Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Consejos para trasplantar cactus

Los cactus se deben cambiar de recipiente cada dos años para proveerles de un sustrato con nutrientes y del espacio que necesitan

Imagen: Tukang Kebun

Los cactus son plantas que, en general, no requieren de tiestos demasiado grandes. Pero al igual que todas las plantas, a medida que crecen exigen que se las trasplante, con el fin de tener lugar suficiente para su correcto desarrollo. De este modo, además, cuentan con un sustrato renovado, con los nutrientes que cada ejemplar necesita.

Cuándo trasplantar un cactus

En general, el tiempo que debe pasar para que sea necesario trasplantar un cactus oscila entre un año y medio y dos años, si bien ese lapso dependerá del crecimiento del ejemplar. Cuando el ancho de la planta crece tanto que ocupa casi toda la superficie del tiesto, es momento de realizar el cambio de recipiente. De todos modos, habrá que hacerlo para proveer al vegetal de un sustrato con nutrientes nuevos. El mejor momento del año para hacerlo es la primavera.

El mayor problema en el momento de trasplantar un cactus pasa por la manipulación de la planta, en particular, para evitar pincharse con sus espinas. El truco será rodear la parte aérea de la planta con un papel más o menos grueso -pueden ser un par de capas de papel de periódico-, con la precaución de no apretar en exceso el cuerpo del ejemplar.

Después, mientras se sujeta de esa manera la planta, se pueden dar algunos suaves golpes con el recipiente sobre una superficie dura, para que el sustrato que esté pegado a la maceta se afloje y se separe de ella. Una vez que se haya logrado aflojarlo, también será de ayuda un cuchillo, con el cual podremos terminar de separar la tierra de las paredes del tiesto.

Cuidar el cepellón del cactus durante el trasplante

Las raíces del cactus se extienden tanto, que convierten el cepellón en una masa compacta

Al trasplantar un cactus, al igual que con la mayoría de las plantas, hay que tener especial cuidado de que el cepellón -el bloque de tierra que rodea a la raíz- permanezca lo más entero posible. Por ello todas las precauciones detalladas: para que extraerlo de la maceta antigua no represente una pérdida importante del sustrato.

De todos modos, si ha transcurrido un tiempo más o menos extenso desde el anterior trasplante, al retirar el ejemplar de la maceta se notará que el cepellón conforma una masa muy compacta: la causa será que las raíces se han extendido tanto, que otorgan solidez a todo el conjunto y hacen las veces de cimiento o armazón.

Un sustrato con nutrientes para el cactus

La maceta nueva deberá estar preparada con una base de sustrato que debe estar un poco húmedo y compuesto por turba, humus de lombriz, mantillo o resaca y arena gruesa. Debe haber una cantidad suficiente para que, al depositar el conjunto de planta y cepellón, la base del cactus quede al nivel correspondiente, es decir, un centímetro por debajo del borde de la maceta. Por encima del sustrato también conviene poner una fina capa de vermiculita gruesa, un mineral que favorece el drenaje.

Sobre el sustrato conviene colocar una capa de vermiculita y arena gruesa, para facilitar el drenaje en la maceta

Luego se debe rellenar de tierra el resto del recipiente. Después de colocar un poco de tierra, otra vez conviene golpear con suavidad el recipiente, para que la tierra pueda discurrir hacia el fondo y asentarse de manera conveniente. Cuando se ha completado la maceta con sustrato, hay que colocar en la parte superior una capa de una mezcla de vermiculita y arena gruesa, lo cual también colabora con el drenaje.

Importante: un par de días sin regar el cactus

Una vez alcanzado el nivel de tierra suficiente, se debe dejar el cactus sin regar, al menos, un par de días. Esto se debe a que, si durante el proceso de trasplante se rompe alguna raíz, el contacto de esa herida con el agua puede originar la formación de hongos que dañen y pongan en riesgo la salud de la planta. No hay que olvidar que el cactus pertenece a la familia de las plantas crasas, habituadas a entornos áridos, con muy baja humedad. Con posterioridad, sí habrá que seguir el régimen de riego normal.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto