Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

Ningún niño sin comida
^

Consejos para descongelar una tubería de agua

Usar un secador de pelo o aplicar un paño empapado en agua caliente son los métodos más comunes para descongelar una tubería de agua

Imagen: Jimmy_Joe

Durante los meses de invierno, el congelamiento de las tuberías es un problema frecuente en casas situadas en regiones muy frías, sobre todo en aquellas que no están habitadas de forma permanente. Los problemas que esto ocasiona no son solo los derivados de no poder usar los grifos, sino que además se pueden cuartear o agrietar los tubos. En este artículo se explican los pasos para descongelar una tubería, cómo actuar cuando se producen roturas y algunos métodos para prevenir el congelamiento.

Las tuberías ubicadas en exteriores y en estancias de poco uso, como desvanes o buhardillas, son las que corren más peligro de congelamiento

Las épocas de frío extremo traen consigo problemas y riesgos en las viviendas. Uno de ellos es el congelamiento de las tuberías de agua, algo que no resulta extraño en zonas de muy bajas temperaturas y sobre todo en cañerías exteriores y en casas donde no se reside de forma permanente o en habitaciones que se usan poco, como desvanes o buhardillas. Por eso, conviene saber cómo actuar, tanto si es un problema simple que uno mismo puede resolver, como si es algo más grave y se debe hacer algo a la espera de la llegada del fontanero.

Cómo descongelar una tubería

Tras descubrir que la tubería se ha congelado, el primer paso es determinar el o los tramos exactos donde se ha formado algún tapón de hielo. Para ello, basta con abrir los grifos de la casa uno por uno. Donde el agua no fluya ahí habrá un tapón.

Imagen: John Bracken

Cuando se haya detectado el origen del problema, existen varias alternativas para descongelar la tubería. Una es aplicar el calor de un secador de pelo sobre ella. Es la forma más sencilla y "limpia", pero si es en un espacio exterior, la tarea se puede complicar por la necesidad de llegar con un alargador hasta allí (a menos que sea un secador inalámbrico).

Un método más tradicional consiste en empapar un trapo en agua caliente y luego apoyarlo sobre la superficie de la tubería. Una variante es colocar el trapo seco o apenas húmedo sobre la cañería y luego verter el agua caliente sobre él.

También existe la opción de emplear un soplete de gas sobre la tubería. Si bien con este recurso se logran los resultados deseados con mayor rapidez, presenta algunos riesgos ante los cuales conviene extremar los cuidados. La llama del soplete debe estar en constante movimiento y nunca aplicarse de manera fija en un mismo punto de la tubería, ya que podría romperla. Desde luego, su uso está limitado a tuberías metálicas y no puede utilizarse en tuberías de plástico o PVC.

Cómo actuar cuando las tuberías sufren roturas

Existe un peligro importante: que las tuberías se resquebrajen o cuarteen durante el tiempo que estén congeladas. No es extraño que esto suceda, dado que, cuando se congela, el agua se expande. Esto puede afectar al material no solo porque un bloque de hielo presione hacia fuera las paredes de una tubería, sino también a nivel microscópico, ya que al congelarse, las partículas de agua que ocupaban muy pequeñas ranuras de la tubería pueden acabar por ocasionar daños.

Si se detecta una rotura, se debe cerrar la llave de paso correspondiente para evitar que se produzcan pérdidas. Además, las filtraciones provocarían que las grietas aumentaran su tamaño, agravando el problema. Si por algún motivo no es posible cerrar la llave, se debe envolver la tubería con un trapo para reducir las pérdidas y, en cualquier caso, llamar a un fontanero para que acuda lo antes posible.

Cómo prevenir que las tuberías se congelen

Para prevenir el congelamiento, conviene recubrir las tuberías exteriores con un material aislante

El método más básico para prevenir la congelación es, siempre que los grifos no se usen durante un tiempo prolongado, cerrar las llaves de paso y hacer correr toda el agua para que las tuberías queden vacías. Cuanta menos agua haya presente, menos posibilidades habrá de que se congele.

Otro método para prevenir el congelamiento de las tuberías consiste en recubrirlas con un material aislante, como lana de fibra de vidrio, recubierto a su vez por una tela gruesa o una lámina de plástico o goma. Este material ofrece una protección importante y su presencia puede ser fundamental para evitar que el agua en el interior de la tubería se convierta en hielo.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto