Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > Más de 4 años

Tipos de contenidos: Bebé

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Fiesta de pijamas: 9 ideas para que se lo pasen genial

Música para bailar y dormir, comida y bebida saludable y muchos juegos no deben faltar en esta fiesta infantil

  • Autor: Por MARÍA HUIDOBRO
  • Fecha de publicación: 9 de septiembre de 2018
Imagen: Allen Taylor

A los pequeños les entusiasma que sus amigos y sus compañeros de colegio vengan una tarde a su casa para jugar, ver una peli o celebrar una fiesta de cumpleaños. Pero con lo que muchos sueñan, tanto niños como niñas, es con dormir una noche en el hogar de uno de sus mejores amigos, y si es posible con motivo de una fiesta de pijamas. Si se atreve a organizarla, ¿sabe cómo hacer para que se lo pasen genial? En este artículo damos nueve pistas para que la fiesta de pijamas sea todo un éxito, y tanto hijos como amigos y hasta padres quieran celebrar otra.

Buena organización, paciencia y tomárselo con tranquilidad. Es lo que hace falta para preparar y dirigir con acierto todo evento infantil, que puede ser una fiesta temática (princesas, circo, de alguna película, piratas, superhéroes...), o no. Entre las gestiones previas de una fiesta de pijamas destaca una: decidir el número de participantes. Esta celebración es una buena ocasión para favorecer las relaciones sociales del menor y reforzar su amistad con los más cercanos. Por eso, no más de media docena de amigos es suficiente. Si no, seguro que se arrepentirá.

1. ¡Ven a mi fiesta de pijamas!

A todos ellos, es decir, a sus padres, habrá que mandarles la cita de convocatoria de la fiesta. Para ello, puede hacer con su hijo una invitación con motivos nocturnos, como una almohada o un antifaz, como las que se encuentran en Pinterest. O si no, también se puede recurrir a WhatsApp y montar un grupo, como ya comentamos en este artículo para celebrar cumpleaños sin gastar mucho dinero.

En las invitaciones, además del lugar, día y hora, temática, hora de recogida y el teléfono de contacto, no está de más recordar qué debe meterse en la mochila: pijama -por supuesto-, muda de cambio y neceser. Saco para dormir y linterna también son recomendables.

2. Decoración que invite a dormir

La temática de la fiesta de pijamas marcará la decoración del salón, el lugar más acorde para celebrarla, por espacio, principalmente. La habitación de su hijo o el jardín con tiendas de campañas también pueden ser un sitio adecuado, dependiendo del número de invitados.

Pero hay algunos elementos comunes que ambientan una fiesta de pijamas: guirnaldas, globos, cojines, bombillas de colores, mantas, colchonetas, almohadas, un tipi indio o, si se atreve, una tienda casera montada con unas sábanas en desuso o un dosel, pinzas, luces de Navidad y algunas sillas. Tampoco se olvide de accesorios que brillen en la oscuridad, como pulseras, diademas o estrellas y lunas para pegar en el techo. ¡Les encanta!

3. Nada más entrar en casa: normas y horarios

Antes de comenzar la fiesta, enseñe a los invitados los lugares donde podrán estar (salón, cocina, dormitorio del anfitrión y baño) y deje claro dónde no podrán entrar. Asimismo, recuérdeles que deben seguir las reglas de la casa en cuanto a horarios de cena, ruidos, limpieza de dientes y momento de irse a dormir. Tener los teléfonos móviles apagados a partir de cierta hora o, mejor, entregárselos al dueño de la casa nada más llegar también entra dentro de las normas.

4. Música para cada momento

En toda fiesta que se precie, la música es un clásico. Infantil, de sus artistas favoritos, de la temática de la fiesta, para bailar, cantar, hacer karaoke, dormir... En YouTube hay de todo para amenizar musicalmente la noche, animar los juegos y ambientar la hora del sueño. ¡Que ellos mismos elijan las canciones!

5. Cena y candy bar saludable

Se puede caer en la tentación de elaborar el menú de la cena como la típica merienda de cumpleaños. ¿Y por qué no hacer uno más saludable? Las ideas que aporta el pediatra Carlos Casabona en este artículo son más que recomendables. Pizza y sándwiches vegetales y la siempre socorrida tortilla de patatas seguro que también triunfan.

La clásica barra de dulces (candy bar), por supuesto, también puede ser muy sana: vasito, cucuruchos o brochetas de frutas cortadas, galletas caseras (pueden haberlas hecho ellos mismos previamente), yogures naturales, pinchitos de uvas y queso, frutos secos (cuidado con los alérgicos), fondue de chocolate para untar frutas... Además, pruebe a hacer unas palomitas de maíz en la sartén. ¡Riquísimas!

Y hay que cuidar los detalles: pajitas de colores, platos, vasos y servilletas a juego del mantel... Todo debe estar conjuntado.

Imagen: Joi Ito

6. Para beber...

También en este caso se puede ser original. Deje a un lado los refrescos y opte por agua, además de preparar diferentes bebidas mucho más saludables para los niños: zumos naturales, batidos o smoothies, limonadas... Las infusiones que ayuden a dormir también pueden ser otra alternativa, además del consabido vaso de leche antes de irse a dormir.

7. Juegos, películas y photocall

Los están esperando. Habrá quien quiera hacer guerra de almohadas, carrera de sacos de dormir, juego de la silla, karaoke, bailar y hasta una gincana buscando pistas por toda la casa. Sería conveniente que tuvieran lugar en las primeras horas, cuando aún se puede hacer ruido sin molestar a los vecinos.

Entre otros juegos más relajados, además de los de mesa tradicionales o de adivinar personajes o películas, están hacer manualidades, como pulseras u origami, y cocina, como elaborar un bizcocho o unas magdalenas para el desayuno.

También pueden disfrazarse. Si no han traido nada para ponerse, ¡no importa! En una bolsa opaca puede meter ropa y complementos viejos para que, sin mirar y en diez segundos, cada niño saque un par de prendas y se las ponga. Un photocall casero con cajas de cartón servirá para inmortalizar el resultado.

¿Más? Hacerse tatuajes temporales, pintarse el pelo con tizas cosméticas, dejarse maquillar y peinar sin espejos, engordar con ropa, cojines y todo lo que puedan a otro,... seguro que les divertirá. Mirar las estrellas y escudriñar el cielo por turnos con un telescopio les fascinará.

Y por supuesto, por encima de todo, las películas de miedo, y sus propios relatos de miedo posteriores, está entre las actividades que más prefieren en una fiesta de pijamas. Intente que sean títulos aptos para todos los públicos o mayores de siete años. ¡Y que no falten las linternas!

8. Desayuno... de nuevo saludable

Las galletas, magdalenas o el bizcocho casero que el anfitrión y sus invitados, con ayuda de un adulto, hayan preparado la noche anterior pueden ser el producto estrella de un desayuno que remate la fiesta de pijamas. Leche o yogures naturales, fruta fresca cortada y presentada de manera bonita (bolas, brochetas), zumos naturales, unos huevos revueltos, tostadas de pan integral con mermelada casera, frutos secos o ¿por qué no un bocadillo?

9. Un recuerdo para siempre

Las instantáneas que se tomaron en el photocall quedarán para el recuerdo, pero hay otras formas de hacer que la fiesta de pijamas del niño sea memorable. Entre las opciones más económicas está regalar a los invitados un cepillo de dientes personalizado o unos antifaces para dormir. Unas camisetas blancas, cojines o fundas de almohadas, que ellos mismos pueden decorar pintando estrellas, lunas o nubes antes de que sus padres vengan a recogerles, también les encantará. Y si el presupuesto da para ello, todos podrán ir a sus casas con el mismo pijama o las mismas zapatillas.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en