Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > Más de 4 años

Tipos de contenidos: Bebé

^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Juguetes para niños hechos en casa: ocho ideas que permiten ahorrar esta Navidad

El gasto navideño puede reducirse con originales juguetes fabricados en casa, desde puzles hasta simpáticos caballos con palos de escoba

Los regalos de Navidad para niños y bebés pueden fabricarse en casa. Estos juguetes caseros no solo serán únicos sino que, además, permiten ahorrar en los ya de por sí abultados gastos navideños. En este artículo se recogen ocho juguetes infantiles para Navidad que pueden hacer en el hogar: desde puzles y clásicos caballitos de madera, hasta unos zancos para caminar muy originales.

Juguetes de Navidad para niños y bebés, ¿por qué no fabricarlos en casa?

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes calcula que durante la Navidad compramos el 75% de los artículos de juego que se venden cada año. Sin embargo, los juguetes caseros para niños y bebés tienen su encanto, por varios motivos.

Puzles, zancos para caminar y animales de goma EVA son regalos de Navidad para niños sencillos de fabricar

Por un lado, ofrecen a pequeños y adultos la posibilidad de fabricarlos juntos, y estos momentos compartidos sirven para fortalecer los lazos afectivos. Por otro lado, estos juguetes se pueden confeccionar con distintos materiales existentes en casa, lo que tiene una doble ventaja: son económicos y educan la consciencia ecológica del niño, al basarse en la reutilización de elementos.

A continuación, se recogen ocho ideas geniales para hacer juguetes navideños con materiales muy económicos y de uso cotidiano.

1. Puzles

Los puzles hechos con palitos de helado son muy originales. Y hacerlos es tan sencillo como reunir varios palitos y luego decorarlos con un dibujo divertido, como explica el portal PequeOcio. Además, como se pueden aprovechar ambas caras de los palitos, cada rompecabezas vale por dos. Y no hace falta ser un eximio dibujante, ya que la decoración puede ser muy simple.

Un poco más complicados de realizar resultan los puzles de madera fabricados en casa que propone Blog Manualidades. Para ello, es necesario contar con una tabla de madera, una sierra, témperas y rotuladores.

El número de piezas, su tamaño y el grado de dificultad deberán depender de la edad de los menores a quienes estén destinados los puzles.

2. Caballitos de madera

Los caballitos son un clásico entre los juguetes infantiles capaces de competir con cualquier juguete moderno más tecnológico. ¡Cómo reemplazar la fantasía de sentir el viento en la cara al montar un corcel!

El elemento básico es un palo más o menos largo, cuya extensión debe ser algo inferior a la altura del niño. La tarea consiste en dotar al caballo de una cabeza, que puede estar hecha con un calcetín relleno de lana, algodón o retazos de tela, como proponen en el sitio web Las Manualidades o en el blog Mi Hijo Único.

3. El juego de las parejas

Hay otros juegos de siempre, divertidos y a los que se puede añadir el valor de que los propios pequeños hayan participado en su elaboración. Uno de ellos es el juego de las parejas o el memotest, con piezas que tienen un dibujo en una de sus caras. Estas se colocan boca abajo y hay que darles la vuelta por pares, con el fin de descubrir los dibujos iguales.

Las piezas del juego se pueden hacer con cartón, como explica el sitio web Manualidades Infantiles. Las imágenes pueden ser tomadas de otras partes o crearse personalizadas: animales, frutas, cosas de la casa, personas conocidas, etc. Los propios niños y padres pueden estar incluidos en las imágenes, lo que dota al juego de un componente extra de diversión.

4. Un bingo muy especial

Otro juego tradicional para el que resulta posible confeccionar al menos una de sus partes con elementos reutilizados es el bingo, aunque sin premios económicos.

Las bolillas pueden ser tapas de plástico, en las que se pinte el número con rotulador. Eso sí, para garantizar la transparencia, todas las tapas deben ser de la misma forma y tamaño.

5. Zancos para niños

Los zancos de latas pueden ofrecer muchos ratos de diversión. Los enseñan a hacer en Las Manualidades. Además, se pueden decorar con los dibujos que más gusten a los niños.

Hay que tener cuidado: los más pequeños se caerán mucho al jugar con ellos. Pero cuando ya son algo más grandes, en especial sobre césped y en espacios abiertos, disfrutarán mucho de sus aventuras sobre sus zancos de latas.

6. Camiones, trenes y coches para los niños

Imagen: CONSUMER EROSKI

Fabricar camiones, trenes y coches de cartón, a partir de cajas de leche, de zumo, de zapatos, etc., posee la magia de convertir un objeto cotidiano que suele desecharse en un juguete capaz de llevar muy lejos la imaginación.

Además de las cajas, se emplean otros materiales caseros como tapas de plástico y bolígrafos, para las ruedas del camión (como cuenta el blog L'Atelier Barcelona) o cintas y papeles de colores para adornar los vagones del tren (la propuesta es de Paperblog). También se pueden hacer auténticos bólidos de Fórmula 1 con los tubos de cartón de los rollos de papel higiénico o de cocina.

7. Un reloj de arena casero

Dos botellas de plástico permiten crear un reloj de arena casero. Además de que queda muy bonito, puede servir para enseñar al niño las unidades de tiempo (horas, minutos, segundos).

El reloj de arena también funciona como una pieza auxiliar para otros juegos, en los que cada participante tiene un tiempo limitado para tomar decisiones y actuar (ajedrez, damas o juegos de mesa).

8. Animales de juguete para niños

La goma EVA ofrece muchas posibilidades para crear múltiples formas, a partir de simples planchas de ese material. Una opción es la de coloridos animales: búhos y gusanitos son las propuestas del sitio Cuidado Infantil.

Otro animal muy fácil de hacer es una serpiente o gusano con tapones de corcho. Basta con proveerse de una buena dosis de tapones, cortarlos y hacerles un agujero en el centro para pasar una cuerda por allí. Se pueden pintar de colores vivos para que sean más divertidos para los pequeños.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en