Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > 2-4 años

Tipos de contenidos: Bebé

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Hermanos gemelos: cómo respetar la individualidad de cada uno

Es fundamental que los padres y otros familiares aprecien a cada niño por sus rasgos propios y evitar considerarlos siempre como un conjunto o un equipo

Imagen: lunamarina

Los gemelos son muy parecidos, casi idénticos algunos, pero no son iguales. Son personas diferentes, cada una con sus propios gustos y anhelos, habilidades y formas de ser. De ahí que sea fundamental que sus padres y el resto de su entorno tenga presente en todo momento que debe respetar la singularidad de cada niño. Por eso, este artículo ofrece seis consejos claves para lograrlo, como llamar a cada uno por su nombre, respetar sus gustos, permitir que tengan sus propios espacios y reconocer sus méritos individuales.

Una de las mayores dificulades durante la crianza de hermanos gemelos, tal como lo expresan muchos padres y madres que pasan o han pasado por esa situación, reside en respetar la individualidad de cada hijo. Y no porque sean muy parecidos, ya que los progenitores pronto los identifican y reconocen. En su caso es porque, a menudo, las dificultades de la crianza les llevan a ver a los pequeños como un "conjunto" o un "equipo". ¿Cómo hacer para evitar hablar siempre de "vosotros" o "los niños" y dar a cada uno lo que le corresponde? A continuación se enumeran algunos consejos para lograrlo.

1. Recordar en todo momento que son dos personas distintas

Aunque obvia, esta es la recomendación primera y esencial. "Es importante que los padres y personas del entorno más cercano puedan ayudarles durante el proceso de individuación y sean conscientes de las necesidades particulares de cada uno", explica la psicoterapeuta Sandra Toribio en un artículo sobre la crianza de gemelos y/o mellizos. "No hay que perder de vista -añade la experta- que la identidad es algo que, en gran medida, se va construyendo desde el exterior: lo que los demás nos devuelven en gran medida conforma y va forjando quiénes somos".

2. Dedicar tiempo exclusivo durante la lactancia materna

Las diferencias entre los niños, por muy parecidos que puedan ser, se advierten muy pronto. La lactancia es uno de los aspectos en donde se notan esas formas distintas de comportarse. "Es frecuente que un bebé mame mejor que el otro", afirma Eulàlia Torras en un documento publicado por la asociación Alba Lactancia Materna. Para estos casos, esta especialista recomienda que el pequeño "más hábil" contribuya a mejorar la estimulación del pecho y la producción de leche, mientras su hermano (o hermanos, si es que hay más) "acaba de madurar".

En su blog Gemelos al cuadrado, Gema Cárcamo detalla que, en este proceso, la atención individual a cada gemelo "puede ser necesaria en las primeras semanas, cuando aún no conoces los ritmos de cada bebé y su forma de mamar". Y dice también que las "tomas separadas con atención exclusiva ayudan mucho", ya que en los primeros tiempos es difícil vincularse con ambos niños a la vez.

3. Llamar a cada uno por su nombre

La individuación de cada hijo no solo puede resultar complicada para su entorno, señala Sandra Toribio, sino también incluso para los propios bebés. A los dos años de edad, el niño ya se reconoce como una entidad propia, alguien diferenciado del resto del mundo, pero "tener a alguien cerca que se parece mucho a ti pone las cosas difíciles", apunta la especialista. De ahí la importancia de, cada vez que se pueda, dirigirse a ellos por su nombre propio, y no siempre por una expresión grupal como "mis niños", "los gemelos" o "vosotros".

Gema Cárcamo describe el momento del baño como muy apropiado para que la madre o el padre tengan ese diálogo íntimo y exclusivo con cada uno de sus pequeños, no solo con las palabras, sino también a través del contacto físico y visual.

4. Respetar y promover los gustos diferentes

Quizá nada es más clásico entre los padres de gemelos que vestir igual a sus dos hijos. Resulta muy práctico, porque al hacer las compras se cogen "dos de cada" y se ahorran tiempo y energías. Pero si criarse con alguien tan parecido puede dificultar la individuación, mucho más verle siempre vestido de la misma forma.

Por eso se debe propiciar la diferenciación y respetar los gustos de cada pequeño, y no solo en relación con la ropa. También cuando se piensa en regalos, actividades extraescolares y cualquier otro asunto vinculado con los pareceres individuales.

5. Dar su propio espacio a cada uno

El 'Decálogo para criar gemelos', publicado por el blog Criando múltiples, recoge que "si es posible, cada niño debe tener su habitación" o, al menos, "dividir con biombos o una simple línea en el suelo el espacio privado de cada uno". Esto puede parecer exagerado, pero, más allá de las medidas puntuales que se tomen, es importante que cada pequeño tenga claro cuáles son sus sitios y cuáles los de su hermano y evitar la idea de que da igual un lugar que otro.

6. Reconocer los méritos individuales

La psicoterapeuta Sandra Toribio destaca la importancia de "reconocer los méritos de cada uno por separado y de manera independiente"; es decir, valorar en cada momento las virtudes y reconocer los esfuerzos de cada uno, y no como si fueran un conjunto.

De todos modos, hay que tener cuidado de que este esfuerzo por diferenciarlos no lleve a otra clase de encasillamientos, como señalar que uno es el "cariñoso" y el otro el "seco", que uno es el "emocional" y el otro el "cerebral", que uno es el "de papá" y el otro el "de mamá", etc. Tales categorizaciones son negativas para los niños, ya que limitan su libertad.

Etiquetas:

crianza, gemelos, hermanos


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto