Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > Más de 4 años

Tipos de contenidos: Bebé

Escuela de alimentación
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Campamentos infantiles: ¿internos o de día?

Las colonias urbanas son idóneas para los más pequeños y los niños que no están preparados para dormir fuera de casa, mientras que los campamentos internos se recomiendan desde los seis años

Imagen: serrnovik

Conciliar la vida laboral con la familiar en verano cada día resulta más fácil. A pesar del largo periodo vacacional de los niños, cada año la oferta de ocio infantil para la época estival presenta una mayor variedad. Desde que cumplen los tres años, los más pequeños pueden asistir a las colonias de día o urbanas en sus mismas localidades o en entornos cercanos. Y ya con seis, está la opción de ir internos a campamentos tradicionales de idiomas, deportivos o de naturaleza o a otros más originales donde el desarrollo del talento musical, con los fogones o la ciencia adquiere protagonismo. En este artículo se explican las ventajas y desventajas de los campamentos internos y de día y se señalan algunas de las propuestas más destacadas para este verano que ya comienzan a plantearse.

Campamentos urbanos: de mañana o de día

Organizados en su mayoría por ayuntamientos, academias de idiomas, ludotecas y centros educativos de las localidades, los campamentos urbanos constituyen una alternativa divertida para mantener a los hijos entretenidos durante sus vacaciones escolares y mientras sus padres trabajan. De hecho, es una experiencia más parecida a una actividad extraescolar y no aporta todos los beneficios de una propuesta tan positiva como un campamento interno, pero "sigue siendo una experiencia de convivencia y de aprender de forma alternativa", asegura el psicólogo infanto-juvenil Abel Domínguez.

Las colonias de mañana resultan idóneas para los más pequeños desde los tres años de edad. Y las de día para aquellos niños que aún no se atreven a pasar la noche fuera de su casa, pero que quieren disfrutar de todo lo que supone acudir a unos campamentos. Por eso cuentan con actividades muy similares, y muchas de ellas en inglés: deportes, talleres de danza, teatro, cocina, excursiones, juegos de agua, yincanas, etc.

Imagen: *clairity*

Estos campus ofrecen servicio de comedor, si es que se prolongan hasta bien entrada la tarde. Y es que los horarios suelen coincidir con la jornada laboral de verano de sus padres, como si fuera una jornada escolar más. Por lo general duran una semana, aunque hay algunos que brindan la posibilidad de apuntar al niño por días y actividades concretas, sin necesidad de ir a todo el campamento.

Además, resultan económicos -los hay desde los 21 euros un par de días a unos 60 o hasta 200 a la semana- y en su mayoría están subvencionados con descuentos por grupos, por familia numerosa o por la renta de los progenitores.

Los que organizan en Madrid el Aula joven y distintas empresas sobre surf en Sopelana (Vizcaya) o de variada temática en Sevilla son algunos ejemplos.

Campamentos internos

Los campamentos de verano tradicionales, donde los niños pasan desde una semana a 12 días lejos de su ambiente habitual, es una opción muy recomendable para los que tienen entre 6 y 17 años. Los de 15 días o un mes han quedado tan solo para las actividades de idiomas en el extranjero. Convivirán 24 horas con otros menores de su edad, lo que les ayudará a "desarrollar nuevas habilidades sociales y reforzar su autonomía y capacidad de comunicación", entre otros beneficios, recuerda Domínguez. La experiencia, por tanto, es más completa.

Imagen: stevendepolo

Sin embargo, los campamentos internos tienen un precio más elevado, que no baja de los 200 euros para una semana ni supera los 3.000 para un mes entero. Aun así, "no es lo mismo un campamento de asociaciones que no tiene trabajadores, que uno especializado en vela o equitación, que uno de idiomas con dos horas de clases al día y el resto juegos o que uno como en nuestro caso Rock Camp ya que, además de los profesionales, requiere instrumentos, iluminación, escenarios", reconoce Rafa Fernández, de Acampalia Ocio. El importe de los campamentos internos, por lo general, incluye el alojamiento con pensión completa, las actividades (clases, entrenamientos, algunas excursiones, talleres, etc.), materiales didácticos, equipajes, seguro de accidentes y de responsabilidad civil y desplazamientos diarios. El transporte hasta las instalaciones del campamento no siempre entra en el coste inicial. Descuentos por pronta inscripción y hasta becas rebajan la cuota.

Los campamentos residenciales se desarrollan en albergues, en tiendas de campaña en plena naturaleza, en colegios de otros países y hasta en granjas-escuela, donde aprender labores propias del medio rural (trabajo en el campo, elaboración artesanal de útiles y alimentos y cuidado de los animales y de la huerta). Hay clásicos como los deportivos, multiactividad o de idiomas. También existen inclusivos para niños con alguna discapacidad o enfermedad. Y en los últimos años proliferan campus de ocio con un carácter más especializado.

  • Desarrollo de talento. Se trata de ahondar y desarrollar el talento de los niños y jóvenes y potenciar sus habilidades personales y sociales. En esta categoría sobre todo se encuentran todos los campamentos que tienen que ver con las artes escénicas: Campus Potter (magia) en Madrid, Rock Camp (música) en Soria, EDAE Sergio Alcover (baile y teatro musical) en Valencia, Teatro con Joan Pera en Barcelona o Un verano de cine en Segovia. También sobresalen los de cocina como Chef Camp en Tarragona.
  • Científicos. Astrofísica, arqueología o ciencias forenses atraen a los jóvenes que acuden de toda España a los Campus Científicos impulsados por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología o los de Planeta Ciencia en Ávila. Talleres de robótica, drones, impresoras 3D, juegos Lego o Minecraft, muchos de ellos con la inmersión lingüística en inglés integrada, triunfan en los Camp Tecnológico, también de día, en todo el país.
  • Deportivos. Campus de fútbol y baloncesto, de deportes náuticos (piragüismo, vela, surf, canoa, kayak o buceo), hípicos o multiaventura (descenso en canoa, tiro con arco, rafting, escalada) son los más idóneos para el verano.
  • De idiomas. A los tradicionales en inglés, francés, alemán o italiano, últimamente están adquiriendo importancia los campamentos en chino, como el de Capital Mandarin en Pekín.

Etiquetas:

campamentos, niños, verano


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en