Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Carpintería

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Puertas que no cierran bien

Los problemas con el cierre están causados por una alteración en el asentamiento del conjunto

Imagen: ilker

Los golpes, el calor y el desgaste de las bisagras son las principales causas de que una puerta no cierre bien o cause rozaduras en el suelo. En estos casos, puede ocurrir que la puerta se haya movido del cuadro o que la madera se haya hinchado por la humedad o un exceso de calor. A menudo, para solucionarlo, basta con cepillar o lijar la zona dañada.

Roces en los laterales de la puerta

Para discernir si la rozadura se origina en los laterales de la puerta, se pueden marcar con tiza los cantos de la misma. Después solo hay que cerrar la puerta por completo y, al abrirla de nuevo, el marco quedará manchado por la tiza en el lugar donde se registre la rozadura. Para corregir el problema, hay que desmontar la puerta y colocarla sobre una superficie plana. A continuación, se repasan con una lija o un cepillo de carpintero las zonas que causan el rozamiento. Así se elimina la madera que provoca los roces.

Otra opción es deslizar un folio entre la puerta y el marco. La hoja quedará bloqueada en el punto del roce, que una vez localizado, se cepillará y lijará en el borde.

Problemas con las bisagras

Con el tiempo, las bisagras ceden por el peso de la puerta, lo que causa arrastres que dañan el suelo. Para solucionar este problema, hay que desmontar la puerta e insertar una o dos arandelas separadoras de latón entre las dos partes de los pernios.

Tras esta operación, la puerta ya no rozará con el suelo, pero puede que sí lo haga con el dintel del marco. En este caso, solo habrá que realizar un ligero cepillado del borde superior y lijar y pintar la zona.

La cerradura no encaja bien

Si los pasadores del picaporte o de la cerradura no entran en las apertura metálicas, basta con agrandar estas últimas lo suficiente para que la puerta cierre sin problemas. Para ello, hay que desmontar la cerradura y rebajar con un formón el hueco en el que está insertada, hasta que ésta se pueda encajar de nuevo sin dificultades.

En ocasiones, el problema lo ocasiona la placa anterior de la cerradura

En ocasiones, el problema lo ocasiona la placa anterior de la cerradura, que sobresale de la puerta. La solución en este caso pasa por apretar los tornillos a fondo.

Etiquetas:

carpintería, puerta


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto