afectar al vínculo de la pareja y por qué el cansancio es el principal obstáculo para las relaciones tras el parto. Además, brinda algunas claves para esta etapa, como organizarse y no limitar el sexo a la cama.

Ventajas y riesgos del colecho para el bebé

El colecho tiene varias ventajas y también varios posibles riesgos para el pequeño. Entre las primeras, la principal es su ayuda para el mantenimiento de la lactancia materna. Además, los promotores de esta práctica afirman que incrementa la duración y la cantidad de los periodos de sueño REM (lo cual haría disminuir los epidosios de apnea del sueño) y potencia los vínculos afectivos entre padres e hijos.

Por otro lado, como explica la Asociación Española de Pediatría, el colecho aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, por lo cual se debe evitar en las siguientes circunstancias: cuando el bebé es menor de tres meses, si fue prematuro o tuvo bajo peso al nacer, si los padres consumen tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes, en situaciones de extremo cansancio y cuando se ha de dormir sobre superficies muy blandas o con muchas personas (otros hijos o más familiares).

¿Afecta el colecho la relación de pareja?

Pero hay otros riesgos menos graves pero a los cuales, sin embargo, también conviene prestarles un poco de atención. El hecho de que la cama ya no sea territorio exclusivo de la pareja, sino que incluye a un tercer integrante, ¿puede perjudicar la relación de los padres? ¿Puede ser el colecho un problema que derive en una crisis e incluso en una ruptura de pareja?

El psicólogo Mikel Resa, terapeuta de pareja y vicepresidente de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología, señala que el colecho en sí mismo no es -o no debería ser- un problema para la relación de la pareja, aunque puede tener que ver con ciertos elementos que sí representen algún inconveniente.

Uno de ellos es "limitar las relaciones eróticas al coito o a lo que se hace en la cama", explica. Ante esto, el consejo es simple y claro: los encuentros sexuales pueden producirse de muchas maneras, en diversos momentos y en variados sitios de la casa. La clave radica en echarle algo de "imaginación".

En este sentido, existe lo que se llama -de un modo coloquial y simpático- el "sexo ninja": las relaciones sexuales rápidas, en cualquier lugar de la vivienda y a menudo sin hacer ruido y a oscuras, sobre todo cuando ya hay algún niño que es capaz de andar y aparecer por sorpresa en cualquier habitación.

La madre bloguera Vanesa Piñeiro, responsable de la web La Orquídea Dichosa, opina por su parte que el colecho puede incluso favorecer la sexualidad de la pareja: "Dejas a un lado la comodidad de la cama y vuelves a las viejas costumbres, como aprovechar el sofá o la ducha".

El cansancio, principal obstáculo para el sexo después del parto

Según un estudio realizado en Reino Unido y publicado en 2000, alrededor de la mitad de los padres y madres primerizos consideraban "pobre" o "no muy buena" su vida sexual ocho meses después del parto. A resultados parecidos llegó otra investigación, llevada a cabo en Suecia en 2005. Esta última destacaba el cansancio como la principal causa de que la actividad sexual cayera a "una o dos veces al mes".

"Tener un bebé cansa", enfatiza Mikel Resa, quien a partir de su experiencia en el acompañamiento de parejas coincide en que el cansancio es, por lo general, lo que en realidad "interfiere" en las relaciones. Y es peor, añade, cuando "se deja todo el peso de la crianza a la madre", cosa que todavía sucede con frecuencia, ya por cuestiones culturales, ya porque las bajas por paternidad son breves y el hombre debe volver demasiado pronto a su trabajo fuera de casa.

Organizarse y no limitar las relaciones sexuales a la cama, claves

¿Qué hacer, entonces, cuando se detectan dificultades? Resa recomienda, en primer lugar, "no ver un problema donde no existe". En todo caso, para abordar la situación, sugiere que cada pareja se organice y busque su propia fórmula.

Lo fundamental es "no limitar las relaciones eróticas a la cama o el coito y cuidarse como pareja". Ese cuidado contribuirá con la unión entre ambos y, en consecuencia, con la capacidad de buscar alternativas y soluciones.

La psicóloga perinatal Anainés Cazador compara la época posterior al nacimiento del bebé con las semanas siguientes a una mudanza. Hay que tomar conciencia de que es "una situación transitoria, complicada al principio, pero que poco a poco se normalizará". El momento en que el niño comienza a respetar horarios y rutinas de sueño permite a la pareja recuperar actividades compartidas que, durante algunas semanas o meses, habrán sido más difíciles. Entre ellas, las relaciones sexuales, que no tienen por qué limitarse a la cama. El colecho no tiene por qué ser una dificultad.

En la investigación británica citada, además de que la mitad de los participantes dijo que su vida sexual era "pobre" o "no muy buena", una de cada cinco personas expresó que le gustaría recibir ayuda al respecto. ¿En qué casos se aconseja la visita a un profesional? "Podrían acudir para buscar herramientas y de alguna forma quitarse esos miedos y esa angustia. Sería bonito para el crecimiento de la pareja junto a su hijo", explica Resa. Pero lo afirma en relación con dificultades de otro tipo, ya que cree que, en relación con el colecho y la sexualidad, "no sería necesario acudir a un profesional".


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto