Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Cómo reparar una grieta de una pared de yeso

Las paredes de yeso ofrecen un buen acabado, pero son proclives a la aparición de grietas e irregularidades

Imagen: Donna

Los tabiques de yeso permiten que las paredes interiores tengan un aspecto bonito, limpio y sin irregularidades. Sin embargo, es frecuente la aparición de grietas que deterioren la decoración. Por eso, conviene actuar sobre ellas y eliminarlas lo antes posible. Este artículo explica cómo reparar una grieta en una pared de yeso, el paso a paso para rellenarla y la manera para dar un buen acabado al arreglo. Además, detalla qué hacer cuando aparecen problemas más graves.

Reparar una grieta en una pared de yeso

El yeso otorga a las paredes interiores un óptimo acabado, pero a veces presenta ciertos problemas que, pese a no ser muy importantes, pueden afearlas bastante. En concreto, las grietas en las paredes de yeso son un problema frecuente, que a menudo surge cuando el trabajo de instalación no ha sido realizado de manera perfecta. En cualquier caso, conviene conocer los recursos básicos para solucionarlo.

Antes de aplicar la pasta de relleno en la grieta apareceida en una pared de yeso, hay que limpiar bien el hueco

Si aparece una grieta en la pared, lo conveniente es repararla lo antes posible. Para ello, hay que abrir más el hueco con una espátula o un rascador triangular. Esto puede parecer contraproducente, porque lo que se desea es tapar el agujero y lo que se hace como primera medida es agrandarlo más. El caso es que la grieta que aparece en la superficie es la manifestación externa de un problema que ha surgido en el interior de la pared. Por eso, la solución no consiste en aplicar un arreglo superficial, sino en resolverlo de una manera un poco más profunda.

El hueco que queda en la pared debe ser una cuña con forma de V. El ángulo formado de esta manera ayuda a que la pasta de relleno se adhiera mejor. Tras abrir lo suficiente el canal en toda la extensión de la grieta, hay que limpiar bien para eliminar todo el polvo que sea posible. Para tal fin, se puede pasar primero un pincel limpiador y luego echar algo de agua, que arrastre las partículas más finas. Tras dejar que la pared seque, ya estará preparada para la aplicación del relleno.

Rellenar la grieta en una pared de yeso

Para la reparación del hueco en la pared, se ha de utilizar una pasta de relleno. Las pastas de uso más frecuente en la actualidad son masillas y plastes. Antes para esta tarea se empleaban también yesos y escayolas, pero estas sustancias más modernas ofrecen varias ventajas relacionadas con su dureza, su capacidad de secado y su adherencia.

La herramienta apropiada para este trabajo es una espátula pequeña, que permita alcanzar todos los huecos de la grieta

La pasta se aplica de manera perpendicular a la grieta. Es decir, si la grieta sigue una dirección vertical, la manera correcta de colocar la pasta de relleno es con pequeñas pasadas horizontales y en ambos sentidos: unas de derecha a izquierda y las otras, al revés. La herramienta apropiada para este trabajo es una espátula no demasiado grande, para poder trabajar de forma más cómoda en los espacios reducidos del hueco en la pared.

El objetivo es ocupar con la pasta todo el interior de la grieta. Alternar el sentido de las pasadas con la espátula tiene esa finalidad: evitar que queden burbujas de aire en el interior de la pared. También se debe procurar que no quede un exceso de material sobre el nivel de la pared, pero, sobre todo, que no falte. El fin es que la superficie quede lo más lisa posible, sin irregularidades.

Acabado de la reparación

Tras su aplicación, se debe dejar que la pasta se seque. Esto puede tardar varias horas, según el tipo de pasta utilizado (las instrucciones del fabricante en general indican el tiempo estipulado).

Cuando está seco, se debe corroborar cómo ha quedado la pared. Como en ciertos casos las sustancias se contraen al perder humedad, es posible que sea necesario de nuevo colocar más pasta, al menos en determinados sectores. En tal caso, hay que dejar, por supuesto, que vuelva a secar.

Por último, hay que lijar la superficie. Tanto el yeso como la pasta de relleno son materiales bastante delicados, por lo cual es idóneo el empleo de un papel de lija de grano fino para alisar las superficies. De este modo, las paredes de yeso podrán recuperar el buen aspecto con el que contaban antes de la aparición de las grietas.

Problemas más graves en la pared de yeso

En ciertos casos, el problema de la pared es mucho más grave, aunque su manifestación externa también es una grieta. Sucede cuando, por deficiencias en la estructura, dos sectores de la pared ejercen fuerzas en sentidos opuestos. Si esto ocurre, lo más probable es que la grieta se agrande cada vez más con el tiempo y que la aplicación de pasta de relleno no sea más que un remedio temporal, que además durará muy poco. En estos casos, lo aconsejable es contratar a un profesional para que resuelva el problema de manera integral.

Una de las posibles soluciones es quitar el yeso de la pared y unir, con una malla de plástico o de metal, los dos sectores que ejercen fuerzas en sentido contrario y, luego, de nuevo recubrir toda la pared con yeso. Es más trabajo y, por supuesto, tiene un costo económico mayor, pero es la solución exigida por este tipo de inconvenientes.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en