Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > Más de 4 años

Tipos de contenidos: Bebé

Escuela de alimentación
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

El primer campamento del niño: 10 cosas que debes saber

Dormir antes en casa de un amigo, ir con hermanos o amigos y hacerle partícipe de los preparativos dará seguridad al menor reacio a acudir a su primer campamento

Imagen: Wavebreakmedia

En verano, miles de niños entre los 6 y 17 años en nuestro país pasarán unos días de sus largas vacaciones de campamentos. Y para algunos de ellos será su primera vez. Ir de campamento interno es una alternativa de ocio muy recomendable para cualquier menor. Pero según cómo resulte el estreno, esa opción se repetirá el próximo año, o no. Para que su primer acercamiento al mundo sin la protección directa de sus padres sea una experiencia positiva, en el siguiente artículo se ofrecen varias pautas que se deben tener en cuenta.

1. De primeras no quiere ir: acompañado mejor

Dormir varias noches fuera de casa a veces produce en los niños cierta angustia. ¿Y si me pongo enfermo? ¿Y si les pasa algo a mis padres? Si se presenta esta situación, no hay que obligarles, sino motivarles. "Dormir antes en casa de un amigo, dejar que tomen parte en las salidas organizadas del colegio, ir con hermanos o amigos al campamento y hacerles partícipes de los preparativos les dará seguridad", comenta el psicólogo infanto-juvenil Abel Domínguez.

2. En la mochila no debe faltar...

Al formalizar la inscripción suelen dar una lista con las prendas y útiles necesarios que conviene llevar y siempre marcar con el nombre del niño. Pero hay unos elementos imprescindibles: DNI (si tiene), tarjeta sanitaria, ropa y calzado (nunca sin estrenar) cómodo y sin mucho valor, pijama, muda para cada día, bolsa de ropa sucia, neceser completo con crema solar y repelente antimosquitos, toalla de aseo y de piscina, gorra, polar o chubasquero y mochila para las excursiones. Un consejo: haga la maleta con el niño.

3. ¿Qué comerá?

Si el pequeño nunca ha ido a un comedor escolar, esta será su primera incursión. La mayoría de los campamentos tienen cocina propia para dar comida casera, pero si albergan gran cantidad de campistas, empleará catering. Lo idóneo es que ofrezca desayuno, snack, almuerzo, merienda y cena que cubran de forma equilibrada sus necesidades energéticas, que durante esos días son muchas. Casi todos están preparados para las diferentes dietas de alergias, pero, por si acaso, se debe preguntar. "Hay campamentos donde se atienden solo alergias alimentarias y con certificado médico, pero no dietas especiales como vegetarianos u otras opciones como dietas crudiveganas o macrobióticas", señala Rafa Fernández, de Acampalia Ocio.

4. ¿Y si tiene alguna enfermedad o sufre un accidente?

Hacer llegar la tarjeta sanitaria a los responsables del campamento es esencial, como también informarles de los cuidados y medicamentos necesarios por si es asmático, alérgico, diabético o tiene problemas de sueño, de conducta o de alimentación. También es conveniente, como recuerda la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), que los campamentos dispongan de un protocolo sanitario y de personal formado en las principales técnicas de primeros auxilios. El seguro de responsabilidad civil y de accidentes cubrirá los gastos. Cerciórese de que cuenten con ellos.

Imagen: cnmeriel

5. Siempre vigilados por monitores

La mayoría de las comunidades autónomas (que son quienes tienen la competencia en materia de tiempo libre) establecen que por cada 10 participantes haya un monitor de ocio y tiempo libre que les vigile en todo momento. Pero, dependiendo de las actividades, esta ratio podría reducirse. ¡Ojo con la titulación del personal! Como recuerda la Unión de Consumidores de Extremadura, los monitores de actividades multiaventura (escalada, vela, piragua, etc.) deben estar reconocidos por sus propias federaciones.

6. ¡Atención a las normas!

En los campamentos está totalmente prohibida la tenencia y/o consumo de alcohol, drogas o tabaco. "Como responsables, tenemos que ocuparnos de que esto se cumpla a rajatabla, pero como padres tenemos que tener claro que donde vayamos a llevar a nuestros hijos haya tolerancia cero con estos temas, al igual que con cualquier tipo de violencia o discriminación", sostiene Fernández, quien también es miembro del equipo de coordinación de Rock Camp, donde recuerda que "saltarse estas normas supone la expulsión inmediata".

7. Imágenes y protección de datos

Si el campamento elegido se encargará de hacer fotos o vídeos de los participantes, sus responsables tendrán que pedir permiso a los padres o tutores. Además, hay que asegurarse de que la entidad cumpla con la normativa de protección de datos.

8. Mejor sin teléfono móvil

Los campamentos son una alternativa de ocio y tiempo libre alejado de medios tecnológicos como el teléfono móvil. En algunos, como en los que ha trabajado como monitor el psicólogo Abel Domínguez, "por salud" están apagados y guardados. "Pero chequeamos que todos los niños hablen con sus padres en algún momento", afirma. En otros, como en Rock Camp, está prohibido. "Los padres nos autorizan a tomar imágenes para luego dárselas de recuerdo. Si dejásemos que los menores tuviesen teléfonos, no podríamos controlar las fotos que tomarían y lo que podrían subir a las redes. Y, por supuesto, estamos en la naturaleza; hay que hacer de los días de campamento una terapia contra la adicción al móvil", comenta Rodríguez.

9. El niño quiere volver a casa, qué hacer

En una de esas llamadas telefónicas permitidas, el niño plantea, llorando o no, que se quiere volver. "Calma. Hay que tranquilizarle, porque, por mi experiencia, no es otra cosa que mimos", sostiene el psicólogo. Hablar con el monitor para conocer la situación despejará muchas dudas. "Solo si pasados unos días, la integración no se ha producido, habría que ir a buscarle", asegura.

10. Y si algo sale mal, reclame

No es lo habitual, pero a veces en los campamentos pueden surgir problemas, funcionar mal o se incumplen las condiciones pactadas. ¿Qué hacer? Como ante cualquier otro tipo de servicio que no cumpla lo pactado, se puede, y se debe, reclamar ante el campamento.

Etiquetas:

campamentos, comedor, verano


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en