Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Carpintería

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Combatir la carcoma

Los productos químicos eliminan la carcoma y previenen frente a nuevos ataques

Imagen: Elena A.

El daño que puede provocar la carcoma en la madera se limita a unos pocos agujeros o llega a desintegrar piezas enteras. Para mantener alejados de los muebles y demás elementos de madera a estos dañinos insectos, se recurre a remedios caseros, pero si el objetivo es combatirlos y eliminarlos por completo, es necesario emplear productos químicos. Estos insecticidas se aplican mediante inyección, impregnación o fumigación.

Aplicar veneno con jeringuilla

Antes de empezar con la aplicación del producto anticarcoma, se debe limpiar bien el mueble afectado para impedir que la suciedad acumulada obstaculice el contacto directo del veneno con la madera.

Tras rellenar una jeringuilla con el veneno, se introduce la aguja en todos los agujeros realizados por la carcoma del mueble y se inyecta un poco de líquido en los mismos. A continuación, se procede de igual modo con grietas y ranuras para que el efecto del veneno se prolongue durante más tiempo.

Por último, se extienden dos capas de veneno por todo el mueble con una brocha. Este tratamiento se debe repetir tres veces al año.

Tratamiento con "cámara de gas"

Cuando las dimensiones del mueble lo permiten, se puede utilizar el método de la "cámara de gas". Para ello, se necesita una bolsa grande de plástico del tamaño suficiente para contener el mueble que se va a tratar. Con una brocha se extiende el veneno por toda la superficie del mueble, incluidos el interior y el fondo de los cajones, si los hubiera.

La mejor época para realizar esta operación es el otoño, cuando eclosionan los huevos de la carcoma

Antes de que el líquido se seque, se cubre el mueble con la bolsa de plástico y se coloca dentro de la misma un recipiente ancho y bajo lleno con veneno anticarcoma. Después, se cierra herméticamente la bolsa con cinta de embalar y se deja así durante al menos dos semanas para que los gases que desprende el veneno acaben con la plaga.

Transcurrido este tiempo, se saca el mueble de la bolsa y se deja varios días en un lugar ventilado. Por último, para reforzar la acción de la "cámara de gas", conviene aplicar veneno en los agujeros provocados por la carcoma.

La mejor época para realizar esta operación es el otoño, cuando se abren, eclosionan, los huevos de estos insectos xilófagos.

Sustancias repelentes y otros remedios caseros

Las sustancias repelentes son alternativas al uso de venenos químicos, más sencillas de utilizar pero de escasos resultados.

Las bolas de naftalina crean un ambiente que controla a los xilófagos

Las bolas de naftalina crean un ambiente que controla la carcoma, aunque el aroma que dejan en los muebles no es demasiado agradable. A estos insectos tampoco les gusta el olor del cedro, por lo que no está de más colocar dentro de un mueble una botella abierta que contenga aceite con esencia de esta madera. Otro árbol, el ciprés, también está considerado desde tiempos remotos como enemigo de la carcoma. En este caso, el remedio pasa por colocar unos trozos de madera de este árbol dentro del mueble.

Otro método para combatir a estos insectos es la congelación. Dado el reducido tamaño de los congeladores caseros, este remedio solo se puede aplicar a piezas pequeñas de madera.

El calor también puede acabar con los insectos xilófagos. Solo hay que elevar la temperatura de la madera a 70-80ºC para acabar con los insectos, sus huevos y larvas. No obstante, esta técnica no se puede aplicar en los muebles con bajo punto de fusión, como los barnizados.

Etiquetas:

carcoma, madera, xilófagos


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto