Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Niños > Más de 4 años

Tipos de contenidos: Bebé

^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Hijos que maltratan a sus padres: cómo lo hacen y por qué

Las denuncias de padres agredidos por sus hijos han aumentado en España un 400 % en los 10 últimos años

Comienzan con un insulto, siguen con amenazas y acaban con agresiones físicas. El que actúa con violencia es un niño, niña, adolescente o joven, y el que la recibe, su padre, su madre, su abuelo, su hermano o su educador. Este tipo de violencia doméstica, llamada violencia filio-parental, va en aumento, sobre todo en España. En las siguientes líneas abordamos este problema. Contamos cómo se ejerce y el porqué.

Por desgracia, cada vez son más frecuentes los casos de violencia filio-parental en occidente, China y norte de África, pero sobre todo en España. "Lamentablemente somos líderes en la prevalencia del problema, en la cantidad de casos que hay, como en los estudios, recursos y profesionales que se dedican a ello". Lo reconoce Roberto Pereira, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental (SEVIFIP), quien comenta que las denuncias de padres agredidos por sus hijos han aumentado de manera extraordinaria un 400% en los 10 últimos años.

Los casos concretos los recoge la 'Memoria de la Fiscalía General del Estado'. La última, sobre datos de 2017, apunta que ese año se abrieron en nuestro país 4.665 expedientes a menores por violencia contra sus padres o madres, un 7 % más que durante 2016, cuando fueron 4.355. De hecho, este fenómeno ya supone el 16,5 % del total de los expedientes abiertos a menores de edad por cualquier tipo de delito. Además, son los "delitos que más dificultades presentan, por los que más medidas cautelares se solicitan y más detenidos pasan a disposición del Fiscal", matiza la Memoria. Y eso que "solo señalan las situaciones más graves, ya que existe una cifra negra que no se detecta porque no se llega a la denuncia", advierte Irene Gallego, psicóloga de la Fundación Amigó, una entidad sin ánimo de lucro que ayuda a resolver este tipo de conflictos entre los adolescentes y sus familias.

Hijos que maltratan a sus padres y madres: cómo lo hacen

El problema es más habitual de lo que parece. La Universidad de Deusto, entre 2013 y 2017, realizó un estudio en Bizkaia que hace visible esta tragedia. Participaron 2.700 adolescentes de entre 13 y 18 años de entre 13 y 18 años de colegios públicos, concertados y privados. El 3,2 % admitió haber agredido físicamente a su padre o su madre de 3 a 5 veces en el último año, mientras que el 12,5 % confesó que lo había hecho al menos 6 veces de manera psicológica.

Y es que la violencia filio-parental no solo son golpes. Los expertos de la SEVIFIP la definen como el conjunto de conductas violentas reiteradas dirigidas hacia los padres, madres o adultos que ocupan su lugar. Pueden ser físicas, psicológicas tanto verbal o como no verbal y económicas. Se manifiesta de diversas maneras, como detalla la 'Guía básica de actuación en situaciones de Violencia Filio-Parental' de Euskarri (Centro de Intervención en Violencia Filio-Parental): escupir, empujar, golpear, pegar patadas, dar mordiscos; lanzar objetos, pegar puñetazos en puertas y/o paredes; intimidación verbal (gritos, amenazas, insultos, humillaciones, etc.); manipulación; amenazar con matarse y/o huir de casa como forma de obtener lo que quiere o para controlar a su familia; robar dinero o pertenencias de la familia o amigos; rotura de objetos apreciados por los padres; contraer deudas cuyo pago recae en los progenitores; y cualquier otra acción o conducta que amenace el sentido de bienestar y seguridad de una persona.

Violencia filio-parental: mal de la sociedad

¿Qué está pasando? La Fiscalía da su visión: "Permanece consolidada esta modalidad delictiva como un mal endémico de la sociedad, consecuencia de una crisis profunda de las pautas educativas y de los roles paternofiliales".

En esta causa coinciden especialistas como Pereira, quien también es psiquiatra y psicoterapeuta: "La modificación del modelo educativo, pasando de un modelo jerárquico, distante, autoritario y en vertical a uno más próximo, horizontal, emocional y de buscar una relación cercana, ha generado un déficit de autoridad -que no autoritarismo-, que es necesaria para educar, para transmitir valores y tratar de que lo que se aprende sirva para la convivencia y las relaciones humanas. Hay padres y educadores que adquieren con más facilidad esa autoridad, y no tienen problemas para que los hijos o alumnos la acepten. Pero a otros les cuesta, por carencias personales o de relación, porque no tienen mucho tiempo... y tienen dificultades para marcar límites, contener, hacerse respetar... Si tratas de ser amigo o amiga, dejas de ser padre o madre. A un amigo no le dices lo que crees que tiene que hacer; puedes aconsejarle o sugerir, pero esa labor no es de padres o educadores".

Pero hay más factores que concurren. Los padres y madres pasan menos tiempo en casa por culpa del trabajo o las distancias. Hay más familias monoparentales, lo que supone menos recursos y tiempo para educar que si fueran dos. A veces, las dos personas que se dedican a la educación no están de acuerdo en cómo hacerlo.

Otro tema es la sobreprotección, "una enfermedad de nuestro tiempo y que tiene que ver con que los padres se sienten vigilados con sus actuaciones, sobre si es adecuado lo que les permiten hacer a sus hijos", apunta Roberto Pereira. La sociedad es más permisiva con ellos, pues se educa a los niños en sus derechos, pero no en sus obligaciones, mientras que restrictiva con los padres al reprenderles. Pero, además, nuestros hijos están continuamente recibiendo mensajes, a través de videojuegos, películas e Internet, de que la violencia es una buena manera de resolver los problemas.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.

Etiquetas:

hijos, padres, violencia


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto