Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > Sueño

Tipos de contenidos: Bebé

^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Ocho trucos para que el sueño no sea un problema

Unos pocos pasos ayudan a que el bebé aprenda a dormirse solo, sin demandar tanta atención de los padres

  • Última actualización: 21 de octubre de 2011

Durante las primeras semanas de vida, cuando un niño duerme poco o mal, el problema no suele ser de sueño, sino de alimentación. Sin embargo, ya desde el nacimiento conviene empezar a prepararlos para que aprendan a dormir bien.

  1. El primer paso es procurar que el día y la noche les queden claramente delimitados. Para ello, de día es mejor no tenerlos a oscuras ni aislarlos tanto como para que no puedan oír los ruidos normales de la casa; mientras que de noche se debe procurar hacer poco ruido y mantener la habitación oscura, iluminándola muy tenuemente y hablando en voz baja sólo cuando sea necesario.
  2. El punto crítico para lograr que el sueño no sea un problema es comprender que el bebé debe aprender a dormirse solo. Si se le duerme en brazos, cantándole o dándole de comer, asociará su entrada en el sueño con esas actividades. Y, en este caso, cada vez que se despierte por la noche, necesitará la misma ayuda para volver a conciliar el sueño.
  3. Por tanto, si el bebé se duerme en brazos o mamando, en vez de aprovechar para acostarle con todo cuidado y sigilo, hay que procurar despertarle un poco con unas caricias, lo justo para poder dejarle en la cuna casi dormido, pero no del todo.
  4. Esta norma debe saber aplicarse progresivamente y con flexibilidad. No se trata de que el bebé deba dormirse desde el primer día solo, sino de que no se habitúe innecesariamente a entrar en el sueño con una ayuda de la que luego no querrá prescindir, ni para conciliar el sueño ni para mantenerlo.
  5. Se le puede mecer y se le puede cantar, pero no hasta dormirle, sino hasta adormecerle. Y si al dejarlo en la cuna se pone a llorar, empezar de nuevo: consolarle en brazos, pero procurar dejarlo en la cuna cada día un poco más despierto que el anterior.
  6. El chupete puede facilitar mucho las cosas y el único inconveniente de que se acostumbre a dormirse con él es precisamente que, mientras sea pequeño y no pueda localizarlo y llevárselo él mismo a la boca, es fácil que lo reclame más de una vez para poder seguir durmiendo.
  7. También es importante no precipitarse a atenderle por la noche solo porque se le oiga moverse inquieto o gemir un poco, pues un bebé puede llorar sin llegar a despertarse y, si se despierta, es capaz de volver a dormirse por sí solo en unos pocos minutos.
  8. Hay que tener presente que por la noche se oyen ruidos que de día habrían pasado desapercibidos. La preocupación porque duerma o deje dormir lleva a menudo a tratar de calmarle enseguida, despertándole inoportunamente o no dándole tiempo a que concilie de nuevo el sueño sin necesidad de nadie.

Etiquetas:

aprender, bebé, dormir, solo


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto