Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Parto > Postparto

Tipos de contenidos: Bebé

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Cuidados para proteger el cabello tras el parto

Los cambios hormonales ocasionan una pérdida de cabello en la mujer tras el nacimiento del bebé, pero se pueden tomar algunas medidas para atenuar esta caída

Imagen: Dora Pete

En los meses posteriores al nacimiento del bebé, debido a causas hormonales, es casi inevitable que la mujer sufra una pérdida de cabello más abundante de lo normal. Una dieta equilibrada, rica en carnes, pescado y verduras, y evitar tintes y el uso de aparatos, como secadores o rulos eléctricos, hacen que el pelo resulte menos afectado. Este artículo explica por qué el cabello se estropea tras el parto, cómo cuidar el pelo para que la pérdida sea menos pronunciada y trucos para mejorar su aspecto durante esta etapa.

El pelo se estropea tras el parto

Tras el parto, sobre todo entre el tercer y el cuarto mes después del nacimiento del bebé, la mayoría de las mujeres experimentan un síntoma desagradable: la caída del cabello.

La pérdida es notoria al levantarse y descubrir mucho pelo en la almohada, así como al lavarlo o peinarlo, cuando se acumula en el desagüe. En ese momento, algunas mujeres se alarman. Pero, en realidad, no hay motivos para preocuparse, porque este proceso es una de las tantas consecuencias de los cambios hormonales originados por el embarazo.

La pérdida de cabello es normal tras el parto, y no hay que preocuparse si no se prolonga

La explicación técnica de la pérdida de cabello tras el parto no es demasiado compleja. La gran mayoría de los pelos de los seres humanos está en crecimiento, pero algunos (en torno al 10%) se mantienen en un estado de reposo. Durante el embarazo, la abundancia de estrógenos (una hormona) hace que una mayor cantidad de cabellos esté en crecimiento. Es decir, los pelos en reposo son menos. Por eso, en la gestación, muchas embarazadas lucen un cabello que más parece más sano, fuerte, brillante y con más volumen. Después del nacimiento del bebé, como parte de la vuelta a la normalidad del cuerpo de la mujer, los niveles de estrógenos bajan mucho en poco tiempo, y el pelo se debilita.

Por lo general, una persona pierde un centenar de cabellos al día. Pero en una mujer, durante esta etapa, esa cifra se puede multiplicar por cuatro o cinco. Y es lo normal: los médicos explican que no hay ningún remedio posible contra esta situación natural, salvo dejar pasar el tiempo y esperar a que se acabe.

Cuidar el pelo tras el parto: alimentación

No hay que preocuparse, por tanto, de la pérdida de cabello tras el nacimiento del bebé, a menos que se cumplan cinco meses después del parto y la caída se mantenga o se acentúe. En ese caso, la mujer tendrá que consultar con un especialista.

La mejor manera de atenuar la pérdida de cabello es mantener una buena alimentación

Si bien no hay forma de evitarla por completo, sí existen maneras de hacer que la pérdida de cabello sea menos grave. La principal es mantener una buena alimentación: una dieta equilibrada que incluya carne, pescado y verduras.

Además, de forma eventual, se puede recurrir también a la toma de vitaminas, aminoácidos y sales minerales.

Evitar las agresiones al cabello de la mujer

Imagen: Matt Musselman

Para que no empeore la situación, conviene evitar la aplicación de sustancias y aparatos que resultan agresivos para el pelo, aún más dañinos cuando este se encuentra débil.

Por ello, hay que olvidarse de los tintes, planchas, secadores y rulos eléctricos. En lugar de los tintes, en todo caso es preferible el uso de reflejos, mechas o baños de color, en cuya aplicación los líquidos no entran en contacto directo con el cuero cabelludo.

Trucos para mejorar el aspecto del cabello

Además de alimentarse bien, evitar los tratamientos que puedan dañar aún más el cabello y armarse de paciencia, hay algo más que hacer: disimular las posibles calvas que la caída del pelo pronunciada durante estas semanas pueda ocasionar.

La manera más sencilla es cambiar de peinado. Es decir, peinarse de forma que el cabello oculte los sectores más afectados. Como esta situación tiene una duración limitada, no es una modificación que haya que mantener durante mucho tiempo.

Otra posibilidad es un cambio más radical: el corte de pelo. Sin embargo, no es conveniente hacer variaciones demasiado grandes para evitar dolorosos arrepentimientos posteriores.

Superada la fase de la pérdida de cabello más abundante, nacerán en la línea superior de la frente nuevos pelos muy cortos y finos. Si no son del agrado de la mujer, los puede ocultar con un flequillo.

¿Otro consejo? No concentrarse demasiado en el cepillo después de peinarse, ni observar en el espejo el tamaño de las zonas más afectadas por la caída del cabello. Esta angustia puede causar preocupación y provocar una tristeza excesiva por algo que, dentro de los plazos mencionados, es del todo normal.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto