Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > Más de 4 años

Tipos de contenidos: Bebé

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

¿Acosan a mi hijo en el colegio? Cómo reconocer el bullying

Los padres deben estar alerta ante los signos y síntomas que evidencian un posible caso de acoso escolar, puesto que el 30% de los menores que lo sufren no se lo cuentan a sus progenitores

Imagen: Annie Andre

La "ley del silencio". Así llaman los expertos a la actitud que adoptan tanto testigos como víctimas de acoso escolar, un tipo de violencia entre menores de edad que cada año afecta a cerca de 200.000 niños en nuestro país y que puede tener consecuencias devastadoras para los que la sufren. Como ellos no lo cuentan, los adultos deben estar alerta a los diferentes signos e indicadores que evidencian un posible caso de bullying en los pequeños. Estar atento a ellos y saber identificarlos es imprescindible para ayudarles a solucionarlo. En este artículo se explica qué es el acoso y el ciberacoso escolar, la importancia de detectarlo y cuáles son las señales más visibles en el hogar, el entorno familiar, el aula y el centro educativo.

Acoso y ciberacoso escolar

"Nada". Siempre la misma respuesta. "¿De verdad que no te pasa nada?", reitera la madre. "Nada, ya te lo he dicho", responde de nuevo la niña. 'Nada' es que Silvia cada mañana, cuando enfila la ruta al colegio, casi no puede contener las ganas de volver corriendo a casa. 'Nada' es que cuando llega al centro escolar agacha la cabeza y no la levanta otra vez hasta que ya está sentada en la "seguridad" de su pupitre. 'Nada' es pasar día tras día los recreos en soledad y, con suerte, que solo arremetan contra ella uno o dos compañeros si se cruzan en su camino. 'Nada' es que se le salten las lágrimas cada vez que mira sus wasaps. 'Nada' es ser una víctima de acoso escolar.

Cerca de 200.000 estudiantes de secundaria de nuestro país consideran que sufren acoso escolar

Y no es la única. Igual que ella, cerca de 200.000 estudiantes de secundaria de nuestro país consideran que sufren acoso escolar. Es la cifra que recoge el último informe sobre el bullying y el ciberbullying en España realizado por Save the Children en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid. A partir de una encuesta hecha a 21.500 escolares de entre 12 y 16 anos, los expertos determinan que un 9,3% de los alumnos ha sido victima de acoso escolar y un 6,9% de ciberacoso, un tipo de conductas que se definen como "comportamientos repetitivos de hostigamiento, intimidación y exclusión social de la víctima, que implica diversas formas de violencia física, psicológica o verbal y que suelen hacerse en momentos en los que no hay ningún adulto presente".

La ley del silencio

La transcendencia mediática de algunos casos de acoso escolar que terminaron de forma trágica ha logrado mitigar el ocultismo que siempre ha rodeado a este tipo de violencia entre menores. Si antes se trataba solo de "cosas de niños" o el simple caso del abusón de clase, hoy en día tanto adultos como pequeños hablan abiertamente de bullying o acoso y reconocen su existencia. Pero, a pesar de este mayor conocimiento del problema, las cifras no bajan, suben. "Los casos de acoso escolar atendidos en 2015 crecieron hasta un 75% respecto al año anterior", señala el 'I estudio sobre el Bullying' de la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo).

El 30,7% de los niños que sufren acoso reconoce no habérselo contado a sus padres

Y es que conocer que el acoso existe no es lo mismo que reconocerlo cuando le afecta a uno mismo. Es lo que los expertos denominan la "ley del silencio", silencio por parte de los que son testigos y silencio sobre todo por parte de las víctimas. De hecho, el 30,7% de los niños que sufren acoso "reconoce no habérselo contado a sus padres", apunta el informe de ANAR. No querer preocuparles o hacerles sufrir, temor a una sobrerreacción ante el colegio o los acosadores o simplemente miedo a contarlo son las principales razones que aducen las víctimas para no compartir con sus progenitores su problema.

La importancia de detectar el acoso

Las familias deben estar alerta a los signos que pueden evidenciar un posible caso de acoso escolar. La observación de determinados comportamientos en los menores es fundamental para prevenir y detectar el acoso y evitar así los efectos negativos que pueden tener estos actos de violencia sobre ellos, más aún hoy en día cuando la fórmula del ciberacoso puede ser todavía más devastadora.

Las nuevas tecnologías, además de facilitar el anonimato del acosador, permiten que la agresión "pueda suceder en cualquier momento y en cualquier lugar", señala Rosario del Rey, profesora del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla y miembro de EMICI (Equipo Multidisciplinar de Investigación del Ciberbullying). Asimismo, "puede ser observada por una gran cantidad de espectadores, un número indefinido de veces", apunta; de este modo, el daño es mucho mayor.

Los indicadores de acoso escolar

Para detectar los casos de acoso escolar y así poder intervenir de forma adecuada, los expertos enumeran una serie de indicadores que las familias y los docentes pueden identificar de manera sencilla en las víctimas.

Señales en el hogar y entorno familiar

  • No sale con los amigos y pasa muchas horas en soledad.
  • Deja de participar en actividades que antes realizaba en grupo o con amigos.
  • Presenta frecuentes cambios temperamentales de humor, con frecuencia tristeza.
  • Cuenta muy poco o nada de lo que hace en el colegio y evita responder a las preguntas al respecto.
  • Su rendimiento escolar comienza a empeorar y se sitúa por debajo de lo habitual.
  • Se queja de dolores abdominales, vómitos o dolor de cabeza justo los días anteriores a la incorporación al colegio.
  • Evita ir al centro escolar e intenta faltar a clase todo lo posible.
  • Se queja de ser objeto de insultos, burlas o agresiones en el colegio.
  • Pierde de forma continua material escolar, ropa o dinero o lo trae roto o estropeado.

Señales dentro del aula y en el centro

  • Falta a clase de forma continuada.
  • Entra o sale siempre solo de la clase.
  • Se muestra intimidado, con ansiedad y nervioso si tiene que intervenir en el aula.
  • Prefiere trabajar en solitario antes que formar parte de una actividad en grupo.
  • Recibe burlas y risas de los compañeros si participa en clase.
  • Se muestra deprimido y con falta de interés.
  • Evita encontrarse con algunos compañeros de clase, siempre los mismos.
  • Se involucran en discusiones y peleas en las que se sienten indefensos.

Etiquetas:

acoso escolar, bullying


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto