Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Una planta para decorar el exterior de la casa, la hiedra

Esta trepadora puede llegar a medir 20 metros de altura

La hiedra común es una planta trepadora de hoja perenne, que puede alcanzar hasta 20 metros de altura y que es bastante habitual que pase a formar parte de la fachada de una casa, al llegar a recubrir por completo alguna o todas sus paredes. Esto se debe a que la hiedra puede crecer cubriendo el suelo o, con más frecuencia, aferrándose con sus raicillas a muros y árboles.

Esta planta, perteneciente a la familia de las Araliáceas, presenta hojas pecioladas, alternas y persistentes, de color verde oscuro con formas muy variadas, desde ovaladas o elípticas cerca del racimo, hasta triangulares y con 3 ó 5 lóbulos. Sus flores son pequeñas, y poco vistosas, de color verde, con 5 pétalos y se agrupan en umbelas. Los frutos consisten en pequeñas bayas globulosas de color verde amarillento cuando están inmaduras y negro cuando han madurado. En el interior de sus bayas podremos apreciar un puñado de semillas.

Para lograr un perfecto desarrollo la temperatura debe situarse entre los 12 y los 20º C, con valores algo superiores para algunas de sus variedades. En cuanto a la tierra, puede emplearse una amplia gama de sustratos, aunque el más apropiado es el que contenga un pH cercano a 6.

La multiplicación de la hiedra común (Hedera helix) se realiza mediante esquejes y puede acometerse en cualquier periodo del año si se dan las condiciones ambientales adecuadas. Es muy recomendable el despunte de los brotes guía, para mantener la forma de la planta y evitar que termine adueñándose del jardín.

Respecto a sus necesidades de riego, las hiedras no deben de ser regadas en exceso, puesto que un abuso de agua puede provocar el ennegrecimiento de sus hojas. Su lugar predilecto de desarrollo es a media sombra, porque una incidencia directa de luz solar puede dañar las hojas y blanquearlas.

Etiquetas:

hiedra, jardín, planta




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto