Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Lactancia

Tipos de contenidos: Bebé

^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Lactancia: suplementos de vitamina D para bebés

Tomar leche materna o de fórmula determina que el bebé requiera suplementos de vitamina D para crecer sano

  • Fecha de publicación: 9 de julio de 2012
Imagen: Jerry Bunkers

La vitamina D es uno de los nutrientes esenciales para el adecuado crecimiento y desarrollo infantil. Favorece la asimilación del calcio y del fósforo, dos minerales que forman parte de nuestra masa ósea y dental. Se trata de un nutriente especial, ya que el cuerpo lo puede sintetizar a partir del contacto de la luz solar con la piel. Para los bebés, esta vitamina es muy importante, aunque su cuerpo no siempre alcanza los niveles necesarios. Los bebés son un grupo de riesgo por déficit de vitamina D. Por eso conviene saber cuánta vitamina D requieren los pequeños y que existen suplementos por vía oral.

Los bebés son un grupo de riesgo por déficit de vitamina D

Según la (OMS), los bebés son un grupo con riesgo de padecer una carencia de vitamina D, en especial si han nacido en otoño o invierno; y en latitudes extremas, porque pasan buena parte de sus primeros seis meses de vida dentro de casa. Cuando salen a pasear, además, lo hacen tapados con mucha ropa. Y, cuando llega el verano, se les protege a conciencia del sol; casi todos los padres aplican cremas de protección solar a los pequeños para evitar que se quemen. Algunos niños viven, además, en ciudades con alta concentración de contaminantes en el aire y con edificios altos, que bloquean los rayos solares.

Los bebés que toman pecho suelen necesitar tomar suplementos de vitamina D

Todas estas circunstancias suponen una baja exposición al sol, a menudo insuficiente para que los bebés sinteticen la vitamina D necesaria para cubrir sus requerimientos. A esto hay que añadir que la leche materna es pobre en esta sustancia y, aunque los bebés absorben en el útero la vitamina que necesitan, pueden darse casos esporádicos de déficit. Por ello es habitual que los médicos prescriban suplementos.

Cuánta vitamina D necesita el bebé

Diferentes instituciones de salud y sociedades científicas señalan que los bebés necesitan entre 200 y 400 UI (Unidades Internacionales) de vitamina D al día. No todos los pequeños requieren, sin embargo, un suplemento de este nutriente esencial ni precisan tomar la misma dosis de esta vitamina. A grandes rasgos:

  • Los niños lactantes requieren a diario un suplemento de vitamina D, desde su nacimiento hasta que empiezan a tomar, al menos, medio litro diario de leche, que debe estar enriquecida con la vitamina.

  • Los bebés que se alimentan con leche de fórmula también necesitan el suplemento, aunque la cantidad dependerá de la composición de la leche infantil. Si ya está enriquecida con esta vitamina, es posible que no requieran dosis extras.

Por esa razón, los suplementos de vitamina D (por lo general, una solución líquida que se administra en forma de gotas), deben ser siempre prescritos por el pediatra. Y, por supuesto, es imprescindible ajustarse a la dosificación indicada. Un exceso de este nutriente puede tener efectos perjudiciales para el bebé: desde anorexia, pérdida de peso, vómitos o estreñimiento, hasta debilidad, fatiga y desorientación.

Suplementos de vitamina D: diferentes opiniones

La Academia Americana de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría recomiendan realizar un aporte extra diario de 400 Unidades Internacionales (10 microgramos) de vitamina D (a través de suplementos) durante el primer año de vida del niño. Sin embargo, sobre este asunto no hay una postura unánime.

Tomar el sol ayuda al bebé a fabricar la vitamina D que necesita

La Comisión Europea, por ejemplo, solo aconseja los suplementos en caso de bebés y niños que corran riesgo de padecer déficit de vitamina D; es decir, en aquellos casos en los que el pequeño se alimente con leche materna o que esté poco expuesto a la luz solar. Sería el caso de los bebés que permanecen en casa buena parte del día, van muy cubiertos cuando salen a la calle, pasean tapados por el plástico del carrito, se les aplica crema solar o tienen la piel oscura.

La Comisión Europea afirma que las exposiciones cortas al sol, de 15 minutos, varias veces por semana son suficientes para garantizar una fabricación adecuada de vitamina D y evitar, además, las quemaduras durante la edad infantil.

Aun así, es habitual que el pediatra recomiende la administración de suplementos a los bebés que solo se alimentan con leche materna. Los niños que toman biberón con leche de fórmula, al estar enriquecida con esta vitamina, no siempre requieren estos suplementos.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto