Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

Concurso Interescolar
Λ

Cómo utilizar el taladro

Hay que seleccionar la broca adecuada para cada material, en función de las características y dureza de este

Imagen: Peter Huys

Como cualquier herramienta, el uso del taladro entraña ciertas pautas y precauciones para que el resultado sea el deseado y los agujeros no estén torcidos, sean demasiado grandes o se raje la superficie que se quiere perforar. Para ello, es indispensable seleccionar la broca adecuada en función del material y del trabajo que se vaya a realizar. No es lo mismo perforar vidrio que hacer agujeros en plástico o en madera. Otro punto que se debe tener en cuenta es el uso o no del percutor. La percusión solo se debe utilizar en materiales pétreos duros, mientras que en madera, plástico, metal y baldosas cerámicas hay que desactivar esta función.

Taladrar mármol y superficies cerámicas

El mármol es un material de gran dureza. Sin embargo, cuando se tiene que taladrar, es incluso más delicado que los azulejos, ya que se desconcha con facilidad y puede llegar a rajarse. Para que esto no ocurra, hay que evitar taladrar en fisuras apreciables a simple vista. Los agujeros sobre este tipo de superficies se realizan con el taladro a bajas revoluciones, sujeto con firmeza en la posición más perpendicular posible a la pieza.

El principal problema cuando se taladra un azulejo es centrar la broca, ya que su superficie es muy resbaladiza

Para perforar mármol, se pueden utilizar las mismas brocas que para los azulejos. Otra opción es el uso de brocas fresadas con plaquita de carburo de alto rendimiento. Si no se dispone de estas piezas, se puede empezar a taladrar con una broca estándar muy fina y agrandar el agujero de forma progresiva con barrenos de mayor tamaño.

El principal problema cuando se taladra un azulejo es centrar la broca, ya que su superficie es muy resbaladiza. Por lo tanto, primero hay que marcar con un clavo o un punzón el punto donde se va a realizar el agujero para que, de este modo, se descascarille un poco el azulejo y la broca no se mueva del sitio. Se debe trabajar sin percutor, a bajas revoluciones y ejercer poca presión sobre el taladro para evitar que el azulejo se raje.

Para taladrar azulejos, son válidas las brocas multiusos o universales, ya que cortan el material sin romperlo. Lo mismo ocurre con las brocas para vidrio. Su punta de carburo de tungsteno en forma de lanza es perfecta para hacer agujeros en cristales, azulejos y cerámica.

En superficies cerámicas duras, como el gres, es imprescindible utilizar brocas de alta calidad. Al igual que ocurre con el mármol y los azulejos, hay que comenzar a taladrar a muy bajas revoluciones e incrementar poco a poco la velocidad. En este caso, hay que taladrar con percusión.

Cómo perforar metales y piezas de plástico

La gran dureza de los metales obliga a usar brocas de acero rápido (HSS), de mayor calidad cuanto más duro sea el metal. Al igual que ocurre con las superficies cerámicas, es necesario marcar con un clavo el punto donde se va a perforar para evitar que la broca se deslice.

Si el objeto que se quiere taladrar es de acero inoxidable, se debe optar por brocas específicas de titanio o de cobalto rectificado

El taladro se debe utilizar sin percusión y con firmeza ya que, de lo contrario, la vibración provocará que la broca se desvíe del ángulo inicial, lo que puede causar lesiones en la muñeca. Para evitarlo, conviene fijar la pieza con sargentos en un banco de trabajo. Al taladrar metales se provoca una gran fricción, por lo que es necesario refrigerar las brocas con agua.

Si el objeto que se quiere taladrar es de acero inoxidable de un grosor medio, se debe optar por brocas específicas de titanio o de cobalto rectificado. En este último caso, las brocas tienen una elevada resistencia a la temperatura, por lo que no es necesario refrigerarlas.

Los plásticos se taladran con brocas de metal y sin percusión. Al ser materiales blandos, apenas suponen resistencia, pero en el agujero quedan rebabas que se deben lijar.

Agujeros en superficies de vidrio

Para perforar vidrio se necesitan brocas con punta de carburo de tungsteno (widia), que se deben refrigerar mientras se realiza el agujero. Al igual que ocurre con otros materiales, antes de comenzar a perforar es recomendable marcar el punto exacto en el que se realizará el agujero. En este caso, se utilizará un rotulador especial para cristal o el propio cortavidrios.

Conviene utilizar un soporte vertical y aplicar cera o parafina en la zona que se taladrará, a fin de facilitar el trabajo. Para minimizar los riesgos de rotura, el taladro debe girar a muy bajas revoluciones.

Cómo taladrar madera

Las brocas más utilizadas para taladrar todo tipo de maderas (duras, blandas, aglomerados, etc.) son de acero al cromovanadio, con tres puntas en el extremo. No obstante, si la madera es muy dura, se obtendrá un mayor rendimiento si se usan brocas para metal.

Para impedir que la madera se astille al atravesar la pieza con el taladro hay que utilizar una broca bien afilada

Si el agujero que se quiere realizar en la madera tiene un diámetro grande, la mejor opción es recurrir a las brocas planas o de pala. Para utilizar este tipo de broca, es necesario mantener el taladro perpendicular y hay que usar un soporte vertical.

Para impedir que la madera se astille al atravesar la pieza con el taladro, hay que utilizar una broca bien afilada. También se puede taladrar a baja velocidad y, cuando la punta de la broca atraviese el otro lado, dar la vuelta a la pieza y utilizar el orificio de salida como centro para perforar por esa parte. Otra opción es emplear un "mártir" o pedazo de madera inservible, que se coloca debajo de la pieza que se taladra.

Pautas para usar bien el taladro

Imagen: Lars Sundstrom

Cuando se va a utilizar un taladro, es indispensable seleccionar el accesorio adecuado en función del material y del trabajo que se realice. Además, se deben utilizar en todo momento brocas de calidad.

La pieza que se taladra debe estar firmemente sujeta. Si es necesario, se deben emplear sargentos u otras herramientas de sujeción.

La velocidad del taladro debe ser la adecuada a la dureza del material y la broca elegida.

Durante el trabajo, conviene limpiar el orificio para evitar que las virutas obturen las ranuras de la broca y dificulten la perforación.

Para conseguir una profundidad determinada de penetración, si el taladro no dispone de la guía adecuada, se puede utilizar una broca provista de un tope, que se ajuste a la medida necesaria. Otra opción para saber en qué momento hay que parar el trabajo es rodear la broca con cinta adhesiva a la altura deseada.

Si se realizan trabajos verticales y se carece de un soporte de columna, se puede utilizar una escuadra como referencia.

En madera, plástico, metal y baldosas cerámicas, hay que desactivar la percusión.

Etiquetas:

broca, taco, taladro


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto